Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana

star

Por Ingrid Muñoz / @ingriiid_mp

Hoy no puedo asegurar sí la película es buena o mala, mi posición de fan, me incapacita para tal responsabilidad, sin embargo este film es un regalo para nuestros padres que pudieron presenciar los tres primeros episodios en su juventud, y también de nosotros: los veinteañeros.

Star wars es quizá la película de ciencia ficción más influyente de la historia del cine; revolucionaria para la época en la que fue lanzada, cargada de personajes geniales, envuelta por una historia digna de recordar. George Lucas fue el encargado de abrir esta caja de pandora, acunando con su trilogía original, una de las principales virtudes de la ciencia ficción, la cual tiene la gracia de mostramos con narraciones ficticias el reflejo de nuestro propio mundo de una manera fabulística, he ahí la fascinación con el sentido tanto filosófico, político y hasta religioso que Star Wars nos ha regalado.

Tuvieron que pasar diez años para que despertara la fuerza de nuevo, no en un intento por continuar de contar la historia que todos conocemos, sino por revivir viejas pasiones en la primera generación que creció con la cinta, así como obsequiar de la mejor manera posible, este film a las nuevas generaciones, que poco entenderán a la fanaticada de antaño, debido a que los más jóvenes cada vez son más difíciles de sorprender y fascinar.

Nunca me había tocado presenciar un estreno cinematográfico con tanto impacto como este capítulo siete de la saga, más allá de criticar las estrategias mercantiles. Para los fans era todo un suceso ver en todas partes a sus personajes favoritos, como sí la saga estuviera siendo condenada a la inmortalidad durante muchos años más de este mundo con el que muchos aprendimos lecciones de vida importantes que de otra forma no entenderíamos con claridad, desde la idea del bien y el mal, hasta los ciclos evolutivos presentes en todo sistema político.

Acudir al cine para ver una película tan esperada, fue un suceso que va más allá de generar una crítica, de ir a pasar el rato, o buscar un entretenimiento frívolo. Para muchos este suceso se tradujo en una década de espera en medio de a expectativa e incertidumbre, después que George Lucas le entregará su obra a los Estudios Disney, o tener como antecedente la no tan favorable precuela de la saga original, deseando que esta nueva cinta no fuera una deshonra para todo lo antes creado.

Hablar del despertar de la fuerza, es comentar acerca de un cúmulo de sentimientos: nostalgia, emotividad, es como sí te encontrarás con un cofre que contiene en su interior aquellos recuerdos de tu infancia. La historia es una relectura de la historia original, la cual por medio de diferentes elementos te hace sentir algo que no habías vivido durante años, vuelves a ser ese niño o adolescente que alguna vez soñó con convertirse en un jedi, para poder acabar con el imperio.

Hoy no puedo asegurar sí la película es buena o mala, mi posición de fan, me incapacita para tal responsabilidad, sin embargo este film es un regalo para nuestros padres que pudieron presenciar los tres primeros episodios en su juventud, y también de nosotros: los veinteañeros que crecimos escuchando esas historias de las estrellas y batallas con sables de luz, quienes en medio de nuestra pubertad tomamos la mano de nuestros padres para presenciar juntos como Anakin se convertía en Darth Vader en medio de esa primavera de 2005, pero sobre todo, esta nueva saga es para arropar a los más pequeños, en el afán de mostrarles nuestro mundo, a partir de la propia fantasía.

Podré ser amargada y decir que esperaba más de la película o babear mientras la alabo durante los siguientes meses, sin embargo todo lo que ha movido en el mundo por sí misma es un suceso, va más allá de nuestra razón la piel chinita al escuchar la música de John Williams, ver después de tantos años a Luke Skywalker fue como encontrarse con ese niño que abandonamos durante tantos años y encontrarnos con un viejo Han Solo, fue como sí entendiéramos que no somos aquellos de los viejos años, pero todavía podemos soñar con viajar a las estrellas, invitándonos a tomar de la mano a nuestros hijos para hacer lo mismo.

A lo mejor no te guste Star Wars, a lo mejor eres fan y te conmovió hasta las lágrimas, o crees saber mucho de cine argumentando que el lanzamiento de esta cinta fue con simple fin de seguir sacando dinero de la gallinita de oro, probablemente tengas razón, y también es muy seguro que no merezca el Oscar ni ningún otro premio, pero las fibras que toca esta película junto con toda la demás saga es casi imposible que otra saga de ciencia ficción o fantasía lo logre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s