La espiral del silencio o la dictadura de las redes sociales

espiral

Existe una mayoría en internet que se asume como dueña de la verdad y atacan a todo aquel que se atreva a expresar de manera distinta a ellos; entonces valdría la pena preguntarnos,¿qué diferencia existe entre éstos y las dictaduras que atacan a los opositores al régimen?

Por Luis Miguel Rodríguez Alemán / Plumas Progresistas

Hoy como nunca antes en la historia de la humanidad somos capaces de comunicar y transmitir a millones de personas en todo el mundo nuestras ideas y pensamientos casi de manera inmediata, el internet y la posterior aparición, gracias a este, de las redes sociales nos ha abierto un abanico infinito de posibilidades para hacernos escuchar.

La aparición del internet, le ha permitido a la humanidad globalizar la información, hacerla más accesible, le ha dado a las democracias del mundo una nueva herramienta de presión social y ha sido el canal difusor de ideas que han permitido derrocar gobiernos despóticos y autoritarios.

Nadie podría negar la importancia que han adquirido las redes sociales como instrumento de la libertad de expresión, gracias a éstas, hemos ganado terreno a la política que se beneficiaba de la clandestinidad y la inacción ciudadana. Hoy, un funcionario público, un destacado empresario, un deportista, un líder religioso, un comunicador, todos se encuentran bajo la mirada y el escrutinio público de las redes, hoy los errores, las tranzas, los crímenes se pagan con el linchamiento público y la presión ciudadana.

Pero las redes tienen también su lado oscuro, y es una amenaza constante de la libertad de expresión, pero lo más increíble es que se encuentra a la vista de todos y nadie ha meditado sobre el daño que puede estar generando.

¿Cuántas veces hemos sido testigos del linchamiento generalizado en las redes, cuando alguien expresa una idea que se opone o contradice a lo que la mayoría opina?

Si las redes han decidido odiar y repudiar a una televisora en específico y tú te atreves a discrepar con el hecho, eres atacado; si las redes han emprendido una campaña en contra de la fiesta taurina y tú te asumes como fanático de las corridas de toros, eres criticado; si tú piensas que cierta reforma del gobierno, en realidad puede beneficiarnos como pueblo y lo expresas a pesar de haber una idea generalizada en las redes de lo contrario, eres considerado un ignorante o un palero.

Existe una mayoría en internet que se asume como dueña de la verdad y atacan a todo aquel que se atreva a expresar de manera distinta a ellos; entonces valdría la pena preguntarnos… ¿qué diferencia existe entre éstos y las dictaduras que atacan a los opositores al régimen? Sin duda, éstas supuestas mayorías se han vuelto una dictadura al interior de las redes.

En 1977 una politóloga alemana definió esta conducta como la “teoría de la espiral del silencio”. Elisabet Noelle-Neumann explicaba la forma en la que la opinión pública funge como forma de control social, al plantear que las personas adaptan su manera de comportarse a las opiniones predominantes en su contexto social sobre cuáles conductas son o no aceptables.

Esta teoría tiene su origen en el temor natural al aislamiento, los individuos simplemente no soportamos el hecho de pertenecer a una minoría de opinión, por ello constantemente estamos sondeando el entorno para saber si la opinión pública aprueba o no nuestras ideas.

Pero “la espiral” se da, cuando las opiniones de la minoría son enmudecidas por las opiniones dominantes, provocando con esto que una persona no se atreva nuevamente a expresar sus ideas por el temor de ser atacado con opiniones dominantes, o también generando que otras personas que pensaban igual prefieran unirse a la opinión dominante simplemente por la comodidad que representa estar en el grupo mayoritario.

Mediante esta conducta es posible que una idea a pesar de no estar generalizada entre la población sea considerada como dominante, y se logra cuando un grupo de personas se da a la tarea de combatir y atacar a todo aquel que piense distinto a ellos.

Un paso importante que debemos dar como sociedad, en la consolidación de nuestra insipiente democracia, es tomar conciencia de que la libertad de expresión aplica de manera general para aliados y opositores, no podemos y no debemos asumirnos como dueños de la verdad y utilizar el internet como mecanismo de censura de quienes consideramos se encuentran equivocados, si queremos que nuestro país sea una tierra de libertades, debemos fomentarlas en todos los espacios y en todos los foros.

La próxima vez que sientas el impulso de defender una idea, recuerda que quienes han encabezado las más grandes transformaciones sociales lo hicieron oponiéndose a las mayorías que los consideraban locos, pero esos locos son los que han logrado cambiar el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s