Dos mil historias asesinadas

avioncio

Así como va el país, ver avioncitos o juegos hechos con gises en las calles será una cosa en peligro de extinción, ¿o ya lo es?

Por Carlos Galeana / @Caalgaba93

No recuerdo la hora, sólo sé que era temprano. Hacía frío pero el sol estaba radiante, lo sé porque iba caminando con destino a la universidad, no sabía si iba de buenas o de malas, pues caminaba en estado “zombi matutino” esperando llegar lo antes posible a mi salón para que el frío no me congelara.

El trayecto seguía, la señora de los jugos despachaba a una madre de familia. ¿De guayaba o de naranja?, no sé, tal vez y hasta un jugo verde pedía. Eso no me llamó mucho la atención.

De pronto miré al suelo, justo debajo de mi había una silueta de gis. Después de escuchar o leer noticias para comenzar el día me pregunté lo siguiente: ¿ahora qué hubo?, ¿dónde están los casquillos tirados?, pero no fue así, afortunadamente.

La silueta de gis era un dibujo, bueno, en realidad era el contorno humano de algún niño que jugaba por ahí, ¿cómo lo sé?, porque seguí caminando y frente a mi había un avioncito y un “stop”. Eso me hizo recordar un poco mi infancia; podrán decir algunas personas que tal vez los de mi generación no jugamos en las calles, pero están en lo incorrecto, algunos, tal vez muchos, lo hicimos.

¿Te das cuenta de lo que acabas de ver?, algo así fue lo que me dije mientras caminaba.Así como va el país, ver avioncitos o juegos hechos con gises en las calles será una cosa en peligro de extinción, ¿o ya lo es? Creo que en más de una ocasión casi todos hemos escuchado cuando a un infante le dicen frases como “no salgas a jugar porque está peligroso”, “no juegues con ese niño porque no sabes de donde viene”. Sí, es extraño.

Podrá parecer insignificante, pero en un país como el nuestro, donde de acuerdo con la relatora sobre los Derechos de Niños, Niñas y Adolescente de la CIDH el aumento de los niveles de violencia contra niños aumentaron en México, no lo es.

Si decimos lo anterior con cifras, organizaciones civiles calculan que cerca de dos mil niños han sido asesinados o mutilados entre el 2006 y 2014, años de la llamada “guerra contra el narcotráfico” o “combate al crimen organizado”. Además también afirman que el número de menores reclutados con violencia por el crimen organizado también es alto.

¿Verdad que no es insignificante?, afortunados nosotros que pudimos jugar libremente en las calles. Deberíamos sentirnos indignados al ver que aproximadamente dos mil personas menores de edad; dos mil historias recién comenzadas fueron asesinadas.

Aviones dibujados con gis casi no se ven, el “stop” tampoco, aunque la próxima vez que vayamos a declarar la guerra a nuestro peor enemigo, ojalá que digamos: la indiferencia (sólo por decir alguno).

Nos leemos luego, nos vemos después.

“volver a ser de repente tan frágil como un segundo 
volver a sentir profundo como un niño frente a Dios,
eso es lo que siento yo en este instante fecundo 

►/‖

►/‖

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s