Por siempre es para siempre si tú estás junto a mi

“Por siempre no es por siempre. Yo pienso al revés. Que por siempre es para siempre si tú estás junto a mi.”

KUMARENIÑO

A la memoria de Amed; mi amigo, siempre.

Esa fue la última vez que te espié mientras dormías. Recuerdo las primeras notas, los primeros sonidos que salieron de nuestros instrumentos en tu garaje. Recuerdo lo que sentíamos al empatar las notas y prender los amplificadores, y tú sonreías. Luego unos “taquitos”,  risas y sonrisas, nada más que tonterías. Y me enseñaste a decirle “te quiero” a los amigos, y a reírme de mi mismo.

Y luego el camino siempre fue largo, siempre nuevo, siempre vivo. Cantábamos todo, desde José José hasta “screamo” y parábamos en el Oxxo a comer hot-dogs y café y me decías que ya no fumara. Y teníamos copetes y sudaderas de colores y arriba del escenario los “emos” nos veían feo y nos gritaban que nos fuéramos, y les pintábamos dedo y seguíamos tocando con todo, con todos, para nosotros.

Te confieso que alguna vez te robé un poema, que hice mía alguna de tus canciones para agradarle a la chica que me gustaba y de la que me dijiste que me alejara.

Pero amigo, siempre burlamos la muerte, ¿No te acuerdas? Por poco y un auto en sentido contrario nos choca, y que nos apuntan con la pistola, y que dormimos en la carretera, y que los moteles perdidos que desmadramos, y que las horas perdidos en alcohol, amigos y toquínes.

En estos momentos pienso en cuando me dijiste que la vida sería difícil, algo podrida, compleja, confusa, errónea, que no siempre habría un final feliz. Yo jamás imaginé este final para ti o para nadie. Quizás solo me aferré a la idea de que estaríamos en la “escena” por siempre, y que jamás seríamos ni grandes ni institucionales. Cumpliste viejo amigo, jamás pudieron atraparte las pirañas aburridas de la monotonía o de las vidas sencillas y desangeladas.

Quisiera siempre decirte gracias. Gracias por los sueños, por los momentos, por las canciones, por los regaños, por las manías, los cortes de cabello, las guitarras y los bajos, gracias por Beto, Marco, Adrián y Said, gracias por Yael y por los cuyos, gracias por dejarme quedarme en tu casa hasta tarde, gracias por preguntar por ella, gracias por prometer vigilar mi sueño (Perdón si yo no vigile el tuyo), gracias por el curita en el alma. Gracias por leerme “El Túnel” y por defenderme de los fantasmas, que quizás me sigan persiguiendo siempre y que ahora tendrán tu alma. Vaya, en resumen no se que decir, creo que sobran las palabras….

¿Y a nosotros qué? Dirán ellos. Y espero no estar faltando a tu memoria, se que mereces más que estas letras. Y yo quisiera decirles a todos que perdí a un amigo especial; que amaba la vida a su manera y que tenía un don para la música; y que sabía reírse y que estaba algo loco; y que me motivó a estudiar lo que estudié y que me enseñó que el capitalismo es voraz y que la humanidad merece una segunda oportunidad de redimirse, de que la redimamos, y que creía en la educación y en los sueños y en el arte. Y con el que caminé un rato largo que ahora se hizo el más corto de nuestras vidas, porque parece fue apenas ayer que rayaba tu pared y te enojabas o que amanecíamos borrachos en el piso de tu baño.

Por que todos tenemos amigos, todos perdemos a alguien, todos nos iremos algún día.

Hoy regresé a mi vida y pensando en ti, note que en la carretera había un letrero diferente al del mes pasado. Me entristeció de manera profunda. Esa es sólo una de las miles e infinitas señales de que el mundo seguirá cambiando y avanzando sin ti.

Maldita tristeza amigo.

Amigo, espera un poquito, ¿quién te andaba apurando, si había todavía un poquito de tiempo? Sí, ya se, pero es que quedaron tantas cosas sin decir, tantos sueños soñando, tantas vidas paralelas por vivir, tantos ratos y tantas notas sin tocar. Bueno, me dijeron que no podías esperar, que acabó ya el tormento. Estaba recordando uno de nuestros libros, y ahí decía algo así:

“Venus estaba allí, envuelta en su turbante de otoñales vapores. Ella era siempre fiel, esperaba siempre a don Fabrizio en sus salidas matinales, en Donnafugata antes de ir de caza, ahora después del baile. Don Fabrizio suspiró. ¿Cuándo se decidiría a darle una cita menos efímera, lejos de la torpeza y de la sangre, en su propia región de perenne certeza.”

Por allá andarás amigo; loco lindo, tejedor de sonidos, eterna certeza de que la vida vale la pena, amigo incansable, torpe en el amor, genio incomprendido, infinito cosmos misterioso, romántico empedernido; el resplandeciente lucero del alba te estará dando su luz de bienvenida.

“Y si este es el final, me llevo lo mejor. Secretos son secretos. Espero que algún día volvamos a vernos.”

Roberto Longoni / @Galleta27

Anuncios

2 comentarios en “Por siempre es para siempre si tú estás junto a mi

  1. El sábado me entere de esta terrible noticia. Yo me consideró más un admirador que un amigo, coincidimos algunas veces, recuerdo la primera vez que lo escuche, su proyecto kumaresan me pareció agradable y distinto. Después lo conocí y por azares del destino llegue a compartir escenario en alguna ocacion muy accidentada pero así mismo lo disfrute en grande. Algún día lo vi tocar en solitario, y esto lo comente precisamente el domingo platicando con un amigo, cuando este chico tocaba al escenario, sólo o acompańado tenía un brillo propio inmenso. A mi manera de pensar un genio de nuestra ciudad, alguien que aporto más de lo que parecía, alguien que dejo el alma y más en cada proyecto. Hace algunos ańos vivo en Canadá, debo aceptar que de vez en cuando escuchaba sus canciones para sentir esa sensación de nostalgia agradable. Tengo tres discos en mi computadora, 2 de kumare nińo y 1 como elamed, jenponia. Supongo que estaba también detrás de gansito y el disco de vinyl. Admiración gigantesca para este gran creativo. Pronta resignación para la gente que lo ama. Mi mente no puede pensar claramente, le deseó paz. Seguiré admirándolo de gran manera.

    Me gusta

  2. Hace más de un año. Sus canciones las escucho y me siguen produciendo las mismas sensaciones que la primera vez. Algo indescriptible, pero que toca el alma, los sentimientos… Quisiera olvidar tantas cosas que hay en mi cabeza, que no puedo arrancar… como reza Club Cacao Loca…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s