Algo más que un beso

Por Eduardo G. Roldan

El día dos de marzo tuvo lugar en el Congreso de los Diputados de España la primera votación para intentar investir como Presidente de Gobierno al candidato propuesto por el Jefe de Estado. En la misma, más allá de la negativa de la mayoría de los diputados en dar su confianza al candidato socialdemócrata, habría que resaltar la variedad de discursos reivindicativos y los gestos políticos que parecen buscar la mediatización ante la posibilidad de la repetición de unas nuevas elecciones que desbloqueen la parálisis actual.

En la siguiente fotografía pueden observar cómo dos diputados del grupo parlamentario de Podemos se besan: a la izquierda Xavier Domènech representante de la facción catalana, y a la derecha el líder del partido Pablo Iglesias. ¿Un saludo fraternal o un gesto cargado de simbolismo político?

Pablo Iglesias

Todo parece indicar que el beso no fue casual, que fue un gesto con intencionalidad política: reivindicar la natural situación de que dos hombres puedan expresar su amor libre. Pero quizás lo más relevante no sea el beso en sí sino los rostros de los tres ministros conservadores que se pueden ver en la bancada de atrás. Parecen no estar muy cómodos con la situación, como si de una imagen atípica fuese para ellos. Y quizás por ahí vaya la intención de Iglesias y su compañero de partido: no se trata de reivindicar la legitimidad de una libertad sexual, ya bastante asentada en nuestra sociedad, sino de haber buscado señalar a sus rivales políticos con sus respectivas respuestas y declaraciones en los medios. Obligar a que se pronuncie sobre un tema que pudiera perjudicar a la fuerza conservadora (PP). Todo, claro está, mirando ya a unas nuevas elecciones.

Por último, y a opinión personal, decir que dichos gestos tienen un gran potencial mediático y político, pero el abusar de ellos puede caer en el error de banalizar la actividad parlamentaria. Naturalizar la situación política acercándola más a la realidad social es necesario pero no se puede olvidar que ello puede cansar a la ciudadanía, no toda sesión parlamentaria debería ser entendida como espacio proclive a darse publicidad.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s