Un último adiós

adios

He decidido andar ligero hacia la libertad: hacia la ausencia del miedo. Dejo atrás mi fraternidad con el mundo y a los amores que amé sin condición o los que amé incluso antes de conocer.

Por Gustavo  Ramírez / @Taboobs

Saboreo, antes de tiempo y con enorme placer, la reconfortante sensación del plomo destrozándome las paredes del cráneo. Ansío la hiriente paz del silencio absoluto. Quiero ver al fin seco ese torrente de ideas que me pisotean el espíritu como si se tratara de una pesadilla infinita.

Apetezco mi final. Liberarme de este cuerpo horrible. Enmudecer el pensamiento y dejarme florar hacia un descanso sin tiempo ni lugar. Quiero ver en mis ojos el alivio, moldear en mi rostro las facciones de una felicidad palpable. Deseo arrancar para siempre las ambiciones que otros me colocaron en la mente.

He decidido andar ligero hacia la libertad: hacia la ausencia del miedo. Dejo atrás mi fraternidad con el mundo y a los amores que amé sin condición o los que amé incluso antes de conocer. No sé si desee realmente a una mujer pero amé, estoy seguro de que amé. Amé incluso estando más muerto que vivo.

Lamenté mi personalidad inestable hasta hoy que comprendo que toda mi vida me preparé para este momento sin reconciliación ni culpables. El mismo Dios debería sentirse orgulloso.

No busco la razón de esto porque las razones del mundo son la razón. Simplemente me fue dada una vida que no pedí.

Será tan fácil olvidarse de mí como fácil será olvidar la perorata y esta desafortunada sintaxis. Habrá quien crea que tuve aptitudes pero, como decía Pessoa, “el mundo es de quien nace para conquistarlo y no de quien cree que puede conquistarlo” y yo ni fui para el mundo ni el mundo para mí.

Ya siento que mi sangre aumenta su temperatura en un mar de colores vivos, de rojos de atardeceres que no veré más. Siento la canícula que provoca el vértigo de las emociones.

Adiós a la sonrisa de mi madre, a la valentía de mi padre y a la mirada profunda de mi hermano.

Adiós a este lugar en donde todo apesta; hasta las ideas.

El último adiós lo he reservado para mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s