¿Qué te están haciendo, México?

OAXC
Por Karla Álvarez / @karnachas

Al final es cuestión de perspectiva, podemos ver los hechos desde donde más se nos acomode. Pero una cosa debería ser vista de la misma forma; no podemos seguir tolerando estas acciones, no podemos dejar que se derrame más sangre en el suelo que una vez vio a muchos luchar por la libertad.

Este texto está dedicado a mis tías; Guadalupe, Silvia y Liliana… Y a todos los maestros, mi corazón está con ustedes.

No es sorpresa que veamos las redes sociales llenas de fotos y videos mostrando enfrentamientos armados dentro de nuestro país. Y mucho menos es sorpresa que estos enfrentamientos sean entre elementos de la policía federal y miembros de la sociedad.

Lo que sí es sorprendente es que la gente pareciera ser inmune a las tragedias que ocurren en México, solemos solidarizarnos con otros países cuando se presentan situaciones de muerte o que atentan contra los derechos e integridad de las personas, pero no con el nuestro. Es el caso de Veracruz, de Chiapas, de Tamaulipas, y hoy, de Oaxaca.

Lo que pasó el domingo en Nochixtlán, Oaxaca, no es una noticia más. No es el titular de ocho columnas de un periódico, mucho menos la noticia del día para compartir en Facebook. Es nuestra realidad, lo que sucede en el estado de al lado, lo que nos incumbe a todos.

Los pocos que hablan del tema, se han enfrascado en mantener una sola postura; o la culpa es del gobierno o la culpa es de los maestros. ¿Pero quién de nosotros ha analizado la situación a fondo? ¿quién ha observado e investigado ambas posturas para emitir un juicio?. Es muy fácil juzgar, pero ni todo es blanco, ni todo negro. Y en esta situación hay una escala de grises que pareciera no tomarse en cuenta.

Para contextualizar hay que empezar por el principio: la reforma educativa implementada en el 2013. Una reforma que exige a los maestros realizar una evaluación periódica para medir sus conocimientos, una evaluación que en caso de ser reprobada puede llevarlos hasta perder su trabajo. Y aunque para muchos pareciera ser una buena medida por parte del gobierno para tener maestros de mejor calidad y por ende, una educación de mejor calidad; para otros es otro “buen intento, México”.

Vayamos más allá de comentarios como “son un montón de maestros que no quieren ser evaluados porque soy bien flojos” o “es evidente que no quieran exámenes porque saben que no los van a pasar”. Hay que entender que son pruebas que no miden las capacidades intelectuales o de desarrollo que pueda poseer una persona, son pruebas que miden un número, un número que no nada más demuestra quién memoriza más y quién memoriza menos. Son exámenes de horas y horas de duración que no se adaptan a nuestro contexto socio cultural como país, mucho menos en maestros de escuelas rurales o de comunidades marginadas.

Por eso tanto descontento por parte de los docentes, por eso tanto repudio hacia la reforma educativa. La anterior no solo consiste en pruebas periódicas de conocimiento, es una serie de mandatos que exigen pero no aportan, una serie de obligaciones para los maestros con el propósito de construir un mejor país pero que no brinda los elementos para hacerlo, una reforma que ha hecho que incluso padres de familia tengan que verse involucrados en el financiamiento de escuelas para que sus hijos no se queden sin clases.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ha expresado su descontento hacia la situación y muchos maestros han optado por bloquear algunas de las carreteras en estados del sureste del país, han realizado plantones en el Zócalo de la Ciudad de México, e incluso han puesto en paro las actividades magisteriales en escuelas de la misma región. Lo anterior no ha hecho más que generar descontento entre la población pues muchos consideran que no es la forma de solucionar la situación, (y probablemente no la sea), pues es contradictorio que se exija una mejoría en la educación y que se suspendan las clases cuando no se llega a un acuerdo. Sin embargo, cuando tu voz ya no es escuchada y tus derechos son pisoteados, ¿qué más se puede hacer?.

Ya no solo es una cuestión política, esto se ha convertido en un verdadero asunto de privación de derechos humanos, de represión, de injusticia y de violencia. Ya no se trata de juzgar las formas de manifestarse, no se trata de criticar lo que otros hacen o no hacen; se trata de solidarizarnos como pueblo, como mexicanos.

No se necesita ser un experto en materia de derechos humanos para entender que el domingo pasado 6 personas perdieron la vida y otras 94 resultaron heridas solo por haber salido a manifestarse.

Las acciones que está tomando el gobierno para reprender estas manifestaciones son denigrantes e inhumanas, es indignante pensar que elementos de la fuerza pública, quienes se dedican a mantener el orden y la paz en nuestro país y que alguna vez prometieron velar por nuestra integridad, sean capaces de recurrir a las armas y a la violencia para acabar con la voluntad de aquellos quienes siguen creyendo en el cambio.

¿Qué más tiene que pasar para que comencemos a ser parte de la solución a todos estos problemas?

Al final es cuestión de perspectiva, podemos ver los hechos desde donde más se nos acomode. Pero una cosa debería ser vista de la misma forma; no podemos seguir tolerando estas acciones, no podemos dejar que se derrame más sangre en el suelo que una vez vio a muchos luchar por la libertad.

Fuerza maestros, fuerza Oaxaca…fuerza México.

Anuncios

Un comentario en “¿Qué te están haciendo, México?

  1. Asi es Karla, desgraciadamente las medidas tomadas por el gobierno no son las correctas, es triste ver como utilizan la fuerza bruta contra el magisterio y no la usan para convatir la inseguridad que existe en el pais ya por varios años, espero esta situacion pare y lleguen a un acuerdo. Esta masacre esta de mas.. Muy bueno tu argumento, te felicito..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s