Distinguir no es discriminar

 

pinky-swear-329329_960_720

Quisiera hacer notar que gran parte del discurso que nos hemos comprado es resultado de años de ideologización de género y no de una verdadera reflexión de lo que conviene a la sociedad en su conjunto con la debida apertura a la diversidad.

Por Juan Manuel Aguirre / @Aguirreq

Esta semana comenzó con las redes sociales incendiadas y los pasillos universitarios con acaloradas discusiones debido al comunicado firmado y ampliamente difundido (entre otras universidades) por la UPAEP; donde dichas instituciones expresan su postura frente a los “matrimonios igualitarios”: que se establezca una forma legal diferente al matrimonio que permita, a las personas con diferentes preferencias sexuales, la defensa de sus derechos.

Una postura clara que da para argumentos a favor y en contra. Una postura que muy pocos de los “expertos de teclado” y locutores de “radio pasillo” supieron sustraer como principal. De hecho, gran parte de la discusión (que no podemos nombrar debate) tuvo una o varias de estas características:

  • Repetición de frases hechas. Eslóganes de la ideología de género o frases hirientes que siguen en el discurso discriminatorio contra quienes difieren en sus preferencias sexuales.
  • Argumentos sentimentales. Frases como “El verdadero cristianismo sería dejarlos amarse” por un lado del argumento, o “imagínate que tus hijos crezcan con compañeros con ‘familias’ homoparentales” por el otro.
  • Mofa irreflexiva. Con risas sarcásticas que dicen a gritos “eres un retrógrada persignado”, o “¿de verdad crees que puedes contra la naturaleza?”

Recato. Puntos de vista sinceros y moderados que quedaron en una conversación íntima y que prefirieron no manifestarse por temor a lastimar a alguien.

Con esto, el efecto del comunicado se vio diluido por la multitud de reacciones intempestivas. Es es por ello que aprovecho este espacio de opinión para reafirmar (y adherirme a) el mensaje del comunicado universitario, que en su contenido central versa sobre la búsqueda de otras vías legales que permitan la inclusión y el goce de derechos de  las personas del mismo sexo (o sus variantes) que tienen una relación sentimental y de apoyo mutuo; y que se defina como esencialmente distinto del matrimonio. Aún cuando no comparto las motivaciones de quienes así han decidido vivir.

Por último, quisiera hacer notar que gran parte del discurso que nos hemos comprado es resultado de años de ideologización de género y no de una verdadera reflexión de lo que conviene a la sociedad en su conjunto con la debida apertura a la diversidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s