LA DELGADA LÍNEA AMARILLA: una guía para transitar por el lado correcto del camino

Abordar el abandono en esta cinta es tocar una de las fibras más dolorosas, pero invisibles, del ser humano en la actualidad. El abandono es el inicio de la pérdida de sentido de vida.

Por Noé Ixbalanqué Bautista / @Balamke

Una carretera con las líneas bien pintadas dan la imagen de un buen camino y de sentirse seguro al manejar en ellas pues hay una guía que nos permiten ubicar inmediatamente los límites y las características de tránsito en la cinta asfáltica. Muchas veces nos preguntamos al circular en la carretera ¿Quién habrá pintado esas rayas? Celso García (México D.F., 1976) nos responde esta pregunta en su ópera prima LA DELGADA LÍNEA AMARILLA (México, 2015) y ello es tan sólo un excelente pretexto para hablar de una de las dimensiones del ser humano que se presenta en una sociedad llena de competencia y materialismo a ultranza: el abandono.

Ganadora de ocho galardones internacionales y con 17 nominaciones en varios festivales, LA DELGADA LÍNEA AMARILLA nos narra la historia de Don Toño (Damián Alcázar) que, despedido de su trabajo de velador en un deshuesadero de autos, logra casualmente regresar a su antiguo oficio en mantenimiento de carreteras. Recibe el encargo de pintar la línea amarilla entre los 200 kilómetros que separa dos poblaciones del noroeste de México y para ello le asignan un equipo compuesto por cuatro sujetos, cada uno con características singulares. Este equipo de cinco personas pasará dos semanas en una carretera casi abandonada y ello les permitirá conocerse al enfrentarse a las vicisitudes que el camino les tiene preparadas.

Celso García se dio a conocer como director con tres cortometrajes reveladores. El primero de ellos, SU RADITO (2002) ganó un concurso de cortometrajes convocado por Radioactivo y Zeta Film; PATA DE GALLO (2004) ganador del Tercer Concurso Nacional de Proyectos de Cortometraje del IMCINE, y LA LECHE Y EL AGUA (2006) excelente ensayo sobre el olvido y el amor que ganara 26 premios internacionales. Si algo debe tener un director cinematográfico es tener que decir algo de lo humano y de eso que nombramos vida y, por supuesto, una gran capacidad de decirlo narrando historias. Y eso mostró Celso García desde sus cortometrajes y quizá fue esta capacidad que llamó la atención de Alejandro Springall y de Guillermo del Toro para emprender la aventura de producirle su primer largometraje a García.

En LA DELGADA LÍNEA AMARILLA, su director plantea una gran metáfora: una carretera federal, secundaria, con poco tránsito y abandonada como el símbolo de la situación de los personajes de la historia y, por extensión, de la mayoría de las personas inmersas en la dinámica de una sociedad competitiva como en la que vivimos. El equipo de pintores de la línea amarilla son eso también: personas con un pasado perdido en un presente con poco movimiento, como esa carretera; abandonados como ese camino y sin una línea que guíe sus acciones, como la que están pintando.

Abordar el abandono en esta cinta es tocar una de las fibras más dolorosas, pero invisibles, del ser humano en la actualidad. El abandono es el inicio de la pérdida de sentido de vida. Para George H. Mead, uno de los fundadores de la psicología social, la construcción de la persona y con ello del sujeto, solamente es posible si se crean relaciones con el otro, especialmente las relaciones afectivas. Para Jaques Lacan, la presencia del otro en el yo es particularmente determinante en la creación de la identidad de la persona. De esta forma, el ser de la persona existe en la medida que se relacione fuerte y constantemente con otras personas desde la razón del corazón más allá de la razón de la cabeza.

El abandono es la pérdida de la fuerza y de la constancia de esa relación y con ello es la pérdida paulatina del yo para ser convertido en cosa. El abandono está presente en nosotros y nuestra sociedad. Los gobiernos abandonan a sus gobernados para dejarlos a su suerte, así como el gobierno abandonó esa carretera en la película de García. Los gobiernos abandonan el flujo vital de sus gobernados sin una educación que les guíe para ese flujo, así como esa carretera sin línea. Las personas abandonan sus espacios vitales por diversas razones y con ello hay una pérdida, como sucede con los personajes de la película: Don Toño (Damián Alcázar) fue despedido de su trabajo, Gabriel (Joaquín Cossio) dejó el espacio de su tráiler por perder la vista; el “Atayde” (Silverio Palacios) tuvo que dejar el circo donde trabajaba por un accidente; Mario (Gustavo Sánchez Parra) dejó la vida social al estar preso, y Pablo (Américo Hollander) dejó su casa para ir en busca de su hermano. Todos son sujetos, de una u otra manera, abandonados o que abandonaron y que en su presente acarrean el peso de ese abandono. El abandono es un tema que ya se vislumbra en Celso García desde sus cortometrajes, y que ahora ha planteado como centro de su obra cinematográfica.

El reparto es formidable y las interpretaciones están muy bien niveladas de manera tal que lo que vemos es la construcción de la cotidianidad en contraste con una serie de situaciones no cotidianas. Este contraste, lejos de verse como una serie de anécdotas, crean el ambiente propicio para que el tema se presente de forma nada forzada. La fotografía de Emiliano Villanueva, quien ya había trabajado con García en LA LECHE Y EL AGUA, apuntala muy bien el tema sin paisajes preciosistas pero tampoco imágenes oscuras y depresivas o la tendencia de la cámara libre. La composición es precisa y muy académica, lo mismo que la edición y el montaje de la cinta.

LA DELGADA LÍNEA AMARILLA es un grato respiro ante un panorama poco alentador en el cine mexicano que está apostando por la comedia ligera con poco argumento. Esta cinta es la línea que indica al cine mexicano por donde transitar en un camino abandonado y en lamentables condiciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s