Cuando los “millennials” deciden

Por Raul Rodríguez Brito de Plumas Progresistas

Este año ha sido curioso, sin duda alguna pasará a la posteridad por los sucesos históricos llevados a cabo por la democracia, sucesos en los cuales los millennials influyeron de manera determinante. El Brexit, el plebiscito colombiano y finalmente la elección presidencial de Estados Unidos han demostrado el hartazgo de los jóvenes y adultos jóvenes hacia la política y asimismo, hacia los políticos. Es tanto el hartazgo que tan solo en Estados Unidos, casi la mitad de esta generación no se siente identificada con ningún partido.

Debemos entender una cuestión muy importante en esta época, cuando los y las jóvenes deciden no hacer algo, es muy poco probable que lo hagan. Saben lo que no quieren antes siquiera de saber si llegará a pasar. Y una clara muestra es la ayuda brindada por las redes sociales, éstas fieles compañeras de nosotros los millennials, el apego de nosotros a las mismas y a los smartphones las 24 horas del día los siete días a la semana ha hecho que comencemos a crear conciencia en toda la sociedad, que nos preocupemos más por las cuestiones principalmente políticas, económicas y sociales que suceden a nuestro alrededor, pero que sin embargo ─y no me dejarán mentir─, no creo que sea posible lograr un gran y verdadero cambio con estas luchas incansables en Twitter o Facebook. Y es muy cierto que los millennials demuestran su inconformidad en redes sociales pero no hacen nada para cambiar las cosas.

Esta generación fue el factor clave para decidir estos tres sucesos democráticos. Esta generación es, ha sido y será un factor determinante en todo lo que ha acontecido, acontece y acontecerá tanto a nivel estatal como nacional e incluso internacional.

Movimientos políticos, sociales, religiosos, artísticos, científicos, etc. se ven altamente influenciados y dirigidos por jóvenes, mismos jóvenes que sin embargo, en el futuro no se preocupan , dejan de lado el movimiento y no siguen luchando por sus ideales. Y es que así es, los millennials vivimos al límite, vivimos día a día sin ver que viene en unos meses, en unos años…

Los millennials somos esta generación que se interesa por la política, opina, critica, pero que sin embargo está cansada de los políticos y los partidos, somos esta generación que pelea las batallas desde su cama o su sofá con el celular en la mano y compartiendo memes o frases en contra de las decisiones gubernamentales o del mal actuar de las personas al mando, quejándose de esto y de aquello, burlándonos de lo que pasa y criticando, sin más, el problema se queda guardado y olvidado hasta que surja uno nuevo o se dé algo de lo cual estemos inconformes.

Elección tras elección, los de esta generación estamos hartos de escuchar las mismas propuestas, ver a los mismos candidatos, escuchar los mismos comentarios y finalmente ver los mismos resultados… nuestros bolsillos vacíos y los de ellos cada vez más llenos, secuestros por aquí y por allá, asesinatos, impunidad, corrupción y demás problemáticas sociopolíticas que atañen a toda la ciudadanía, pero que no buscamos crear una solución. Estamos cansados de propuestas utópicas sin pies ni cabeza, y ciertamente elección tras elección, nos es más difícil votar por el mejor candidato, ya que por lo regular estamos votando por el “menos peor”.

Los partidos políticos deben cambiar, entender que ya estamos en una época completamente distinta a cuando sus candidatos y candidatas eran jóvenes. A nosotros ya no nos mueven las mismas cosas que a los “baby boomer”, no nos convencen igual, no nos engañan. Somos la generación de la información y las tecnologías, nos enteramos rápidamente de todo lo acontecido a nuestro alrededor en cuestión de segundos.

Sin embargo, nos cuesta tomar decisiones, podemos ser los revolucionarios del hoy, pero no nos sirve de nada hacerlo desde nuestro sofá, o quizá sí, puesto a que existen plataformas como change.org, pero esto no es suficiente.

No digo que nos levantemos en armas, tampoco que nos manifestemos y cerremos todas las calles de la ciudad. Se quiera o no, los millennials tenemos una gran influencia en diversos aspectos, puesto a que todos somos economistas, científicos, políticos, educadores, críticos del arte, entre otros.

Somos y seremos la mayoría en muchos países, incluyendo el nuestro, debemos tener conciencia y no dejar las cuestiones importantes en las decisiones de unos cuantos. Y es que cuando los millennials deciden, lo hacen para determinar quien llega y quien no a representarnos, quien renuncia a su cargo, qué medidas se deben tomar y si nosotros no participamos, ¿por qué habríamos de quejarnos de tener un mal gobernante? ¿Por qué habríamos de quejarnos de la devaluación del peso? ¿Del rechazo de las propuestas legislativas? ¿Del mismo rechazo social?

No podemos seguir tomando las cosas a la ligera, al “ahí se va”, debemos dejar atrás ese sentimiento de valemadrismo. Es momento de que “tomemos las riendas del caballo” y entendamos que somos nosotros la generación, ya no del futuro, sino del presente. Es nuestro deber involucrarnos más en las cuestiones gubernamentales, sociales, económicas, buscar un cambio que no nos beneficie únicamente a nosotros, buscar el cambio que beneficie a nuestro estado, a nuestro país. Tenemos que tomar como ejemplo estos tres sucesos democráticos, que por la culpa de algunos cuantos millennials, ha surgido el pánico de la sociedad al interior y exterior de su país de lo que vendrá en un futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s