La ciudad de la furia

Por Clara Subirachs / @clarisubi

Buenos Aires es muchas cosas; mucha gente, mucha historia, muchas actividades, lugares, sentimientos. Es una ciudad muy llena de todo, muy interesante aunque también muy complicada. Genera sentimientos encontrados a todo aquel que la visite o viva ahí, y se pasa de odiarla a amarla en un segundo. Es absolutamente diferente al resto del país, tanto sus características, forma de vida y la misma gente que vive ahí. Los “porteños” como se les dice a los habitantes de la ciudad, a veces queridos y a veces no tanto, representan gran parte de lo que es la ciudad. Siempre con mucha actitud, hablando alto, muy directos, y algunas (o muchas) veces sintiéndose un poco superiores y el centro del mundo, con la “viveza criolla” de llevarse el mundo por delante sin pedir permiso. Aunque son generalizaciones, también se encuentra gente muy cálida y variada.

Para escribir este artículo les pedí ayuda a algunos amigos de Argentina,  les pregunté qué les genera la ciudad, y me lo definieron muy bien. Una amiga que es del sur del país y se mudó a Buenos Aires a los 19 años, me dijo esto:

“Para mí Buenos Aires es un mundo nuevo. El estilo de vida y manera de sobrellevar las cosas es distinto. Desde el día a día hasta cómo educar a sus hijos son totalmente distintos. Acá los chicos están súper ocupados, por ejemplo tienen mil actividades, inglés natación, etc., también es adquirido por las escuelas, en otras partes del país es mucho más relajado y no hacen tantas actividades”.

Otro amigo me la definió así:

Me encanta que Buenos Aires sea una ciudad tan grande, variada y a toda hora. Es una ciudad que tenes lo que quieras hacer a la hora que quieras. No hay actividad que quieras hacer que quede afuera y en el horario que te parezca”.

Me hablaron de la multiplicidad y variedad de cosas, tanto de actividades, como de lugares, gente, nacionalidades. Es una ciudad muy abierta en ese sentido, gente con pelos teñidos, piercings, gente de traje, cualquier religión, diferentes orígenes, y a la mayoría de los que vivimos ahí no nos importa, se convive con todas las diferencias. También la energía de la gente; acá siempre tenes movimiento. Todo pasa muy rápido, todo el mundo está siempre apurado, siempre con alguna actividad y no tiene un segundo para nada. Todo está programado y no queda mucho lugar para lo espontáneo.

En cuanto a lugares, la ciudad tiene para todos los gustos e intereses, con mucha historia y cultura. Algunos de sus principales barrios son La Boca, conocido así por ser donde se ubica el estadio “La Bombonera” de Boca Jrs, un barrio muy colorido a donde llegaron inmigrantes europeos en el s XIX, ubicado sobre el Riachuelo. Se puede pasear por Caminito, su calle principal, donde encontramos los conventillos (las casas donde vivían los inmigrantes, muchas familias juntas) todos pintados de colores en su momento por la pintura de los barcos. También ver tango (baile típico argentino), comer buena carne, y conocer el estadio de futbol. San Telmo, uno de los barrios más antiguos de la ciudad, donde se ven los edificios coloniales y las casonas.

Los fines de semana siempre está la feria, con muchos artistas y artesanías. Cerca encontramos también Puerto Madero,  rodeado por el Rio de la Plata, siendo uno de los barrios más adinerados de la ciudad. Muy diferente al resto, se ven edificios altos y muy modernos, restaurantes y antros exclusivos, y el famoso Puente de la Mujer. En el mismo centro de la ciudad está la Plaza de Mayo, el “zócalo” como se dice en México, muy cerca del Obelisco. Esta famosa plaza, conocida por el histórico Cabildo y las vueltas de las Abuelas de Plaza de Mayo durante la Dictadura Militar. También está la Catedral, y la Casa Rosada. Tanto ésta como el Obelisco, ubicado sobre la avenida 9 de Julio, hoy en día se llenan de trabajadores, estudiantes, turistas, y manifestaciones, a toda hora.

Buenos Aires se caracteriza también por su vida nocturna y cultural. Para eso, están los barrios de Recoleta y Palermo, repletos de bares y antros, de diferentes nacionalidades, estilos, precios, y formas. Palermo es el barrio predominante de los estudiantes, sumándole a esto las paredes pintadas, las ferias artesanales, y los negocios de ropa. También Recoleta se caracteriza por sus enormes parques, y el Cementerio de Recoleta, donde se encuentran varios personajes argentinos, como Evita Perón. Para la vida cultural, encontramos por último la calle Corrientes, iluminada a toda hora, y llena de teatros de todas las formas, siempre ofreciendo diversas obras de teatro, musicales, y stand up.

Como bien la definió Gustavo Cerati, Buenos Aires es “La ciudad de la furia”. Significa emociones fuertes, manifestaciones a toda hora, mucho verde, actividades al aire libre, vida social, cultural, movimiento, muchas cosas por ver y conocer, como también mucho tráfico, inseguridad, y suciedad. Representa una gran parte de mi país, y también es muy diferente al resto (con muchísimos lugares igual o más hermosos para conocer). Vale la pena conocerla y ver por uno mismo lo que genera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s