¿Qué está haciendo la sociedad con sus medios?

Por Miguel Alejandro Rivera de Homozzaping

Hace no muchas décadas, cuando era increíble que una pantalla ofreciera imágenes de un hecho que estaba sucediendo en algún lugar muy lejano, el grueso de la humanidad no pensaba que después cualquiera pudiese generar contenidos: lo interesante no era participar en el proceso, sino mirar el producto que ofrecían las grandes cadenas de televisión; en México, por ejemplo, Telesistema Mexicano (predecesor de Televisa), el Instituto Mexicano de Televisión (IMEVISIÓN), Once TV México, entre otros, fueron quienes marcaron la agenda de información y entretenimiento del país.

De pronto, surgió una idea, que se le adjudica a Andy Warhol pero que en muchas personas estaba latente: “en el futuro, todos serán famosos mundialmente por quince minutos” y se pensaba que el medio perfecto sería la televisión, y justo ante la necesidad latente en muchas personas de perpetuar su legado a través de la pantalla, el medio se fortalecía cada vez más.

Luego desde Canadá, la voz de Marshal McLuhan se alzó con la idea de la “Aldea Global”, otro pensamiento futurista de la década de los sesenta en el que se estipulaba que en algunos años, sería muy sencillo comunicar al mundo como si fuese una pequeña aldea rural.

Sin saberlo, la televisión como se conocía en sus orígenes estaba sentenciada, más aún cuando muchas personas se dieron cuenta de que los contenidos no estaban pensados para el bienestar de la audiencia y que las grandes empresas de información sólo perseguían fines políticos y económicos. Y la gente se quejó, y muchos años después, en México se pidió la democratización de los medios, se exigieron canales ciudadanos, y a la par de ese proceso, un gigante despertaba: el Internet; YouTube, Facebook, Instagram, Periscope, Twitter… la gente tomó los medios.

¿Y sabes qué hizo la gente con los medios?Ay, muchas cosas, wuuuuuu”, porque hoy que la televisión mexicana vive la más emocionante crisis desde su fundación, la sociedad está cayendo en el mismo agujero al que nos acostumbró el duopolio de la información.

Esos quince minutos de fama mundial de los que hablaba Warhol se los estamos regalando a lo más banal de nuestra sociedad y nuestra cultura. ¿Una fiesta de quince años que termina siendo un evento mundial? Perdón, pero antes, sin internet, las sociedades hacían revoluciones políticas, tiraban dictaduras.

Ahora los personajes de las redes sociales se reúnen en un extraño espectáculo híbrido entre ficción y realidad. La televisión intenta abstraer a los fenómenos del internet, llevándolos a sus programas para rescatar un poco de lo mucho que esos mismos personajes les han hecho perder y los gobernantes intentan aprovechar a esos fenómenos virales, como en el caso de Eruviel, que a los padres y a la propia quinceañera Rubí, los de la famosa fiesta en La Joya, les consiguió viaje vacacional, cuando en el estado que gobierna se encuentran algunos de los municipios más pobres del país y en Ecatepec las mujeres siguen desapareciendo, siendo violadas o asesinadas.

El alarido de “wuuuu” que hizo Eduardo Arias no es un motivo de celebración, sino un grito de ayuda de una sociedad que se acostumbró a la banalidad de los contenidos televisivos y que ahora, cumpliendo con la teoría del cultivo de George Gerbner, genera lo mismo con sus propios medios.

El video de “Lady Woo”, publicado en el canal de YouTube del programa “Ventaneando”, donde este personaje saltó a la fama, tiene fecha del 13 de octubre de 2016 y gracias a las redes sociales su impacto sigue vigente: ahora se alquila hasta para eventos, ¿en qué radica su servicio?, quién sabe.

El 25 de noviembre murió Fidel Castro, un importante personaje de la historia mundial y el impacto que tuvo este hecho en las redes, esperado por décadas, se diluyó a prisa. Mientras tanto, a casi dos meses de su aparición, ahí sigue “Lady Woo” y cuando deje de gritar y cuando pase la fiesta de Rubí y cuando la gente se harte de esos chistes vivientes, vendrá otro personaje absurdo y tomará su lugar, no porque las televisoras o los grandes medios de comunicación lo quieran, sino porque la sociedad lo decide.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s