TV Azteca le apuesta a López Obrador

Por Jenaro Villamil de Homozapping

El reacomodo de los grupos de poder económico y mediático frente a la sucesión presidencial de 2018 se aceleró en la última mitad del año pasado y el inicio de éste, profundamente conflictivo para el gobierno de Enrique Peña Nieto y muy crítico para los grupos mediáticos hegemónicos, especialmente para Televisa y TV Azteca, el otrora duopolio televisivo mexicano.

La caída del ‘telepresidente’ ha sido tan drástica como la misma crisis de las televisoras, especialmente la de Televisa, la empresa dirigida por Emilio Azcárraga Jean que atraviesa desde el 2016 por la peor crisis de audiencias, de ingresos publicitarios y de contenidos desde la llegada de Los Cuatro Fantásticos en 1997.

La crisis de TV Azteca no ha sido menor. Desde finales de 2015, la segunda compañía televisiva redujo sensiblemente su personal, modificó los formatos de sus contenidos tradicionales, ha coqueteado con sectores críticos, pero mantiene una línea informativa apegada al guión oficial como casi todos los medios electrónicos concesionados.

Agresivo en los negocios y frente a la competencia, Ricardo Salinas Pliego decidió abandonar la dirección de la televisora para dejar a su hijo Benjamín Salinas, pero no abandonó la dirección del Grupo Salinas y la estrategia política que él encabeza con su peculiar estilo que siempre sorprende a sus más cercanos colaboradores: priista, panista o perredista por conveniencia, ahora inaugura una clara alianza con Andrés Manuel López Obrador, el dirigente de Morena y el puntero en las preferencias electorales para el 2018.

La alianza entre Ricardo Salinas Pliego y Andrés Manuel López Obrador se concretó con la incorporación de Esteban Moctezuma, exsecretario de Desarrollo Social y de Gobernación durante el gobierno de Ernesto Zedillo, y presidente ejecutivo de la Fundación Azteca como uno de los 4 coordinadores del Proyecto Alternativo de Nación que encabeza Alfonso Romo, empresario de Monterrey.

Esteban Moctezuma forma parte del círculo más cercano y estrecho de Salinas Pliego, un empresario que no acostumbra dejar ir a sus colaboradores más estrechos, sino que extiende sus redes y alianzas.

La ruptura entre Salinas Pliego y Azcárraga Jean se concretó apenas se aprobó la reforma de telecomunicaciones de este sexenio. La aventura fallida de la fusión de ambas televisoras en la empresa de telefonía Iusacell generó una multitud de críticas y un enfrentamiento desgastante y absurdo con América Móvil, del magnate Carlos Slim.

Desde 2015, tanto TV Azteca como Televisa han tenido que enfrentar una guerra no por el rating sino por el acelerado desplazamiento de las plataformas digitales de contenidos hacia la televisión. Las audiencias más jóvenes han cambiado la pantalla televisiva por la pantalla del teléfono móvil y la credibilidad de los noticieros televisivos se ha ido en picada frente a los sitios digitales y los contenidos en redes digitales.

El futuro alcanzó a las televisoras y su alianza política traducida en sumisión con el gobierno de Peña Nieto les ha salido más cara que beneficiosa.

Quizá ésta es la lectura que ha acompañado esta nueva decisión de Salinas Pliego, el mismo personaje que en 1999 emprendió una clara campaña en contra del gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas a raíz del asesinato del conductor Paco Stanley, y que en 2001 protagonizó el escándalo de la invasión al cerro del Chiquihuite (Canal 40), con el apoyo explícito del gobierno de Vicente Fox.

Es muy probable que este movimiento de Salinas Pliego explique el repliegue creciente de Televisa frente al gobierno de Peña Nieto y la posibilidad de que Azcárraga Jean establezca una alianza de facto también con Morena.

El retorno de López Obrador a la pantalla de Televisa en una extensa entrevista con Carlos Loret de Mola, el desplazamiento de comunicadores “institucionales” como Joaquín López Dóriga, señalado también por una demanda por presunto intento de extorsión con la empresaria María Asunción Aramburuzabala, y el nuevo acuerdo de producción y distribución de contenidos con Univisión, obligarán a la empresa dirigida por Emilio Azcárraga Jean a reinventarse más allá de su matrimonio por conveniencia con el peñismo.

El problema no son las alianzas sino el riesgo de reproducir el viejo fenómeno de acuerdos corporativos ajenos al escrutinio público. El riesgo de pagar con favores políticos a futuro el apoyo mediático del presente. Pasar del ‘telepresidente’ Peña al ‘telecandidato’ López Obrador no ayuda ni a Morena, ni a las izquierdas ni a las televisoras y menos a la salud de la deliberación pública. A menos que exista un claro compromiso a favor de la autonomía editorial y política de ambas partes.

Reproducir la vieja fórmula de televisoras-candidatos en momentos que el sistema político se va resquebrajando y que las audiencias han tomado un nuevo, dinámico y complejo protagonismo en una dinámica acelerada de comunicación digital es anclarse en el pasado, a menos que exista una diferenciación clara entre el ámbito de la política y de los negocios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s