Día del niño y la niña en México

¡Cómo no emocionarnos!

Por Amira Barrientos / @AmiraBarrientos

Cómo no emocionarnos, ¡ya es Día del Niño!, me acuerdo que en mi escuela era tradición ir de pijama, intercambiar dulces y disfrutar de la fiesta que los maestros nos organizaban.

Sin embargo, es importante destacar que este día se conmemora oficialmente el 20 de noviembre de acuerdo a la ONU, pero en xico lo celebramos al final de abril porque un día como éste pero de 1924, nuestro país firmó la Declaración de Ginebra, en donde, entre otros puntos, se reconocieron las garantías de los menores.

Según el INEGI, en el 2015, en México habitaban 39.2 millones de niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años, es decir, uno de cada tres residentes en nuestro país correspondía a una persona menor de 18 años. Dos años después, seguramente los datos no han cambiado mucho, y justamente porque México es un país joven, todo lo referente a este grupo poblacional debe ser prioritario en todos los ejes.

Esta vez no pretendo hablar sobre los menores que se encuentran en una situación vulnerable: niños y niñas en y de la calle (no, no es lo mismo), niños y niñas migrantes, niños y niñas indígenas, niños y niñas víctimas de trata, niños y niñas que viven en pobreza, o los niños y las niñas no nacidos en riesgo de ser abortados. Más bien, quiero hablar de nosotros, quienes cuando fuimos niños y niñas, vivimos en circunstancias privilegiadas.

Creo que si estás leyendo esto, es muy probable que tú hayas sido uno de esos niños privilegiados de los que hablo. La verdad, creo que está en nuestras manos el futuro de este país. Ya sé que esta frase es un cliché, pero no es más que la realidad. Cuando veo niños en riesgo, se me viene a la mente una llave de agua abierta. A mí me desespera mucho ver cuando el agua se está gastando y darme cuenta que no puedo cerrarla. Es lo mismo. Todos esos niños, niñas y adolescentes que en sus primeros años tienen carencias alimentarias, de salud, de educación o afectivas, muy difícilmente serán adultos sanos, capaces y productivos.

Por eso, es urgente cerrarle a la llave. Pero, ¿cómo hacerlo? ¿Cómo rescatar a esos niños que serán los futuros adultos mexicanos? Yo creo que solo lo podemos hacer nosotros, esa generación de niños y niñas privilegiados que estamos por tomar las riendas del país. Cada quien desde su trinchera, desde su profesión o desde lo que le guste, pero por favor, no olvidemos que entre más sabemos, podemos o tenemos, mayor es nuestra responsabilidad. Y hoy, a propósito de la fecha, creo que la mayor responsabilidad que tenemos es con nuestros niños y niñas mexicanos.

Las opiniones expresadas en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a. En Manatí somos un sitio abierto a distintas expresiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s