Silla de ruedas

Puebla, ¿”disability friendly”?

En 2010, según datos del censo realizado por el INEGI 5 millones 739 mil 270 (5.1%) de mexicanos tenían algún tipo de discapacidad, siendo la más común la que correspondía a caminar o moverse. Lamentablemente este 5.1% de la población vive en la discriminación, ya que a Puebla le falta ser amigable con las personas que necesitan usar silla de ruedas o muletas.

¿Cuántos de nosotros nos hemos enfrentado a caminar con muletas por alguna lesión? Pues bien, yo lo viví hace dos años y la experiencia no fue buena, en mi universidad no existen las suficientes rampas para ser utilizadas, tampoco los elevadores tienen el diseño amigable para poder usarlos y sostenerse en esos instrumentos de apoyo. Por otro lado, se encuentran las personas que necesitan usarlas permanentemente.

Los espacios en los estacionamientos son escasos, y tristemente, hay quienes los continúan usando sin necesidad de hacer bajar alguna persona de sus automóviles que requieran silla de ruedas, andadera o muletas. Las rampas en las banquetas generalmente se ven obstruidas por autos u otros artefactos que impiden su uso correcto.

Y ni qué decir de la gente que está habituada a mirar con morbo a quienes usan las sillas de ruedas, creo que la parte más impactante de tener o ser una persona con discapacidad es enfrentarse al ojo público de mujeres, hombres e incluso niños que miran sin siquiera acercarse a ayudar o ceder su lugar en un ascensor para subir un piso en un hospital. Estamos en la era de la tolerancia, aceptación, de lo eco friendly, gay friendly, pet friendly y todo lo friendly imaginable, pero se nos olvida lo mínimo indispensable: inclusión y freno a la discriminación.

Urge el rediseño de las calles, se han vuelto tan intransitables para darle espacio a los automóviles que han olvidado incluso al peatón, posteriormente a las personas que requieren de mayor ayuda para realizar las actividades que para nosotros no representan un obstáculo.

Y a ti, te invito a que tengas una mayor conciencia ante las personas con discapacidad, no los mires con tristeza, lástima o morbo, cede tu paso en un elevador si es que vez que alguien lo requiere, ayúdale a los parientes de las personas a subir o bajar las sillas de ruedas de los automóviles, respeta los espacios designados para esas personas tanto cajones de estacionamiento y rampas, urge la inclusión, la aceptación, pero también el cambio de paradigmas para aquellos que aparentemente lo tenemos todo.

Las opiniones expresadas en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a. En Manatí somos un sitio abierto a distintas expresiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s