Río por no llorar

Por Jorge Suárez / @Muurdoc

“Todo está cambiando. La gente se toma en serio a los humoristas y a los políticos, como una broma”, decía el humorista estadounidense Will Rogers por el año de 1930. Y es que 87 años después, dicha percepción se ha hecho parte de la cultura y realidad de algunos países como México, donde el “humor” de nuestros políticos suele reflejar la corrupción e impunidad con la que se maneja la política en este país.

Precisamente hace algunos días me topé con un video que más que un spot, parecía una parodia por parte del exalcalde del municipio San Damián Texoloc: Miguel Ángel Covarrubias Cervantes, quien tuvo la idea de autorizar y ejecutar un discurso para promover su imagen utilizando frases de Frank Underwood, presidente de Estados Unidos en la famosa serie “House of Cards” y difundiéndolo a través de Facebook.

El video se hizo viral y todo parecía ser una evidente copia para los medios de comunicación; sin embargo, el exalcalde declaró que el proyecto había sido hecho con el simple fin de llamar la atención.

Independientemente de la intención, sería importante saber si el equipo de comunicación de Covarrubias pensó en lo delicado que podría ser utilizar la copia de un discurso para “llamar la atención” en un país en el que –lastimosamente- la copia y el plagio han sido recursos utilizados hasta por el mismo presidente así como por una gran parte de los actores políticos, no solo en sus discursos, sino también en documentos oficiales y académicos. Sabiendo esto, la manera de ver este simple propósito viral para llamar la atención se torna, contrario a la idea positiva de Covarrubias, como una acción negativa que raya en lo cínico y descarado que puede ser un político, afectando la credibilidad ya de por sí dañada del sistema político mexicano.

Creo que esta acción no le viene bien a nadie, ni al equipo que hay detrás de este personaje -quienes mostraron falta de tacto e ignorancia en relación a la deplorable situación política del país- ni al mismo Covarrubias que aunque cumplió su objetivo de estar en boca de todos, ahora lo recordarán como el político de Tlaxcala que no solo se inspiró en un personaje definido por la audiencia como un político despiadado, desleal y capaz de hacer cualquier cosa con tal de obtener el poder, sino que también intentó imitarlo. Ni mucho menos para los mexicanos, que no conformes con soportar la ineptitud, impunidad y corrupción de nuestros políticos, tenemos que ver positivamente estas lamentables imitaciones que nos hacen ver al político como ya lo venía viendo Rogers 87 años atrás: una vil broma.

Para ver el discurso de Frank Underwood haz clic aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s