Vegetariano y marihuano

Por Juan Manuel Aguirre / @Aguirreq

Después de estar viviendo algunos meses en el extranjero he podido tener acercamiento con gente de diferentes tradiciones religiosas, lingüísticas y culinarias. Desde los productos Halal para los musulmanes practicantes, pasando por los indios de la casta brahmánica que practican el vegetarianismo, hasta los modernos tipos de vegetarianos, veganos, glutenfóbicos, entre otros.

Para ser como soy: un mexicano de contexto socio-cultural cristiano, me llamó mucho la atención la frecuencia con la que la gente pregunta acerca del origen de la carne (principalmente res y puerco). O cómo en los supermercados los productos muestran con mayor visibilidad que en México sus prácticas agrícolas, pesqueras, etc., y cómo cumplen con altos estándares éticos y su compromiso hacia la sociedad y el medio ambiente. Y eso sin entrar en detalles sobre una distinta cultura de consumo ejemplificada por los boicots que el sindicato de alumnos de mi universidad tiene sobre ciertas marcas.

Sin embargo, me extraña sobremanera cómo la misma madurez en la toma de decisiones de consumo no se refleja de la misma forma en el consumo de la marihuana de este lado del charco. Si partimos del hecho de que la marihuana es ilegal en todas o algunas de sus etapas de producción y consumo en muchas partes del mundo, ¿no se deberían también considerar las implicaciones éticas de su consumo, más allá del clásico debate sobre su legalización?

Así como el vegetariano y el vegano se abstienen de comer productos animales o de origen animal para no contribuir con el aumento de la demanda de productos animales y así aportar con su dinero a una industria que afecta al medio ambiente y contribuye al sufrimiento animal, ¿no es también el consumo de la marihuana (independientemente de su status legal actual) una forma de apoyar una industria que subyuga agricultores, corrompe las instituciones y gana poder económico y físico (a través de las armas) en los países productores como el nuestro?

Consumir marihuana por el hecho de que debería ser legal, está perdiendo el punto de que, mientras no lo sea, su comportamiento económico alimenta el crimen y la violencia que azotan a nuestro país y otras regiones del mundo.

Si vamos a ser una generación más consciente de nuestros hábitos de consumo y de nuestra responsabilidad como comunidad política frente a un ambiente natural en decadencia, no podemos dejar de evidenciar estos tipos de hipocresía en nuestro comportamiento económico.  

Las opiniones expresadas en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s