De priistas y locos, todos tenemos un poco.

Por Renata Bermúdez / @Renbyh

“Yo veo un México convencido de que ésta es la hora de las respuestas; un México que exige soluciones. Los problemas que enfrentamos los podemos superar”.

Luis Donaldo Colosio.

Agosto 2017 ha sido testigo mudo de la Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), mismo que ha modificado parte de sus estatutos generales para la elección de candidatos de cara al año electoral 2017-2018, poniendo de manifiesto lo mismo a lo que aspiraba Colosio: al tiempo de los jóvenes.

En la reunión también se redujo el tiempo mínimo de militancia, que antes era de 10 años para aspirar a una candidatura, se pugnó por candidatos indígenas y paridad de género; además, se está atacando de raíz a los chapulines que tendrán un candado para ir de un puesto a otro si llegaron por vía de la representación proporcional y se ha creado una Secretaría Anticorrupción dentro del Comité Ejecutivo Nacional.

A decir del propio PRI, esto es parte de la transformación a la modernidad que necesita para ser un partido abierto e incluyente, más cercano a la gente y que permita aliarse con la propia ciudadanía. 

Tras la Asamblea, es inevitable recordar las palabras que expresara el propio Colosio años atrás: Los priístas sabemos que ser herederos de la Revolución Mexicana es un gran orgullo, pero ello no garantiza nuestra legitimidad política. La legitimidad debemos ganarla día con día, con nuestras propuestas, con nuestras acciones, con nuestros argumentos. Son palabras que no enarbola nuestro presidente, Enrique Peña Nieto, quien en julio pasado contaba con una aprobación de 20% por parte de los mexicanos.

Ser herederos de la Revolución ya no está siendo suficiente para un PRI que continúa por la vía de la vejez; el partido sigue estando bajo el control del grupo Atlacomulco e impide la renovación de las élites. No se están legitimando por la vía institucional; lo están haciendo por el voto corporativo que nada le sirve a una democracia que se encuentra en proceso de consolidación.

¡Es el tiempo de los jóvenes!, el tiempo y nuestras circunstancias nos exigen interesarnos por la política más allá de una afiliación partidista, para que no sean los mismos de siempre quienes elijan y quienes tomen las riendas del país.

¿Estamos preparados para la coyuntura política que este 2018 traerá consigo al renovar toda la estructura política de México?

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de ManatíMx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s