Odebrecht: La punta del iceberg del ‘Lozoyagate’

Por Eduardo Saavedra / @EduardoMx_

En los últimos días todos los medios de comunicación de este país se encargaron de difundir uno de los peores escándalos de corrupción que ha vivido México; el caso de la constructora brasileña Odebrecht y los presuntos sobornos de ésta hacia Emilio Lozoya Austin, quien fungió como director de Petróleos Mexicanos (PEMEX) entre 2012 y 2016.

La gravedad del asunto resulta en que esta constructora se ha visto envuelta en escándalos de corrupción en México y en otros países latinoamericanos como Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, Perú, Panamá, República Dominicana, Venezuela y también en otros como Angola, Mozambique y hasta en Estados Unidos; país en el que cabe destacar existe una investigación por parte del Departamento del Tesoro.

Tres directivos de Odebrecht afirman que su departamento interior encargado de las dádivas y los sobornos a altos funcionarios gubernamentales (según reportó un periodista poblano)  entregó 10 millones de dólares a Emilio Lozoya con el fin de que éste facilitara a la constructora jugosos contratos de obra pública. Cabe resaltar que Don Emilio es priista, y fungió como responsable de vinculación de la campaña presidencial de Peña Nieto; entonces imaginen apreciables lectores la lámpara maravillosa que el priismo volvió a encontrar en 2012, altos funcionarios en empresas paraestatales, contratistas extranjeros dadivosos y dinero prácticamente irrastreable; ahí lo tienen.

Otro de los datos preocupantes es que sólo a Emilio le tocaron 10 millones, ¿cuántos más se habrán repartido en este país? Sólo para dimensionar, la investigación de la Fiscalía Brasileña, estima que Odebrecht entregó en 12 países un monto aproximado de 800 millones de dólares.

El modus operandi aplicado en México es muy sencillo, el dinero provino del banco  Meinl Bank of Antigua situado en el país caribeño de Antigua y Barbuda, sí, también considerado un paraíso fiscal y éste era transferido a ciertas empresas registradas en países en los que ni siquiera realizaban operación alguna. Por cierto, un dato curioso: el banco de Antigua y Barbuda también es propiedad de Odebrecht.

El sospechosismo sobre Lozoya aumentó cuando se descubrió que en su Declaración de Situación Patrimonial eliminó bienes que anteriormente había reportado, como una casa adquirida al contado por un monto aproximado de 38 millones de pesos, según lo reportó CNN. Este es un caso que apenas empieza, la PGR tiene una enorme labor, que no empezó del todo bien dado que Don Emilio astutamente evitó declarar ante la autoridad, limitándose únicamente a conocer la carpeta de investigación que obra en su contra. Así que aún hay mucha tela de donde cortar y ni cómo ayudarles.

Nos vemos en otra más de este México mágico.  

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de ManatíMx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s