Ser uno mismo para ser otro- Primera Parte

Por Carlos A. García Hernández

En 2017 se cumple un centenario que conmemora el nacimiento del “Santo, la figura más emblemática de la lucha libre mexicana, de ese héroe de carne y hueso que impactaba al público asistente a las arenas donde se presentaba y lo mismo hacía cuando acaparaba la vista de todos sus seguidores en la pantalla grande a través de sus filmografías, pero antes de convertirse en la leyenda que es hoy en día, el enmascarado de plata fue un mortal que poco a poco se fue encumbrando dentro de los semidioses del pancracio nacional.

Rodolfo Guzmán Huerta, nació el 23 de septiembre de 1917 en Tulancingo, Hidalgo, fue hijo de Jesús Guzmán Campuzano y Josefina Huerta Márquez, siendo el quinto de siete hermanos dentro de la familia. En 1920, se trasladan a la capital del país en busca de nuevas oportunidades laborales.

Como todo niño inquieto, Rodolfo se sumergió en la práctica de diversos deportes buscando la esperanza de todos los niños sin esperanza: El triunfo deportivo, puesto que su situación económica no era la más óptima en aquél entonces, siendo esto un motivo para querer destacar en el ámbito deportivo, encontrando en la lucha libre a su aliada perfecta, puesto que sus hermanos ya daban muestra de sus dotes pancracistas. Fue entonces como surgió Rudy Guzmán, se promocionó en las mal llamadas arenas chicas como la Roma, la Escandón, La Libertad entre otras, todas dentro de la capital mexicana.

Empezó a llamar la atención de diversos promotores luchísticos por ser un gladiador aguerrido,  pero para algunos aún le faltaba cierto toque a su personalidad para encumbrarse como una estrella, puesto que Rudy Guzman no era un nombre tan atrayente para las masas que estaban habidas de un ídolo.

Debido a esta situación surgió el Murciélago Enmascarado en su segunda versión, en honor a Jesús “Murciélago” Velázquez. Esta situación le causó ciertos roses, fue entonces cuando el réferi y matchmaker, Jesús Lomelí lo persuadió diciendo ” tienes que ser tu mismo, y para eso tienes que ser otro”… Con esta idea surgió un nuevo personaje…

Esta historia continuará… no te pierdas la segunda parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s