Rompiendo paradigmas

Por Toño Leal / @leal8antonio

Malala Yousafzai no rompió paradigmas por ser la ganadora del Premio Nobel de la Paz más joven de la historia, Malala rompió paradigmas por la valentía de comenzar a escribir un blog en la BBC para compartir sentimientos e ideas al mundo, no solo de ella, sino de muchas mujeres más, ya que en Pakistán las niñas no pueden asistir a la escuela.

Casi todos nuestros límites los ponemos nosotros, para Malala la edad no fue impedimento para empezar a luchar por un sueño que implicaba a su vez, ser para los demás.

Para la Mars, la edad tampoco fue impedimento para subir un video, abandonar la oportunidad de estudiar e invitar a los demás a irse por el camino fácil para abandonar el trascendente; aquí otro ejemplo de lo que no y de lo que sí es romper un paradigma.

A pesar de esta situación la Mars en algo tiene razón, nuestro sistema educativo verdaderamente es obsoleto y se debe a que la iniciativa privada y el gobierno no han hecho un profundo estudio de mercado, no han tomado en cuenta a la mercadotecnia.  ¿Como piensan lograr un producto educativo atractivo y eficiente para una generación con nuevas ideas? 

En ocasiones pensamos que legislando solucionaremos los problemas, por ejemplo, nuestro articulo tercero constitucional nos otorga el derecho de recibir educación y que el estado la garantice. ¡Qué bonito suena, pero la realidad en México no es así! es por ello que el ejecutivo y la iniciativa privada tienen es sus manos la verdadera esperanza de México, pero no solo con miras a crear grandes profesionistas, también debe hacerse con la firme vocación de lograr grandes seres humanos.

Somos la generación más rica de la historia porque podemos ingresar a muchísima información y compartirla, pero tristemente estamos desaprovechando la oportunidad. Es por eso que el modelo educativo debe girar entorno a que nunca falten las ganas de aprender, los maestros deben de inspirar y no  hacer a que los estudiantes memoricen contenidos que probablemente en un futuro serán inútiles para luchar por sus sueños.

Independiente de la tecnología y si los robots llegan a ser mejores que nosotros, que si lo serán, la verdad es que siempre habrá tareas que no vamos a querer que hagan, como dictar una sentencia, ser políticos o militares; ante este panorama tenemos que enseñar a las personas a tomar decisiones.  

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”, decía Benjamin Franklin. Una idea tan poderosa que propongo como inspiración de un nuevo modelo educativo, que busque despertar el talento de todos, donde las universidades dejarán de existir si no innovan con espacios que combinen lo teórico con lo práctico y dejen de comerciar con los títulos universitarios.

Recordemos que las oportunidades de las cuales gozamos, como una mejor educación o situación económica, son para compartirlas con otros que no las tienen, por ello tenemos una gran responsabilidad, es por eso que para romper paradigmas, es muy importante que nunca olvidemos el por qué empezamos a luchar.

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s