Germinó la esperanza

Por Jorge Luis Salazar / @jorgelusalazar

La tragedia

Siendo la 13:14 horas del martes 19 de septiembre un sismo de 7.1 grados en la escala de richter sacudió el centro del país, a esa hora la gente estaba en la escuela, el trabajo, trasladándose a recoger a sus hijos o en alguna otra actividad, pero la tragedia llegó y con ella el miedo a lo frágil que es la vida.

La crisis

Llegó la preocupación por los familiares, los amigos, el caos se apoderó de los pueblos y las ciudades que fueron devastadas, se fue la energía eléctrica en varios lugares, la señal de los teléfonos celulares comenzó a fallar. Todos querían correr a abrazar a sus seres queridos, saber que estaban bien, en Twitter muchos se ofrecieron para contactar a otras personas y avisar sobre su situación.

La reacción

Empezaron a solidarizarse, abriendo sus casas, compartiendo sus coches, dando un abrazo, liberando sus redes de WiFi para que pudieran avisar a sus seres queridos o preguntar si estaban bien. Comenzaron a organizarse a pedir ayuda y a darla, las personas se movilizaron como pocas veces se ha visto y de pronto la generación “apática” salió a apoyar.

El rescate

Las brigadas de rescate comenzaron inmediatamente, muchas personas habían quedado bajo los escombros, era necesario actuar rápido.

La convocatoria

Así internet ha sido la gran herramienta de convocatoria para pedir ayuda y darla, para hacer mapas en google sobre los centros de acopio, para compartir recomendaciones, para denunciar las corruptelas que han salido a la luz después del desastre, para transmitir en FB live e informar sobre lo que está pasando.

La ayuda

Después de esto miles de personas han acudido a socorrer a otros, han sido brigadistas, han utilizado sus bicicletas, sus casas, han recolectado datos, han donado lo que tienen porque alguien lo necesita en estos momentos, la solidaridad nos ha unido con un solo propósito aliviar el dolor de los que lo perdieron todo o rescatar a las personas que siguen bajo los escombros.

La esperanza

Con esto germinó la esperanza, la unidad, la lucha por la vida de un país que se pone de pie ante la adversidad.

Los héroes

Aquí es donde los héroes y las heroínas han salido, levantando piedras, utilizando palas, preparando comida para los rescatistas, consiguiendo medicamentos, comida y ropa.

La desinformación

Pero también ante la tragedia muchos han desinformado con o sin intención sobre lo que está sucediendo, dificultando con ello el trabajo de otras personas.

El reality show

Esto ha dado lugar a que como en muchas otras ocasiones se utilicen los momentos de angustia y pánico para crear un reality show que conmueva a las millones de personas para fines comerciales de los medios de comunicación.

La desorganización

Con ello también ha llegado la desorganización a muchos lugares, por información falsa, por el exceso ayuda o por la falta de ella.

La corrupción

Hemos visto con el pasar de los minutos las irregularidades sobre como estaban construidos varios edificios, hemos visto también el intento de deslindar responsabilidades de quienes claramente tienen algo que ver.

El oportunismo

Muchas personas se han aprovechado de otras viendo la necesidad de ayuda, utilizando cuentas falsas para recibir donaciones, estafando por teléfono, haciéndose pasar por personas de organizaciones o instituciones gubernamentales y robar.

Los políticos

La clase política ha sido la de siempre, utilizando la tragedia para promocionarse, tomarse selfies y ganar capital político, ignorando las necesidades de las personas o obstruyendo el trabajo de otras.

El enojo y la indignación

Lo que ha dado lugar a la indignación y el enojo de quienes han sido testigos, de quienes han dado sin esperar reconocimiento, con el único propósito de levantar a los caídos.

El cansancio

Después de horas y horas de trabajo, de caminar, gritar, sudar, la gente se ve cansada pero sigue viva la llama de la esperanza en sus rostros, comiendo y durmiendo poco, olvidándose de si mismos por darlo todo por quienes lo necesitan.

Los sobrevivientes

Han llegado las buenas noticias, personas han sido rescatadas con vida, sus familiares se han alegrado y han agradecido de volver a estar con ellos.

La creación de redes

Y ante la situación de desorganización, varios colectivos, personas, ONG’s se han unido para tejer lazos, compartir información y no entorpecer el trabajo de otros, creando y sistematizando los esfuerzos, dando el siguiente paso que es a largo plazo, para curar las heridas de un pueblo cansado.


Hay muchas dudas sobre lo que viene ahora, ¿se perseguirá a los responsables de los casos de corrupción?, ¿toda la ayuda llegará a las personas que lo necesitan? o ¿veremos las donaciones como despensas en las elecciones del 2018?, ¿seremos capaces de mantenernos unidos?, ¿esta sociedad buscará incidir activamente en la política después del desastre?, debemos salir fortalecidos y no nos debemos soltar.

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de ManatíMx

 Fotografía Adrián RC
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s