¡El panismo poblano está de fiesta!

Por Renata Bermúdez / @Renbyh

El panismo poblano está de fiesta por el registro de Eduardo Rivera como precandidato a la Presidencia Municipal de Puebla, acontecimiento que ha llenado las redes sociales del propio Partido Acción Nacional (PAN) con el respaldo de Martha Erika Alonso de Moreno Valle y amigos militantes del partido. Si bien, para mí Rivera Pérez ha sido un ejemplo de cómo se debe amar a Puebla, a la política y al mismo PAN, no estoy segura de celebrar su candidatura, ¿por qué?

Hay que recordar que “Lalo” al dejar el cargo de edil municipal, se convirtió en un fuerte opositor al Morenovallismo, él junto con sus más cercanos estuvieron en el ojo público; le embargaron la casa, había un juicio en su contra para buscar su inhabilitación como servidor público rumbo al 2018 y comenzó a formar su plataforma independiente.

Más tarde, el 28 de junio, el Juzgado Tercero de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativa y de Trabajo y Juicios Federales le concedió un amparo para que su nombre no estuviera en la lista de servidores públicos “fichados”. Desde redes sociales, él se dedicó a señalar la persecución en su contra, que a mí me parecía feroz y cobarde. Siempre respaldado por su esposa, quien con su sobriedad, elegancia y buen porte acompañó en cada momento a Rivera.

¡De verdad cuánto los admiro! Admiro su matrimonio, su amor por Puebla, la carrera que estudiaron, que es la misma que decidí estudiar yo y en la misma universidad. Rivera Pérez desde que fue diputado local, fue para mi mamá un ejemplo de servidor público, mi abuela pidió ir a la casilla a votar por él, y yo le prometí a ella que si él iba para gobernador, yo votaba por él en las próximas elecciones.

Porque en realidad, el movimiento que estaba desarrollando en sus redes sociales y en sus comentarios, no era para ser alcalde, ¡no!, por ello toda la persecución política en su contra, porque es un fuerte oponente para Martha Erika, porque en sí mismo, la gente lo quiere, es un político cercano, ya que desde su campaña, él se paraba en las calles a repartir volantes, donde antes ningún político se había parado, frente a una gasolinera que se ubica en la 11 sur y 105 poniente, donde mi hermana lo vio y decidió votar por él.

Yo no sé si celebrar su candidatura, porque para mí siempre ha sido un político congruente con sus valores y los valores del partido, partido al cual le ha dado más que la vida, pero que sigue secuestrado por una versión diferente del Maximato de los años 20 y 30, que está siendo usado para logar los fines de unos cuantos que nunca habían sido panistas y a la primera que les sale un hueso, regresan a su viejo PRI, como Lozano, personas así no necesita la política nacional, ni local.

Y aun así, votaré por Rivera, porque aunque siento que traicionó a su conciencia al aceptar ser candidato municipal, creo que también es un contrapeso con lo que está pasando dentro del partido, que puede liberarlo de las garras de Moreno Valle y sus ganas de hacer un Maximato a la poblana, ¡Eduardo, no me falles, no le falles a los poblanos, a tus colegas y tampoco a tu partido!

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s