Ferriz, tienes razón

Por Abayubá Duché / @AbayubaDuche

Por años, el periodista Pedro Ferriz optó por mantener una postura benevolente, por no decir oficialista, frente al gobierno federal. No fue hasta hace poco que, decidido en convertirse presidente de la república, se involucró en el terreno electoral como aspirante a candidato a la presidencia de México. De pronto se convirtió en un gran crítico de la autoridad electoral, esa misma que defendió en 2006 y 2012. Pero más allá de su conversión al criticismo electoral mexicano, prácticamente todo, si no es que todo lo que dice en relación al desempeño del Instituto Nacional Electoral (INE) es cierto. Veamos pues.

Pedro Ferriz señaló desde las primeras semanas de recolección de apoyos ciudadanos que la aplicación del INE, que es el único medio por el cual se recolectan las firmas que soportan una posible candidatura independiente, no funcionaba correctamente. Por supuesto que la autoridad electoral negó rotundamente el señalamiento que, por cierto, todos los aspirantes hicimos.

Paralelamente, el periodista insistió en la importancia de abrir la aplicación a todos los ciudadanos, es decir que cualquier persona pudiera firmar desde su dispositivo por una o un aspirante a una candidatura independiente. Sí, por ilógico que suene, el INE decidió que solo los auxiliares registrados por un aspirante podrían recolectar firmas, cosa que complica significativamente la recolección de las mismas, ya que para que una o un ciudadano haga uso de sus derechos político-electorales a través del apoyo a una candidatura independiente, debe proporcionarle a un desconocido (el auxiliar) un conjunto de datos personales como su fecha de nacimiento, teléfono celular, correo electrónico, una foto facial y una foto de la credencial de elector.

Asimismo, Ferriz denunció que se le ofreció el padrón electoral nacional, ese mismo que contiene todos los datos de nuestras credenciales para votar y que Margarita Zavala, el Bronco y Armando Ríos Piter ocupan para falsificar apoyos ciudadanos que, de hecho, les permiten oscilar entre las 800 mil y 1 millón de firmas. Esto ya implica un delito electoral grave, primero porque hay alguien, dentro o fuera del instituto, que tiene acceso  a los datos personales de todos los ciudadanos mexicanos y hace con ellos un uso perverso y segundo porque hay alguien dispuesto a comprar esos datos sabiendo que dadas las prácticas electorales en México, pueden quedar en la impunidad. Veremos si el INE aplica la ley a raja tabla y deja fuera de la contienda a estos tres aspirantes, o si por el contrario se ajustaran a las negociaciones que desde los pinos se llevan a cabo para fragmentar el voto que le permita al PRI ganar la presidencia en 2018.

Por ahora los miembros del consejo general del INE tiran de loco a Ferriz

Por último, debo admitir que me resulta interesante y reprobable a la vez que quienes se autonombran actores relevantes de la transición democrática en México, ocuparon por décadas el argumento de que el gobierno era sordo frente a las exigencias ciudadanas pero ahora que ellos forman parte de la burocracia de las instituciones “democráticas” que construyeron, se niegan sistemáticamente a escuchar a los ciudadanos. Con la mano en la cintura el consejero electoral Ciro Murayama descalifica los argumentos de Ferriz y muchos otros; Patricio Ballados, director de la comisión de prerrogativas y partidos políticos desdeña, sin un procedimiento claro y abierto, pruebas contundentes del mal funcionamiento de la aplicación; Benito Nacif promociona, sin sustento y sin éxito, el gran funcionamiento del órgano electoral. En pocas palabras, el instituto ha decidido responder a los intereses partidistas y dar la espalda a la ciudadanía que, dicho sea de paso, reprueba el actuar del instituto y lo pone como una de las instituciones con menos credibilidad en el país.  

El mutismo institucional en México parece haber contaminado al INE, ese mismo que nos costará 25 mil millones de pesos este año, ese mismo que tendrá que organizar más de 3 mil 300 elecciones, ese mismo que ni siquiera logra tener la confianza del 30% de la ciudadanía, ese mismo que ha decidido ignorar, como en viejos tiempos del autoritarismo mexicano, a la ciudadanía.

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s