¡Justicia para todas!

Por Renata Bermúdez / @Renbyh

Cuando se disparó la violencia de género en Ciudad Juárez se empezaron a realizar investigaciones que permitieran la comprensión del fenómeno; se estudiaron diversas variables para poder entender a las víctimas: por género, ocupación, grupo de edad e incluso en las zonas que vivían considerando la pobreza como un condicionante para que fueran víctimas de feminicidio.

Sin embargo, en su ambiente había otro factor relevante y que se tomó en cuenta para la perpetuación de la violencia: la anomia, ¿qué es? La desorganización social, la carencia de normas sociales que regulen la convivencia, es decir, no hay transgresión porque las normas son débiles y es lo que promueve que los agresores continúen operando.

Todo lo anterior me vino a la mente durante la semana porque vi en Twitter y en las noticias que la Fiscalía estaba dando un mes más para desahogar las pruebas e inculpar a Ricardo Alexis como asesino de nuestra compañera, Mara Castilla, un caso por demás doloroso. Lamentablemente ella no es la única mujer en nuestro estado que está esperando justicia.

Paulina Camargo, por ejemplo, se encuentra en calidad de desaparecida desde el 25 de agosto de 2015, embaraza y asesinada por su pareja; su familia no tiene claro qué pasó con ella después de haber salido con su novio de una clínica para una revisión de rutina. La madre de Paulina ha dicho que si su hija está muerta, lo único que quiere es tener el cuerpo para poderle llevar unas flores a ella y a su nieto, se han dado inconsistencias en el caso, y aunque el victimario está encarcelado, dado el sistema de justicia, podría salir.

Otro caso es el de Tania Verónica Lunaestudiante de Sociología de la BUAP, investigadora de temas de género, fue encontrada con signos de tortura en su casa ya que estaba amarrada a la pata de una mesa y aun así, se sospechó que fuera un suicidio. Lo último que se supo es que un hombre del cual no se sabía si era amigo o novio, fue el asesino y se habían conocido a través de una red social.

Ante este panorama quiero pensar que Mara no será una más, Mara será quién nos ayude a vencer la anomia que impera en la sociedad poblana, que su rostro conocido a nivel internacional será el rostro de todas las mujeres que han sido asesinadas por sus parejas o por desconocidos para lograr que al fin los agresores tengan los castigos necesarios y que a las mujeres no se les revictimice.

Sueño con el día que desaparezcan de la faz de la tierra los hombres que piensan en las mujeres como objetos y creen que el acoso callejero son piropos, o creen que pegarle a una mujer o matarla los legitima como el sexo fuerte.

Cuando eso se cumpla, nunca más volveré a escuchar el grito: ¡Vivas nos queremos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s