¿Algo que celebrar el 8 de marzo?

Por Renata Bermúdez / @Renbyh

Está próximo el 8 de marzo, día donde nos van a felicitar a todas por ser mujeres, particularmente, los hombres. Nos regalarán flores, alguna tarjeta con flores y de color rosado, pero yo no tengo nada que celebrar. Soy mujer y no celebro el 8 de marzo, no lo celebro no porque no me sienta orgullosa de serlo, realmente lo estoy.

Estoy orgullosa de ser mujer porque puedo gozar de los derechos que no teníamos antes: porque puedo votar, usar pantalones, vivir despeinada y salir a la calle. Usar labial rojo o no usarlo, porque pude estudiar en la universidad una carrera que se ha pensado es exclusiva de hombres. Porque puedo decidir si casarme o no, tener hijos e incluso relaciones sexuales antes del matrimonio. Porque puedo salir de noche y tomarme una cerveza o incluso, fumar. Porque puedo trabajar todos los días a la par de un hombre.

Por eso me siento orgullosa de ser mujer, pero no todas las luchas están ganadas, aún nos falta mucho para poder ser las mujeres libres que soñamos. Para lograr que no se nos crucifique porque decidimos no tener hijos o no casarnos y se nos llame “quedadas”. Para lograr que tengamos relaciones con quien queramos y no se nos llame “putas”.

Te puede interesar: “Cuídate, empodérate”

Todos los días sueño con el día que termine la violencia de género, el día en que no tenga miedo de salir vestida de falda a la calle porque alguien me mirará y me seguirá o me dirigirá unas palabras incómodas, sueño con el día en que no tenga miedo de caminar por las calles de noche sola o con algunas amigas, sueño con el día en que no tenga que llevar un gas pimienta en la mano mientras me subo al transporte público, sueño con el día en que los asesinos de esas mujeres sean castigados realmente.

Por ello no celebro el 8 de marzo, porque aún se sigue teniendo la visión de la vulnerabilidad, se cree que las mujeres necesitamos cursos de maquillaje, de modales, porque debemos reírnos bajito, de vestir de falda debajo de la rodilla con las piernas cruzadas y las manos sobre el regazo.

Mientras ese sueño se ve sobre la faz de la tierra, pienso en aquellas palabras: “Cuídate, empóderate”, busco todos los días las formas de cuidarme ante la violencia machista y de empoderarme en la libertad individual que se me dio desde que fui concebida.

Te puede interesar: “Me niego a vivir en un mundo machista”

Y para las mujeres que sí celebran el 8 de marzo: ¡Felicidades por nacer mujer, eres fuerte, eres libre, eres independiente! Que nadie te haga creer que no puedes, que tu dignidad es menor, que tus actividades sólo son domésticas, vive libre, vive feliz, vive sororidaria.

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s