La tentación presidencial

Por Abayubá Duché / @AbayubaDuche

No es nuevo que el gobierno federal ocupe las instituciones del Estado mexicano como instrumentos electorales en beneficio de sus predilectos, tampoco que el presidente de la república tenga enormes y discrecionales capacidades para ocupar dinero del erario para financiar campañas, obviamente de manera ilegal.

2018, no fue la excepción, Enrique Peña Nieto ha mostrado que está dispuesto a casi cualquier cosa con tal de proteger sus intereses, incluso si es necesario poner en entredicho la estabilidad del país.

Esta vez el atacado es Ricardo Anaya, aquel que aplaudió innumerables ocasiones al presidente, quién aprobó las reformas estructurales y visitaba los pinos cada quince días, ese mismo, ahora es señalado sin piedad por el gobierno. Algo se habrá roto en en esa relación.

Y no es que indulte a Anaya, su riqueza llama mucho la atención. En este país los políticos tienen tiempo para ser extraordinarios empresarios capaces de acumular riquezas impactantes, pero más allá de eso, es evidente que el diseño institucional mexicano deja mucho que desear.

Te puede interesar: Democracia mexicana, una mentira común

Por ahora las encuestas no muestran que esta cacería le de un gran beneficio al PRI, pero al menos ya se logró implantar la idea de que Anaya, al igual que el PRI, es corrupto.

Por ahora Andrés Manuel canta solo en la cima y si sus contrincantes no hacen un buen cálculo, podrían dejarle camino abierto a quien, en principio, es el gran enemigo de los dos.

No puedo terminar sin precisar que el uso político de las instituciones no es nuevo, hace 6 años, Felipe Calderón cayó en la misma tentación. Frente a una campaña que no emocionaba a nadie, el entonces presidente metió las manos, curiosamente, a través de la PGR, al igual que ahora, para acusar a gobernadores priistas de corrupción. A pesar de esto, hay quienes siguen defendiendo la idea de que en México vivimos en democracia. Faltaba más.

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s