¿Qué significa ser la única?

Por Jessica Badillo de Más Que Una Hincha

Muchas veces pensamos que ser la única o el único en algo es bueno y que destacar en ciertas situaciones nos va a traer grandes beneficios, pero en el caso de las mujeres en el futbol, esto puede no ser tan agradable.

A veces ser la única niña que quiere jugar futbol en la primaria puede desencadenar burlas por parte de los demás compañeros. Ser la única chica que quiere ir a ver el partido puede generar rumores entre las demás personas. Ser la única mujer que puede argumentar sobre futbol en la oficina puede hacer que los demás se sientan incómodos.

Para Maribel Domínguez ser la única en atreverse a persuadir la carrera de futbolista profesional, la llevó a tener que salir de su país y a luchar durante toda su carrera para ganarse un lugar. Para Charlyn Corral, ser la única mujer mexicana en haber ganado un trofeo de goleadora en España no le resultó en más patrocinadores o en un boom mediático.

Para Mar Ibarra, ser la primera en atreverse a formar un club femenil profesional en México la llevó a sufrir las consecuencias del machismo en nuestro país. Hablando de machismo; para Marion Reimers, ser la única en atreverse a decir las cosas como son la ha llevado a sufrir amenazas y ser tratada de muy mala manera en redes sociales.

Estos ejemplos son unos cuántos de los muchos que a mí y a muchas mujeres en el futbol nos dan fuerza día a día para seguir en este camino. Un camino en el que nos enfrentamos con mayores obstáculos que los hombres. ¿Acaso los hombres son cuestionados constantemente sobre su capacidad para desempeñar su trabajo? No, la gente asume que por el simple hecho de ser hombres deben saber de futbol.

En el equipo donde colaboro soy la única mujer en mi área. Y no es por falta de oportunidades, afortunadamente mi directiva ha sabido incorporar a mujeres a diferentes áreas del equipo. Pero aún falta mucho, ya que los postulantes para la mayoría de las vacantes casi siempre son hombres.

Entonces, el problema viene desde el inicio. Desde que nos dan muñecas y a ellos les dan balones. Desde que mis maestros de periodismo me asignaban notas de espectáculos y a los hombres les tocaba cubrir deportes. Desde que el primer entrenador te dice que siendo mujer no tendrás oportunidad de hacerte profesional.

Tenemos que cambiar la mentalidad de que no se puede, de que no hay oportunidades, de que para lograrlo hay que irse a otro lado. Estamos aquí en estos momentos ante una gran oportunidad. Los medios están abriendo espacios y están aprendiendo a hablar de futbol femenil. La Federación Mexicana de Futbol ha sabido escuchar lo que llevábamos pidiendo por años y tenemos ya nuestra Liga MX Femenil.

Pero también nos toca a nosotros, los espectadores, los lectores, la afición. Tenemos que aprender a vivir en un mundo donde ser la única niña que jugaba futbol te puede convertir en la única mexicana con un récord histórico en España.

Si bien, todavía es un camino difícil, tenemos que abrir la conversación y entender que el futbol femenil ha estado aquí desde hace mucho, que las mujeres en el futbol existimos dentro y fuera de la cancha, que muchas veces empezamos a trabajar de manera gratuita y que ya es tiempo de visibilizarnos y de ocupar el lugar que merecemos. 

No somos únicas, habemos muchas con el mismo sueño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s