Investigación periodística deja en duda los mecanismos de la democracia poblana

A tan sólo unas horas de que de que el magistrado José Luis Vargas anunciara que propondría al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) un proyecto para anular el triunfo de Martha Erika Alonso y convocar a nuevas elecciones en el estado, el medio de comunicación digital, Lado B, publicó una investigación realizada con apoyo de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) en la que recopila varias de las irregularidades que sucedieron durante y después de la elección del 1 de julio.

Te puede interesar: La elección de Puebla tambalea: magistrado propone anulación

Mientras a nivel país ya se dio el cambio de poderes: el PRI dejó Palacio Nacional y Los Pinos en manos de Andrés Manuel López Obrador y de Morena, en Puebla la moneda sigue en el aire. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) aún no ha dictado su resolución a la impugnación que el morenista Luis Miguel Barbosa presentó ante el resultado electoral que da el triunfo a la candidata del PAN, Martha Erika Alonso Hidalgo, escribió Lado B.

A continuación, compartimos un fragmento de la primera entrega que estarán publicando en su portal.

1 de julio, la estrategia: reventar la elección

La noche del sábado 30 de junio en las bodegas ubicadas atrás del Mercado Hidalgo hubo un movimiento inusitado.

Durante el día es una de las zonas más transitadas de la ciudad, pues el Hidalgo colinda con el Mercado Unión; a unos pasos hay un centro comercial, decenas de locales y está a menos de un kilómetro de la Central de Autobuses, pero en la noche las calles se vacían y se vuelven –más– peligrosas.

Sin embargo, horas antes de la jornada electoral más grande y compleja que ha vivido el estado de Puebla, hasta esas bodegas, donde en 2015 hallaron un tráiler con reporte de robo, llegaron decenas de sujetos a bordo de varios autos.

La mayoría provino de algún barrio de la ciudad respondiendo a la convocatoria de su pandilla y ya sabían qué hacer: “cuidar las casillas del PAN” y, si era necesario, “hacer desmadre”. El pago prometido osciló entre los 500 y los 2 mil pesos; según el sapo, la pedrada.

Este “contrato de servicios” no es inédito. Operadores de diferentes colores y pandilleros, con los que habló LADO B, cuentan que el uso de grupos de choque es una constante electoral, pero en esta ocasión tuvo una característica particular: el grupo que daba las órdenes tenía un mayor nivel de violencia, portaba armas de fuego e intimidaba a la menor provocación.

“A nosotros –dijo Juan Pablo Cortés, abogado de la coalición Juntos Haremos Historia, a LADO B– nos notificaron de la presencia de hombres armados en esas bodegas la mañana del domingo 1 de julio”.

Lo mismo declaró Jordán Miranda Trejo, consejero local del INE, al periodista Sergio Mastretta: “En la sesión de Consejo Local y vía whatsapp, muy temprano, recibimos información de grupos de gente armada que se estaba organizando en ciertos lugares. En el Consejo Local, el representante del Partido del Trabajo (José Germán Elvira) informaba de grupos armados atrás del Mercado Hidalgo”.

Para esa hora, los pandilleros convocados una noche antes ya estaban distribuidos en todo el estado y a la espera de instrucciones.

Primero la calma

Puebla llegó a la jornada del 1 de julio con la sombra de la violencia a sus espaldas.

El estado ocupó el segundo lugar nacional, junto con Michoacán y Oaxaca, en número de asesinatos políticos durante las campañas electorales. Y fue la entidad más violenta del proceso electoral, de acuerdo con el Séptimo Informe de Violencia Política en México 2018, realizado por la consultora Etellekt: 31 homicidios, de los cuales 15 eran precandidatos o candidatos, y 113 agresiones se registraron entre el 8 de septiembre de 2017 y el 1 de julio de 2018 en contra de personas relacionadas con los comicios.

Durante los últimos dos meses de campaña los niveles de violencia obligaron al gobierno del estado a hacerse cargo de la seguridad en tres municipios; dos de estos vinculados con el huachicol o robo de combustible: San Martín Texmelucan y Amozoc.

En la escuela primaria Hermanos Serdán, ubicada en la colonia Tres Cruces se instalaron las casillas de la sección 1537. Una de las que fue asaltada por grupos de personas armadas. Ahí se reportaron 3 personas heridas, una de ellas por arma de fuego. Foto: Ámbar Barrera

Que se desatara la violencia el día de la elección no fue del todo inesperado. La sorpresa fue que la mayor parte de ella, la más visible, estallara en la capital.

El arranque de la jornada electoral fue con relativa calma.

La única “incidencia” digna de titulares fue el robo de dos paquetes electorales en Izúcar de Matamoros –la entrada a la mixteca a 69 kilómetros de la capital– a las 6:30 a.m. en la sección 741 contigua 1, con 1656 boletas de la elección para gubernatura, diputaciones locales y ayuntamientos.

La “incidencia”, como calificó la autoridad electoral a todos los sucesos del día sin mediar niveles, sucedió en el domicilio de la funcionaria de casilla Teresa de Jesús Hernández Navarro, y se denunció ante el Ministerio Público a las 9 de la mañana.

Fue la única casilla que no se instaló.

Cerca del mediodía, las quejas ciudadanas en redes sociales se concentraron en la insuficiencia de boletas en las casillas extraordinarias, mientras en el Consejo General del Instituto Electoral del Estado (IEE) los representantes de los partidos reportaron “incidencias” menores en otros municipios. Pero hasta el primer receso de la sesión de ese día, a la 1:38 p.m., la jornada transcurrió con cierta normalidad.

El Partido Acción Nacional (PAN), del cual emana la ex candidata de la coalición Por Puebla al Frente, Martha Erika Alonso Hidalgo y su esposo, el ex gobernador, Rafael Moreno Valle, recibió a las 10 de la mañana su primer corte estadístico sobre la elección, y recibió otro cada dos horas.

Antes de las 2 de la tarde, el equipo de la hoy gobernadora electa sabía que la votación en el municipio de Puebla no le favorecía y sabía, además, en qué colonias le favorecía menos. A esa hora algunos representantes del PAN, de las zonas que serían golpeadas por la violencia, abandonaron sus casillas confió a LADO B un operador del PAN.

A las 2:15 comenzaron los ataques.

Para leer el reportaje completo haz clic aquí.

Por cierto, Lado B se encuentra en una campaña de fondeo, si te gustó este trabajo puedes apoyar donando desde 100 pesos a través de Kickstarter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s