Los niveles de escolaridad ahondan las desigualdades entre los municipios de Puebla

 Los niveles de escolaridad ahondan las desigualdades entre los municipios de Puebla

Entre los municipios de Puebla con mayores y menores niveles de escolaridad subyace una desigualdad histórica relacionada con la pobreza, la migración y el embarazo adolescente.

LUIS SORIANO | @LuisSorianortz
MARIO GALEANA | @MarioGaleana_

Sólo 37 kilómetros separan a San Andrés Cholula de Teopantlán, pero no hay municipios en todo el estado de Puebla más distintos en cuanto a escolaridad, un indicador que refleja las diferencias históricas entre comunidades urbanas y rurales

Mientras los habitantes de San Andrés Cholula han estudiado en promedio hasta 12.1 años —un poco más de la preparatoria concluida—, los habitantes de Teopantlán sólo han cursado 4.8 años de educación básica, lo que equivale a decir que no superaron el quinto año de primaria.

De acuerdo con el último censo del INEGI, San Andrés Cholula y Teopantlán son, respectivamente, los municipios con el mayor y el menor grado promedio de escolaridad entre la población de 15 años o más en todo Puebla.

En los municipios con los niveles de escolaridad más altos, las personas estudian entre nueve y 12 años. En los municipios con los niveles más bajos, entre cuatro y cinco años. Gráfico: Valeria Bautista.
En los municipios con los niveles de escolaridad más altos, las personas estudian entre nueve y 12 años. En los municipios con los niveles más bajos, entre cuatro y cinco años. Gráfico: Valeria Bautista.

Los municipios con los grados de escolaridad más bajos comparten una condición: son regiones rurales, enclavadas en las serranías del norte y el sureste del estado, o en la calurosa región de la Mixteca poblana.

Tepetzintla, Chiconcuautla, Hermenegildo Galeana, Eloxochitlán, San Felipe Teopatlán, Vicente Guerrero, Coyomeapan, Olintla y Zoquitlán son, al igual que Teopantlán, regiones en donde el promedio educativo de escolaridad no rebasa los seis años de educación.

Quizá te interese leer: Persiste brecha de género en escolaridad en Puebla

El rezago en estos 10 municipios es sólo uno de una larga lista de carencias: en promedio, nueve de cada 10 de sus habitantes viven en pobreza, y casi la mitad en pobreza extrema, según el Informe Anual Sobre Situación de Pobreza y Rezago Social del Coneval.

Para explicar el rezago educativo entre las zonas urbanas y rurales del estado, la doctora en Educación Laura Bárcenas Pozos, académica de tiempo completo de la Universidad Iberoamericana Puebla, propone volver al México de 1921: el año en el que se crea la Secretaría de Educación Pública (SEP) y José Vasconcelos se propone instalar una escuela primaria hasta el último rincón del país.

Municipios con mayor y menor grado promedio de escolaridad. Fuente: Inegi
Fuente: Inegi

“Para la década de los ochentas, en prácticamente todas las ciudades había escuelas de todos los niveles educativos: desde jardín de niños hasta niveles universitarios. Pero conforme las poblaciones iban bajando de ciudad a ámbito rural o indígenas, desaparecían los niveles superiores”, explica en una entrevista otorgada a Manatí.

Esa diferencia ha quedado marcada hasta nuestros días. En los 10 municipios del estado con el menor grado de escolaridad, sólo existen en promedio cuatro bachilleratos en cada uno. Y, a veces, ni siquiera eso: en Teopantlán, por volver al ejemplo inicial, sólo existe uno.  

“No hay forma de mantener una escuela si no tiene alumnos”, explica Bárcenas Pozos. Y propone dos explicaciones distintas para esta carencia de escuelas.

Esto puede interesarte: De cada 10 personas, sólo una accede a una “vida digna” en Puebla

Por un lado, una Secretaría de Educación Pública que pretende que los planes de estudio se cumplan de extremo a extremo, sin analizar si el conocimiento es significativo para los estudiantes en su propio contexto.

“Hay algunos estudiantes a los que la escuela no les significa nada, ha perdido sentido porque ya no la entienden y la SEP pretende que los planes de estudio se cumplan de cabo a rabo, entiendan o no”, abunda.

La académica considera que el funcionamiento deficiente de la SEP ha sido decisivo en este rezago educativo, pues la institución se dedica a la edificación de escuelas, pero el mantenimiento de éstas recae en cuotas comunitarias que muchas veces, debido a las condiciones económicas de las familias, no pueden ser costeadas.

Por otro lado, algunos estudiantes dejan de asistir a la escuela porque su condición económica hace necesario que busquen un trabajo y dejar las aulas significa “una oportunidad económica para los jóvenes que ven más beneficios en el trabajo que en un sistema escolar abandonado por las autoridades”, explica.

En este último escenario, factores como el embarazo adolescente o las tasas de migración son decisivos en el problema en la deserción escolar. Dicho de otro modo, los chicos forman familias o parten hacia el norte buscando un trabajo.

Dos de los diez municipios con mayor rezago educativo tienen un nivel "alto" de intensidad migratoria; el resto, un nivel "medio". Fuente: Los Migrantes Poblanos en Estados Unidos
Dos de los diez municipios con mayor rezago educativo tienen un nivel “alto” de intensidad migratoria; el resto, un nivel “medio”. Fuente: Los Migrantes Poblanos en Estados Unidos

Según el libro Los Migrantes Poblanos en Estados Unidos, elaborado por el Congreso del estado, Teopantlán y Vicente Guerrero —el primero y el quinto municipio con el menor grado de escolaridad— presentaban hasta 2010 un grado “alto” de intensidad migratorio. El resto de los ocho municipios con el menor grado promedio de escolaridad se encontraban en un grado “medio” de intensidad migratoria.

Y todo eso ocurre sólo en un estado en el que las distancias son algo más que una cuestión de kilómetros.

Artículos relacionados

Leave a Reply