¿Somos cómplices de los feminicidios?

Mujer

Por Renata Bermúdez /@Renbyh

Cuando era niña llegó a mis manos un separador de libros con la frase: “a veces la poesía dice honduras que la prosa calla”. Confieso que es uno de mis géneros literarios preferidos, no podría decir con seguridad quién es mi poeta predilecto, lo que sí puedo asegurar es que mi acercamiento con este arte fue gracias a la pluma de sor Juana Inés de la Cruz, con su tan célebre verso: “hombres necios que acusaís a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpaís”.

Y la monja rebelde del siglo XVII, por medio de sus líneas refleja cómo la mujer ha vivido con un estigma cultural. Se dice que el mundo está creado para un mundo masculino, y en parte es cierto: antiguamente el voto sólo estaba restringido a los varones, en Grecia, la mujer estaba considerada como inferior. Se relaciona la feminidad con debilidad, hemos sido educados en un mundo donde permean los machismos, incluso nuestras madres nos han inculcado “cómo se debe y no se debe comportar una mujer”. La cuestión de educación, va mucho más allá, cuando se impregna la intolerancia en la sociedad.

En América Latina, ser mujer es un riesgo, y aumenta en México. Según datos de Amnistía Internacional en nuestro país se cometen siete feminicidios diariamente.  Pero, ¿qué es un feminicidio? Son los asesinatos cuyos móviles son el sexismo, la misoginia, desprecio y odio hacia las mujeres, es la violencia extrema. Pero no todo puede considerase como tal, ya que está enmarcado por la violencia que se ejerce contra la víctima o la existencia de un parentesco.

Estados como Oaxaca, Puebla, Guerrero, Guanajuato, Chihuahua y Veracruz deben activar la alerta de género, pero quiere evitarse a toda costa. En Puebla en lo que va del sexenio morenovallista, se calculan 240 feminicidios. Veracruz en la primera mitad del 2015 registró 50 mujeres asesinadas. Ciudad Juárez, Chihuahua es uno de los casos paradigmáticos desde los 90 producidos con violencia inhumana. El Estado de México, activó la alerta de género en 11 municipios el pasado julio.

Hoy es un buen momento para preguntarnos: ¿hasta cuándo seremos cómplices de la violencia de género? ¿Hasta cuándo las mujeres dejaremos de educar generaciones de machistas? ¿Cómo podremos realmente asegurar la equidad de género? Y es que uno de los errores es que la mujer quiere suplantar el papel del hombre olvidando que somos complementarios, mutuamente trabajando lograremos mucho más, como decía Mario Benedetti (te quiero): “Y en la calle codo a codo, somos mucho más que dos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s