Revive el Vatileaks

Vatica

Por Eduardo Saavedra/ @_ESaavedra

“La Iglesia Romana se ha emancipado de toda obligación espiritual tras ser secuestrada por una jerarquía pretenciosa de construir el paraíso aquí en la tierra misma” Ruben Amón, periodista.

Esta semana nuevamente el Vaticano sufrió un duro golpe mediático luego de que se dieran a conocer los nombres del sacerdote español Lucio Vallejo y la italiana Francesca Chaouqui como principales perpetradores de la filtración de documentos económicos secretos de la cúpula eclesiástica romana. Los documentos ilustraban con lujo de detalle las finanzas del Banco Vaticano que le permitieron al Papa Francisco elaborar una estrategia a fin de corregir las deficiencias en materia económica de dicha institución, lo cual provocó la inconformidad del ala conservadora de la Curia romana.

El enojo de la Curia se justifica después de la publicación de dos obras sumamente incómodas, la primera de ellas titulada Via Crucis, del periodista Gianluigi Nuzzi y la segunda elaborada por Emilian Fittipaldi que lleva por nombre Avaricia, en dichos textos se pueden constatar los malos manejos de la economía de la Santa Sede, los escándalos inéditos surgidos a raíz del despilfarro económico por parte de colaboradores vaticanos así como la utilización del santo dinero para fines no justificados.

A pesar de la filtración de dichos documentos el Papa Francisco asegura que ello no lo detendrá en su proceso reformador al interior del Banco Vaticano; describe con gran detalle el periodista Rubén Amón que la Iglesia Romana se ha emancipado de toda obligación espiritual tras ser secuestrada por una jerarquía pretenciosa de construir el paraíso aquí en la tierra misma, de ahí que se desprenda la dura hipótesis de que el Papa Emérito Ratzinger haya renunciado al reconocer su incapacidad por combatir los malos y casi incorregibles hábitos de ciertos personajes prominentes de la jerarquía católica.

La corrupción al interior del Vaticano es tan severa que se equipara a la de Estados soberanos miles de veces más grandes como México, Colombia o Brasil; estimaciones realizadas calculan que en cuestiones económicas, de cada 10 euros destinados a la caridad sólo 2 alcanzaban dicho fin, mientras que el resto quedaba repartido o comprometido en otras esferas de poder.

Quizá para muchos sea difícil creer que una situación de dicha magnitud se pudiera dar en la nariz de tres pontífices distintos, sin embargo es necesario decir también que el control de la burocracia no es tarea fácil y mucho menos cuando se tiene en frente cientos de millones de euros. Sólo para dimensionar la cantidad de dinero que la Santa Sede mueve, basta con mencionar que en el año 2014 las ganancias del Banco Vaticano aumentaron a 76 mil millones de dólares gracias a la disminución de costos en ciertos rubros, aunque muchos críticos aseguran que gran parte de las ganancias provienen de malas prácticas como el lavado de dinero por parte de la mafia italiana.

Finalmente queda por reconocer el esfuerzo del Papa Francisco por limpiar la casa a pesar de los graves conflictos que sabe le acarreará dicho proceso, sólo esperemos que el primer papa latinoamericano no corra con la suerte de Juan Pablo I.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s