De Puebla, mujeres y panteones

mujer

Mujeres y varones no somos competencia, somos complementarios, tratemos de mirarnos con el mismo espejo, observando nuestras diferencias, pero sobre todo aquello que nos une y que en primera instancia es el ser humano, ser racional, emocional, social, político, tenemos una misma dignidad  y es lo que permite nuestra sobrevivencia.

Por Renata Bermúdez / @Renbyh

“Una ola de asesinatos contra mujeres sin precedentes”, sería un título ideal, pero la realidad no es así. Ciudad Juárez es el caso paradigmático que aconteció en México por ahí de los 90’s al 2000. Las víctimas fueron mujeres jóvenes de entre 15 y 25 años. Hoy nos enfrentamos, otra vez, a crímenes por odio de género, en esta ocasión en Puebla.

Los intentos por minimizar la situación han sido vanos, ¿será acaso por la contienda electoral en la cual se ha involucrado el anterior alcalde de Puebla Capital y tiene relación con la presentación del programa de ciudades seguras y libres de violencia contra mujeres y niñas? La pregunta está en el aire y la opacidad de la seguridad en la ciudad demostrada.

A lo largo del año (¡dos meses, dos meses!), las cifras de los asesinatos suman 15; mujeres encontradas en lotes baldíos, mujeres que se encuentran aún en calidad de desaparecidas, mujeres que no tienen identidad. ¿Hasta cuándo el gobierno estatal activará la alerta de género? ¿Hasta cuándo ser mujer en Puebla será sinónimo de riesgo, de peligro, de discriminación?

Es necesario resaltar que la alerta de violencia de género contra las mujeres no es discriminación a los varones; es un mecanismo que permite el mejoramiento de la calidad de vida de las mujeres con acciones encaminadas al respeto de los derechos humanos y el derecho a una vida libre de violencia. Su impulso permite erradicar la violencia feminicida mediante una legislación adecuada, la pueden solicitar organismos de derechos humanos, nacionales o internacionales y organizaciones de la sociedad civil.

Lo lamentable es que activarla tiene un procedimiento reglamentado por medio de una solicitud que se realiza frente al Instituto Nacional de la Mujeres y son ellos quienes admiten o no la solicitud. En lo que esto se realiza, las mujeres poblanas han tenido la iniciativa de unirse y hacer frente a la violencia, dándose consejos para prevenirla, usar UBER en lugar de taxis comunes, reportan mujeres desaparecidas… el  grupo: Red de mujeres en Puebla, al cual sólo pueden acceder mediante la invitación de mujeres que ya formen parte.

¿Hasta cuándo tendremos que cuidarnos hasta de nuestra forma para prevenir nuestras muertes? ¿Hasta cuándo seguiremos pensando que hay una “competencia desleal” entre varones y mujeres? Dejemos de competir y empecemos a trabajar. Mujeres y varones no somos competencia, somos complementarios, tratemos de mirarnos con el mismo espejo, observando nuestras diferencias, pero sobre todo aquello que nos une y que en primera instancia es el ser humano, ser racional, emocional, social, político, tenemos una misma dignidad  y es lo que permite nuestra sobrevivencia.

Las mujeres en Puebla decimos: ¡Ni una más!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s