De la Puebla de los Ángeles a la Puebla de los demonios

Por Noé Ixbalanqué Bautista / @Balamke

Puebla está en una franca descomposición social. La serie asesinatos a mujeres es uno de los lamentables indicadores de esta descomposición que, aunado a la indiferencia de las autoridades estatales y municipales así como del silencio de los aspirantes al Ejecutivo estatal, retratan esta dolorosa situación. Sin embargo este indicador es tan sólo un síntoma de un problema profundo que aqueja a la sociedad poblana y a la mexicana también. Problema del que todos somos responsables en alguna medida. Estos asesinatos son la punta del iceberg que todos formamos con nuestra participación, con nuestra indiferencia y con nuestro silencio… el mismo de los políticos.

Vivimos en una sociedad del egoísmo que fomenta la cultura del odio en la que todos los días nos movemos cada vez con mayor dificultad. En Puebla el alarmante incremento de asesinatos, tanto de mujeres como de hombres, es decir, muertes de seres humanos causados por otro ser humano, son el extremo del egoísmo fomentado desde hace varias décadas por el sistema neoliberal que se instaló en el país desde la década de los ochenta del siglo pasado. Con la difusión e instauración del valor del materialismo como capacidad óntica única de la persona a partir del consumo y consignado en la idea del “tener para el ser” el joven poblano se construye así mismo. El método para realizar este valor es la competencia contra el otro y para ello ha sido necesario considerar a ese otro como un extraño, un adversario, algo ajeno cuya presencia y cercanía amenazan el logro de tal valor.

Desde la infancia a los jóvenes poblanos el neoliberalismo, por medio del sistema educativo, tanto el formal, es decir la escuela; como el informal aterrizado principalmente en la familia y en los medios de información, les construyó la idea, por un lado, de que el otro es un objeto desconfiable, y por otro, la idea del YO como única posibilidad válida de mundo a partir de ser único, especial y diferente. De manera tal que estos niños han crecido en permanente conflicto entre la idea de sí mismos y la indeseable presencia del otro. Conflicto que se extiende a la propia naturaleza del ser humano que es su dimensión social como actividad vital cuya potestad principalísima es la comunicación. Lejos de construirse a partir de la interacción con el otro y con lo otro -esa alteridad- los jóvenes poblanos se están diluyendo como sujetos, tal y como lo predijo Alain Touraine al referir la crisis del sujeto moderno, reforzando la ruptura del tejido social producida sus padres.

La construcción del egoísta por y desde esa ruptura del tejido social, en el joven poblano, un sujeto limitado que se considera a sí mismo como uno acabado en su unicidad, deviene en la construcción de la cultura del odio. Sólo el egoísta odia al considerar al otro como su adversario y en extremo como su enemigo. La autorealización, la competencia, la envidia, la ambición, el orgullo, la vanidad y la diferencia son algunos de los componentes de los que el ser egoísta se vale para argumentar para la práctica del odio. En la actual interacción social privan tales elementos y la condicionan. Es por ello que un género odia al otro, que una relación de pareja se convierte en una relación de poder y de lo que comenzó como atracción finaliza en asesinato.

Todos en esta sociedad competimos contra el otro, hemos envidiado al otro, vemos la diferencia con el otro, desconfiamos del otro, odiamos al otro y no consideramos que para el otro somos el otro. Cada uno de los miembros de esta sociedad poblana somos cómplices de esos asesinatos, somos asesinos en potencia. Somos seres de odio, somos los demonios que habitan la que fuera la Puebla de los ángeles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s