La esclavitud del siglo XXI

esclavitud

Por Raul Rodríguez Brito de Plumas Progresistas

¿Qué hemos hecho para volver a hacer de las personas simples objetos, sin dignidad, sin valor, sin vida? ¿Cómo es posible que una sociedad civilizada y ética permita que la esclavitud exista y prospere?

“La verdad es sencilla: si no hubiera demanda, la prostitución no existiría. La prostitución no es un problema de la sexualidad femenina, es una creación masculina. Si los hombres alrededor del mundo no demandaran sexo pagado, no habría necesidad de acorralar, quebrantar y someter a millones de mujeres y niñas en esta existencia deshumanizante”. – Victor Malarek

Es realmente lamentable que en pleno Siglo XXI se sigan practicando ese tipo de situaciones que eran llevadas a cabo desde tiempos bíblicos, en los cuales a la mujer y a los esclavos se les consideraba un simple objeto.

Desafortunadamente hoy en día, por cada paso que damos hacia los avances de la salud, de la tecnología y demás, retrocedemos tres pasos en cuanto a la calidad humana, retrocedemos tres pasos en cuanto a la dignidad humana, retrocedemos tres pasos respecto a la empatía que podemos sentir unos con otros. Es vergonzoso ver animales que tienen más empatía con el ser humano que el mismo ser humano.

¿Hasta dónde hemos llegado para actuar de esta manera? ¿Qué hemos hecho para volver a hacer de las personas simples objetos, sin dignidad, sin valor, sin vida? ¿Cómo es posible que una sociedad civilizada y ética permita que la esclavitud exista y prospere?

Debemos entender hoy en día que las víctimas de Trata de Personas han dejado de ser un objeto, que son personas. Personas que tienen personalidad y capacidad jurídica, personas que tienen libertad de expresión, libertad de voto, de credo. Personas completamente libres, pero que sobre todo, son personas que tienen derecho a la vida, un derecho que desgraciadamente se les ha arrebatado a lo largo de los años.

Cabe mencionar, que esta problemática es un asunto de género ya que, aunque usted no lo crea, afecta tanto a hombres como a mujeres. Si bien es cierto es más factible que la mujer sea víctima de Trata, debemos tener en cuenta que los hombres también sufrimos debido a la llamada esclavitud del Siglo XXI.

Sin embargo, erróneamente se ha feminizado, quizás porque cuando es reconocido, comúnmente se hace sólo en los casos de esclavitud de las mujeres, especialmente con fines de explotación sexual y debemos tener en cuenta que existen muchos tipos de Trata de Personas además de este, en los cuales el principal afectado, es el hombre, en específico, la Trata de Personas con fines de explotación laboral (campos de cultivo, minas, fábricas, etc.)

Muchas niñas y muchos niños han perdido su infancia. Muchas y muchos jóvenes han perdido su época más valiosa y más importante, pero sobre todo, muchos hombres y muchas mujeres han perdido su vida de manera literal y en sentido figurado al ser víctimas de este grave delito, de esta esclavitud moderna, por lo cual me pregunto, ¿en dónde está nuesta calidad humana si dejamos que nuestros hermanos, principalmente, sean cómplices de este grave delito? ¿En dónde está nuestra calidad humana al permitir que nuestros hijos o hijas, primas, primos, hermanos, hermanas, etc., sean vendidos (as) o regalados (as) como algún simple objeto ante hombres sin escrúpulos ni compasión?

Si bien es cierto la Trata de Personas es un problema de carácter transnacional, ya es hora de reconocer que más que nada es un problema interno, por lo cual debemos tomar un papel más activo tanto por parte del Estado como por parte de la sociedad civil.

Por parte del Estado, es necesaria la formulación de políticas públicas concretas con indicadores de resultado e impacto que permitan medir las acciones del Estado frente al tema. Asimismo, se debe contar con recursos específicos tanto para la atención integral de las víctimas, que permita el restablecimiento pleno de sus derechos, así como destinaciones presupuestales para acciones de prevención enfocadas a mejorar las condiciones de las poblaciones en riesgo a la trata de personas para reducir su vulnerabilidad.

Por parte de la sociedad civil, se requiere firmeza y voluntad para hacer visible este delito y reducir la permisividad social frente a este fenómeno.

Creo e insisto, que la erradicación de la trata de personas, más allá de la existencia de una apropiada ley y de la buena voluntad de muchos profesionales y trabajadores en este campo, únicamente será posible con el acompañamiento de un movimiento social, una correcta cultura de denuncia y claro está, dejando de ver a la mujer y a las víctimas de Trata en general como un objeto y verlas como lo que realmente son… personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s