Trump ganó en México

Por  Luis Miguel Rodríguez Alemán de Plumas Progresistas

2016 está por terminar, un año que sin duda quedará grabado en la memoria de millones de personas, por las singularidades que marcaron el rumbo político, económico y social de naciones enteras, en distintas latitudes y sin duda de distintas maneras.

A nivel local, en México, lo recordaremos como el año de pandora, evocando esa mítica leyenda griega, al igual que Pandora, este año los mexicanos hemos sido testigos de cómo de la “caja de los gobernadores” han escapado toda serie de males y desgracias, y ha quedado al descubierto la enorme corrupción que existe en los estados y en el manejo de los recursos públicos.

A nivel global, la crisis de los refugiados sirios, los conflictos armados en medio oriente, la masacre del pueblo de Alepo, el Brexit, los acuerdos de paz rechazados por el pueblo colombiano y los ataques terroristas, –por mencionar algunos­– marcaron para bien o para mal, un año que sin duda será inolvidable.

Y a pesar de todo, un acontecimiento emerge por encima de todos los anteriores, por lo aparentemente increíble que resultó y los temores que despierta por lo que pueda provocar. Donald John Trump es el presidente electo de la nación más poderosa del mundo.

Probablemente tú al igual que yo recordarás siempre el día que encendimos las redes para despertar con la sorprendente noticia que lo impensable había ocurrido. Ese mediático empresario americano que constantemente insultaba a los latinos, que amenazaba la estabilidad económica de nuestro país y que representaba la cara más visible de un racismo que como sociedad creíamos superado, había sido electo por el pueblo americano.

¿¡Cómo!? ¿¡Cómo era posible que los americanos hubieran votado por el!?¿¡En que estaban pensando!?

Millones de mexicanos veíamos con asombro los resultados de las elecciones electorales, nos sentimos indignados, defraudados, ¿cómo era posible que votaran por él? Pero después de meditarlo bastantes días, he llegado a la conclusión de que en México, Donald Trump también hubiera ganado.

Nos indigna ver como se expresa y trata de manera racista a los latinos, nos ofende. ¿Alguna vez has visto como tratamos nosotros a nuestros hermanos centroamericanos?. Nos quejamos de su racismo pero millones de migrantes centroamericanos han descrito su paso por nuestro país como un verdadero infierno, y probablemente pienses y te justifiques diciendo que no es lo mismo. Pues déjame te digo que es peor lo que hacemos aquí.

Trump centró una parte importante de su discurso, en señalar que los grandes problemas económicos y sociales que viven los americanos, son culpa del exterior. Culpó a China por la economía, a México por la fuga de empleos, a los europeos por volverse un lastre en sus alianzas estratégicas, culpó a todos, para él, el enemigo y el problema están afuera, es responsabilidad de otros y otros son los que deben pagar por ello.

Y al igual que su racismo, el hecho de que Trump culpe a los demás por los problemas de su país nos parece inaudito…. ¿cómo se atreve? Temo decirles una cosa, en México somos especialistas en culpar a los demás de nuestros problemas.

Por eso seguimos creyéndole a los políticos, por eso seguimos esperando que llegue el mesías que como por arte de magia acabe con toda la corrupción, la pobreza y la miseria de un plumazo. Por eso culpamos al jefe, a la novia, al gobierno, a nuestros papás o a nuestros maestros, todos menos “yo” tienen la culpa de lo que nos pasa. Pues en Estados Unidos se creyeron ese discurso y lo compraron, todos tienen la culpa menos ellos, y Trump, les dijo lo que querían oír… ¿les suena familiar?.

Finalmente a muchos mexicanos les sigue pareciendo increíble que después de revelarse grabaciones donde se expresa de manera despectiva y ofensiva de las mujeres, millones de ellas hayan votado por Trump… ¿De verdad? ¿De verdad pensamos que estamos moralmente por encima de él? No quiero generalizar porque sería por demás erróneo, pero somos lamentablemente un país en el que crece cada día más el número de feminicidios, que el acoso en la calle es un tema cotidiano y nos parece normal, un país donde miles son maltratadas o discriminadas simplemente por su condición de mujer. Y entonces ¿realmente somos tan distintos de esos americanos que viendo al misógino que tenían enfrente votaron por el…?

Nos sorprende que un tipo que viene de la farándula, un empresario mediocre que su mayor mérito había sido ser protagonista de un reality show le haya ganado a una mujer con suma experiencia política, pero les recuerdo que en México hace poco un futbolista fue electo en una de las ciudades más importantes de la zona centro del país, simplemente por poner un ejemplo.

Por eso me atrevo a afirmar; nos sorprende, nos indigna, pero si Donald Trump hubiera sido candidato en México, aquí también hubiera ganado… así de simple, así de triste.

La reflexión final de este texto no debe ser tomada de manera negativa, debe ser un llamado a la acción, veámonos en el espejo de los estadounidenses y actuemos.

Si queremos que se nos respete en el país vecino, respetemos a quienes con muchos esfuerzos cruzan por nuestra nación en busca de una vida mejor. Si queremos que no se nos culpe de los problemas de los demás, dejemos de culpar a los demás por los nuestros, asumamos la parte de responsabilidad que nos toca. Comencemos por ejemplo, respetando a las mujeres. Y finalmente, si cada país tiene el gobernante que se merece, pues seamos cada día un mejor país, un país de ciudadanos responsables, y muy probablemente así y solo así lograremos llevar al poder a alguien que realmente nos represente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s