los-muros-si-caen

La alternativa ciudadana y las revoluciones del poder

Por Raul Rodríguez Brito de Plumas Progresistas

En los últimos años, se ha vuelto una constante ver que en cada proceso electoral, han surgido algunas personas capaces de derrocar el sistema político partidista que ha gobernado nuestro país, desde aquellos lejanos tiempos en que Plutarco Elías Calles derrotara al caudillismo y a Álvaro Obregón, tomara la presidencia y fundara el entonces Partido Nacional Revolucionario.

Podemos darnos cuenta que hoy en día, basta con decir que eres candidato (a) independiente, así hayas sido o no militante de algún partido político en el pasado, para tener algunas ligeras ventajas sobre candidatos (as) de algún partido político al momento de hacer campaña.

Por esto mismo es que poco a poco hemos estado viendo que una candidatura independiente resulta atractiva y hasta seductora para las personas que están cansadas de los partidos políticos, de sus promesas, de sus fraudes, de sus actos y de sus resultados, que están hartas de que siempre estén gobernando las mismas personas que lo único que hacen es favorecer a sus allegados (as) jodiendo a la gente y engordando sus billeteras.

Uno de los principales motivos por el cual están teniendo un auge y a su vez son más efectivas las candidaturas independientes, es porque las y los políticas (os), así como los partidos, han dejado de ser tan eficaces como lo fueron hace tiempo al momento de ejercer su poderío.

También te puede interesar: Revitalizar…¿la política?

Tal y como lo dice Moisés Naím en su libro, El fin del poder”, este es cada vez más fácil de obtener y más difícil de usar”, y es que es cierto, un candidato o candidata independiente puede tener un triunfo avasallador sobre sus rivales, sin embargo, al llegar al poder se encuentra con una problemática muy grande dentro del círculo político, la falta de apoyo, aunado a esto, las interminables revoluciones sociales a través de las redes sociales, las manifestaciones, los cambios de ideología de las personas, las ONG y demás, han hecho que ejercer su poder sea cada vez más difícil y tenga algunas trabas de más.

El aumento demográfico, la creación de ONGs, así como el auge que han tenido las redes sociales en los últimos años, han sido un factor determinante para poder poner o quitar a alguien de la carrera por algún cargo público, incluso para reformar o hasta crear algunas leyes. El estar conectados e informados las veinticuatro horas del día, los siete días a la semana, se ha hecho un rival, o en su caso, un aliado indispensable para aquellas personas que buscan servirle a la ciudadanía, o en su defecto, servirse de la misma.

Finalmente, el cambio en los valores de la población, en su moral, las expectativas que tiene sobre su gobierno, su futuro y su economía, han hecho que en muchas ocasiones rechacen el autoritarismo y levanten la voz, cosa que como hemos visto, resulta ser la principal arma de los candidatos independientes.

En ocasiones, estos candidatos saben diferenciar entre política y servicio público, aclaro, esto no le quita el hecho de que sean políticos y por tanto, que hagan política, sin embargo, son gente que no buscan servirse del pueblo sino más bien, buscan servirle al pueblo.

También te puede interesar: Nuevas generaciones de políticos viejos.

Pero no todo es color de rosa, ya que también podemos encontrarnos con candidatos o candidatas independientes desleales que sólo utilizan este medio como un simple instrumento para poder alcanzar su objetivo ─o incluso el de alguien más─ y que, al haberlo logrado, puedan seguir con las mismas prácticas que utilizan los partidos políticos al haber llegado al poder o que incluso, puedan llegar a ser simples peones que son manipulados desde atrás por alguna otra persona o partido.

Debemos estar conscientes de una cosa, la gran mayoría de los y las candidatos (as) independientes han sido personas que han ocupado cargos públicos y que a su vez, militaron en algún partido político, puesto que así lo establecía la Constitución. Pero también podemos ver casos extraordinarios, como el sucedido en el 2015 en el estado de Jalisco, cuando Pedro Kumamoto, el primer candidato independiente que sin haber sido militante de algún partido político en el pasado, fuera electo diputado, sentando así un precedente para el futuro político del país.

De igual manera, tengamos en consideración que las candidaturas independientes no son la salvación de nuestro sistema político, sin embargo, estas proyectan una mejor oportunidad de competencia tanto interna como externa de los mismos partidos, ya que esta alternativa de participación ciudadana brindaría la oportunidad a los mismos de escoger y competir con mejores candidatos o candidatas y de redirigir el rumbo que han estado tomando.

Sinceramente yo no soy quien para determinar si son o no la opción adecuada para poder gobernarnos y lidiar con todas las problemáticas sociales y económicas a las que nos enfrentamos día a día, pero de lo que sí estoy seguro es que un candidato o una candidata independiente que resulte victorioso (a), es una opción segura de un cambio en nuestro gobierno, en nuestra mentalidad y posiblemente en nuestro actuar.

Si él o ella logran vencer al sistema, catalogado de corrupto y se enfrenta al mismo, teniendo todos los factores en su contra, entonces, probablemente sean la opción adecuada y podrá redirigir un mejor rumbo para nuestra ciudadanía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s