Los axolotes también viven en Puebla

Por Carlos Galeana / @CarlosGaleanaB

Algunos son oscuros y logran camuflarse en la tierra, otros son de colores más claros y cada vez que te acercas a su estanque tratan de salir como si quisieran decirte algo. Sus ojos, diría Cortázar, te dicen de la presencia de una vida diferente, de otra manera de mirar.

Las personas al observarlos por primera vez se sorprenden, les causa curiosidad ver ese rostro que pareciera estar siempre sonriendo. El asombro aumenta cuando descubren que tienen la capacidad de regenerar sus extremidades y órganos internos.

Fotografía: Pamela Navarro

Lo anterior no es un cuento, solo es parte de lo que se puede observar y sentir en el museo Casa del Axolote, en Chignahuapan, Puebla que tiene como objetivo evitar que los axolotes se extingan.

“Empezamos hace 4 años, decidimos exhibirlos porque nos dimos cuenta que la mayor parte del país no conoce las características de los axolotes ni tampoco los ha visto al natural”, comenta Yanin Carbajal, cofundadora de la Casa del Axolote.

Rescartar la importancia de esta especie mexicana para la cultura y la ciencia a través de la educación ambiental, es otra de las finalidades de la casa, la cual también está considerada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) como una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA).

Fotografía: Pamela Navarro

Axolote de Chignahuapan, también se encuentra en peligro

Aunque muchas personas piensan que el único lugar donde habita este anfibio es en Xochimilco, hay que señalar que en esta parte de Puebla aún existen especies viviendo en su hábitat, sin embargo, desde hace muchos años están siendo amenazados por diversos factores, entre los que destacan la contaminación del agua y la introducción de peces no nativos de la zona como la trucha y la carpa, las cuales son utilizadas para la comercialización y satisfacer al turismo.

“Mucha gente quiere reproducir trucha y carpa en esta región sin saber que estos poco a poco van acabando con el axolote; a pesar de que algunas especies son herbívoras, al comer de las plantas no distinguen y se llevan huevecillos (del axolote) de por medio”, agrega Yanin.

La elaboración de platillos gastronómicos así como jarabes y cremas medicinales, son otras de las causas por las que los axolotes se encuentran en peligro.

“Por ahora se desconoce cuantos quedan en la zona, eso sí, aquí aún hay muchos lugares donde viven al natural. En Chignahuapan se puede preservar la especie pero no hay que confiarnos, hay que seguir trabajando para evitar su extinción”, destaca durante la entrevista una de las fundadoras del museo.

Axolotes en la mitología, libros y dibujos animados

Para entender mejor la relación entre los axolotes y los mexicanos hay que recordar la mitología náhuatl, ya que la especie tiene relación con el dios Xólotl, hermano de Quetzalcóatl que se resistía a morir.

De acuerdo con parte del mito, Xólotl, para evitar su muerte se escondió detrás de unas milpas y se convirtió en una planta de maíz de dos cañas, al ser descubierto, decidió ocultarse en un magueyal y se transformó en una penca; después hizo lo mismo en el agua para convertirse en  un “monstruo acuático”: El axolote.

Cabe destacar que esta especie también es mencionada en algunos textos de escritores como Julio Cortázar y Octavio Paz, además, ha sido la inspiración para crear dibujos animados como Mudkip, de Pokemon.

Más sobre el museo

Gracias al trabajo que La Casa del Axolote ha realizado a través de los años, la importancia de este anfibio mexicano en el estado se ha tomado con más seriedad, ya que de acuerdo con los fundadores, este lugar además de ser atractivo para el turismo, también ha sido un punto de encuentro entre diversas autoridades municipales e instituto educativos para dialogar sobre la preservación de estas especies.

“Visitar nuestro museo también es hacer un llamado a todas las personas para que vean lo importante que son estos anfibios,  nosotros queremos que mucha gente los conozca; es probable que en cautiverio no desaparezca, sin embargo, si seguimos así, ya no se les podrá ver en su hábitat natural, lo cual sería muy triste”, finaliza Yanin Carbajal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s