Mujer, ¿qué es cuidarse?

Por Renata Bermúdez / @Renbyh

Hace casi un año conocí a la mamá de Paulina Camargo, al acercarnos a conversar, ella me abrazó y me dijo mientras tomaba mis manos fuertemente: “cuídate, empodérate”. El viernes pasado, tras darse a conocer el asesinato de nuestra colega Mara Castilla, un compañero me abrazó y me dijo, “cuídate”, haciéndome sentir del mismo modo que la madre de Camargo, sólo que ahora no se trataba de un caso que seguí por las noticias sino de una mujer con la cual compartí palabras y gestos.

Desde que me dijeron aquella frase, me he preguntado: ¿qué es cuidarse?, ¿qué es empoderarse? Para mí cuidarse era viajar por medio de Cabify, tal como lo hizo Mara.

Al igual que ella, yo también he usado este tipo de vehículos en la madrugada y con copas de más, por fortuna siempre he llegado a mi destino, sin embargo, el viajar así no quiere decir que esté buscando que alguien me agreda porque nadie, absolutamente nadie tiene derecho sobre mi cuerpo ni sobre mis decisiones más que yo.

Para mí eso es empoderarse y cuidarse, pero para muchos otros, incluso para nuestras familias es sinónimo de “te estás arriesgando de más, te expones, no te lo busques”. ¡NO! ¡Basta de hacernos creer que por ser mujeres nosotras nos buscamos las agresiones o la muerte! Ser mujer no puede seguir siendo sinónimo de riesgo ni de vulnerabilidad, ¡Basta de llamarnos feminazis cuando externamos lo que pensamos porque nos defendemos entre nosotras!, ¡basta de señalarnos porque queremos vivir en libertad sexual o alcoholizarnos! Eso no disminuye nuestra dignidad humana y no nos resta derechos.

Nuestra comunidad ha vivido horas de angustia que culminaron en una tragedia, ante esta situación me pregunto lo siguiente, ¿por qué el mal triunfa?, ¿por qué Dios miró en silencio cuando se llevaban a nuestra Mara? Probablemente nunca encontraré respuestas, sólo deseo desde lo más profundo de mi alma y de mi dolor, que este crimen de género no quede impune, que ese ser, que no merece el título de persona, pague lo que nos hizo, y que Mara sea el motor que nos impulse a hacer el mismo reclamo por Paulina, Tania, Lesvy, Patricia y otras tantas mujeres sin nombre y sin rostro.

Que el dolor y la impotencia que tenemos sea nuestro aliento para exigir justicia para ellas, por ellas y hacer de este mundo y nuestra sociedad un lugar más seguro para nosotras.

Mara: no nos conocimos mucho, pero te prometo que todos los días haré mi mejor esfuerzo, trabajaré arduamente para que ninguna mujer tenga que pasar por lo mismo. Te dejaré ir porque ahora tienes al Señor para ti y contigo, ruégale por tu familia, por tus amigos y por todos los que podemos hacer algo para que tu vida cobre sentido, el sentido de la lucha que es de todas y todos. Nos dejas una misión y la tomaremos con fe, con fuerza, para que no volvamos a decir #NiUnaMás.

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

Fotografía Alba Esli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s