¡México no se raja!

Por Fher Díaz / @elfherdiaz

El 19 de septiembre quedará grabado en la memoria colectiva no solo de los mexicanos, sino de casi todo el mundo. Salir a la calle y notar el miedo, la incertidumbre, la tristeza y la impotencia en la cara de la gente es normal; Aunque los sismos son un suceso natural del planeta tierra, la tragedia nos mueve, nos aterra, y sobre todo si hay vidas que se pierden.

Muchas cosas nos dejó el terremoto del 85, y es que ante este tipo de eventos el mexicano deja de lado sus diferencias y se une para rescatar, resguardar, servir, dar de comer, o simplemente dar aliento al que lo necesita. La tragedia del pasado martes deja en claro que no hemos perdido esa bonita costumbre.

Se han perdido muchas vidas, patrimonios que serán difíciles de recuperar, y hay apoyo muy condicionado de nuestras instituciones, empero, el mexicano no claudica, es más, hasta sobra ayuda, es bonito hasta cierto punto ver en las noticias de las redes sociales que “sobran manos en ‘x’ lugar” “ya no traigan víveres a ‘y’ porque estamos llenos” entre otras noticias que te hacen pensar que no somos tan “cangrejos” como nos pintan. En palabras de Jorge Ibargüengoitia: “La verdad es que mientras más enojado estoy con este país y más lejos viajo, más mexicano me siento”.

Hoy te invito a hacer introspectiva, si de ahora en adelante seguirás siendo la misma persona que tira basura, que desperdicia agua, que da “mordida” al agente de tránsito, que hace menos al que no tiene, que se deja llevar por el ego; o serás un ejemplo a seguir, ya que la madre naturaleza reclama, a ella no le importan tus bienes o posición económica y si estás orgulloso de la misma; el daño que le hemos hecho es, hasta cierto punto, irreversible, pero aún podemos hacer que se reduzca un poco; sembrar una semilla positiva en los niños, en lugar de enseñarles las costumbres del denominado “mal mexicano”.

Si de algo estoy seguro es que vamos a salir avantes de esto, serán meses muy difíciles, quizás las fiestas navideñas que vengan serán tristes, sin embargo, nuestra fortaleza es más grande que cualquier tragedia, hoy me siento orgulloso de ésta tierra, de su gente que puede doblarse, humillarse, “agacharse” pero no “rajarse” como decía Octavio Paz. ¡HOY SOMOS MÁS MEXICANOS QUE AYER! ¡AGUANTE MÉXICO!

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

 Fotografía Adrían RC
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s