Caloncho derrochó su bálsamo en Puebla

Por Grecia Juárez / @greciajuarez_

Se tardó en aparecer en el escenario, ¡vaya si se tardó!, pero calmó a los impacientes cuando se dejó ver a lo lejos en una pequeña cabina mientras la prensa le tomaba fotos; después, volvió a ausentarse.

Adentro ya querían verlo, se escuchaban comentarios como “¿te imaginas que tanta gente te espere como a él y le guste tu música o lo que haces?”; otros más, empezaban a cantar sus canciones o gritaban su nombre, algunos asistentes se hacían amigos de completos desconocidos.

Así, entre anuncios del protocolo en caso de un sismo, y el recordatorio de que la mitad de las utilidades serían donadas para la reconstrucción de zonas afectadas por el reciente temblor, Caloncho y sus músicos por fin subieron al escenario, con la seguridad de quien sabe que lo esperan del otro lado.

Foto: Karol Reusz

La uniformidad de su vestimenta es un guiño a la nostalgia, pareciera que estamos viendo a una banda joven de los años 70 de no ser por los peinados. Así es el estilo de Caloncho, un poco retro, con sus característicos colores pastel y con una propuesta musical que hace tiempo describió él mismo como “tropifolk”.

Apenas iniciado el concierto, reitera el compromiso con la causa de la noche, “Muchísimas gracias a todos por venir, gracias por donar a nuestros hermanos afectados por el terrible sismo de la semana pasada. Estamos en una situación crítica, sinceramente, pero estamos viendo a una sociedad preciosa”.

Como lo prometió a través de sus redes sociales, procura cantar de todo y el público se mantiene satisfecho con el orden de las canciones que fueron desde las nuevas del disco Bálsamo, hasta las ya conocidas y esperadas como El derroche y Palmar.

Entre una canción a otra, hace un brindis colectivo y rocía con cerveza a los que están en frente. La euforia de los espectadores es palpable, y tiene que recurrir a la vieja pero conocida táctica de desaparecer del escenario.

Foto: Karol Reusz

Las luces se apagan, aparece parte del staff que finge revisar los instrumentos, y al cabo de unos minutos, Caloncho regresa para cerrar el concierto con sus tres últimas canciones, mismas que ya no canta él por completo, sino los fans que las han hecho suyas. Los músicos se lucen cada uno con sus instrumentos; se agradece poder escuchar en vivo los ritmos que caracterizan a uno de los artistas que, al parecer, va en ascenso.

Finalmente, se escucha una propuesta que anuncia el término de la noche y hace que todos se junten lo más que pueden al escenario, “¿nos tomamos una foto?”, dice el hombre del micrófono que luce contento con la respuesta de los asistentes, quienes no bajaron la energía en ningún momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s