Manatí

Ana Lilia Pérez, la primera periodista en desentrañar el huachicol

Por: Guadalupe Juárez / @lupjmendez

Antes de que los periódicos o el gobierno hablaran del huachicol en Pemex, una mujer se había encargado de investigar la corrupción en todos los niveles de la petrolera desde hace 20 años.

Ella es Ana Lilia Pérez.

La periodista descubrió que el robo del combustible —que asola a la entidad poblana— comenzó de tres maneras: la primera, en la refinería de Salamanca, Guanajuato, donde los conductores de las pipas ordeñaban la gasolina o el diésel. Para evitar que se dieran cuenta de que bajaban los niveles, mezclaban con otras sustancias el combustible.

La práctica de robar de pipa en pipa se extendió a las demás instalaciones de Pemex, actividad a la que acuñó el término huachicol o huachicolear, palabra que Ana Lilia Pérez consignó en su libro «El Cártel Negro», publicado en 2011, y cuya reedición fue presentado este viernes 15 en la Fiesta del Libro 2019 en Puebla, organizada por el IMACP.

Ahora, huachicol o huachicoleo se utiliza para referirse a la actividad delictiva de robar los ductos de Pemex, un tema diario en la agenda nacional, aunque antes de 2011 sólo era conocido por los conductores de estos vehículos.

La segunda forma de robarle a la petrolera mexicana consistió en llevarse las pipas completas en complicidad de una red de empleados, en los que utilizaban facturas clonadas para sacarlas de las instalaciones de Pemex.

La tercera manera de seguir con los robos se hizo vía marítima, cuando Pemex trasladaba el combustible a otros países, relató la periodista en la presentación del libro, junto a su colega Juan Omar Fierro.

Juan Omar Fierro destacó que fue Ana Lilia Pérez la primera en investigar sobre el robo de combustible, labor que la llevó a vivir en otro país por la persecución del gobierno federal, tras exhibir cómo desde Los Pinos saqueaban Pemex.

Así, de esta forma —bromeó Juan Omar Fierro—, Ana Lilia Pérez descubrió el «huachicoleo de arriba y el de abajo», el mismo que el actual presidente Andrés Manuel López Obrador puso en agenda tras anunciar su estrategia contra el robo de combustible.

El inicio

Pero lo que comenzó como robo por parte del personal, se convirtió en un nicho para el crimen organizado.

La periodista señala que fue el anuncio de Felipe Calderón Hinojosa de su guerra contra el narcotráfico lo que provocó que los cárteles se fijaran en Pemex y comenzaran a cooptar a los empleados sindicalizados, luego a funcionarios, después a autoridades y más tarde a las comunidades.

En tanto, los dueños de gasolineras —y más tarde los grupos delictivos, que se hicieron dueños de sus propias estaciones de servicio—, empezaron a comprar una parte a los empleados que huachicoleaban, luego a los cárteles y otra parte a Pemex. Pero después, la mayor cantidad de combustible lo adquirían del crimen organizado y cada vez menos de la petrolera.

En Puebla, dijo, el ejemplo más claro es que varios dueños de gasolineras son las propias autoridades, como los alcaldes.

El huachicoleo al más alto nivel se dio en contratos con empresas fantasma. Todo solapado por las autoridades.

A la par, las tomas clandestinas —ahora cruentamente disputadas por los cárteles— empezaron a detectarse en el municipio de Tierra Blanca, Veracruz, en el sexenio de Vicente Fox Quezada.

«Ahí se iniciaron las alertas en una toma diaria. Con Felipe Calderón también, pero no se decía nada y sólo se registran. Siguió creciendo y es cuando llega Peña Nieto cuando se destina presupuesto oficialmente», dijo la autora de «El saqueo de Pemex desde Los Pinos».

El papel de la sociedad

Para Ana Lilia Pérez si en realidad se quiere acabar con el robo de combustible, es necesario que se combata la corrupción en todos los niveles, pero también que este proceso participe la sociedad, es decir, que ya no compren el combustible robado. De otra forma la estrategia fallará.

La periodista aseguró que mantendrá sus investigaciones en torno a Pemex, ahora que es conocido cómo la saquearon y que el gobierno federal actual busca rescatarla.

Comenta al respecto