La visión artística y cultural del primer gobierno de izquierda en Puebla

POR MARIO GALEANA / CARLOS GALEANA 

La presidenta Claudia Rivera Vivanco asume que el suyo es el primer gobierno de izquierda en la historia de Puebla, la cuarta ciudad más grande de todo el país. Con toda la carga histórica que eso puede significar, la misión de ejecutar la política cultural de su gobierno ha sido delegada a un poeta de 35 años que nació en un enclave de la Sierra Norte.

Su nombre es Miguel Ángel Andrade y, a lo largo de esta entrevista que otorga a Manatí, explicará su visión del arte y la cultura: dos herramientas que —dice— deben abandonar las clásicas salas de exhibición para convertirse en un escaparate itinerante que incluya a colonias y comunidades indígenas de la ciudad; dos herramientas que deben ser asequibles y, sobre todo, que deben reconstruir el tejido social.

La entrevista se desarrolla un miércoles al mediodía en los pasillos de la Galería de Arte del Palacio Municipal, donde por estas fechas se exhibe una serie de retratos realizados por el fotógrafo Manuel Álvarez Bravo. Una galería que Andrade elige como ejemplo nítido de la nueva política cultural: una galería a puertas abiertas, completamente gratuita.

—¿En qué estado encontraron al IMACP al rendir protesta?

—Tenía un estado operativo, digamos, básico. Es una estructura que funciona muy bien; es muy dinámico, tiene muchas áreas, festivales, patrimonio, promoción, difusión… sin embargo, me parece que con este cambio de administración lo que hay es un cambio de perfiles y la manera de hacer las cosas. No es nada difícil notar el perfil hacia donde iban dirigidas las acciones, y el cambio de régimen incluye absolutamente un cambio de visión. Entonces, más allá de cómo encontré el Instituto, me parece que lo importante es resaltar que hay un cambio de visión y de hacia dónde queremos focalizar las actividades del Instituto. Lo hemos dicho ya en repetidas ocasiones: primero, descentralizar… ¿qué significa descentralizar? No nada más es salirse del Centro Histórico, sino atender a otros públicos que habían sido ignorados por años.

Pretendemos que sea gradual, obviamente no hay una capacidad para atenderla de manera total, pero sí gradual; nuestro plan es hacerlo con visitas graduales, pero que vayan generando un trabajo. No nada más ir una ocasión, sino que, ahí donde pisemos, que se haga de manera permanente. Hemos empezado ya con este tipo de actividades desde el inicio de la administración.

Nos estamos apoyando también de un trabajo intersecretarial muy importante, estamos colaborando directamente con el Instituto Municipal de la Mujer, el Instituto de la Juventud, Desarrollo Urbano, Desarrollo Social; estamos teniendo ya actividades y presencia en los centros comunitarios de desarrollo, estamos también en los parques. Hemos hecho actividades en Chapulco y, en Amalucan, estamos activando un lugar de lectura. De diversas maneras estamos teniendo presencia en juntas auxiliares. Lo mismo con el programa Insitus, que es más un programa de presentaciones artísticas y apropiación del espacio público. Hemos elaborado distintas rutas y tratamos de hacer una ruta por mes. Este mes estamos en la ruta de Chapulco; estamos activando distintas rutas para tener presencia en varios lugares.

—¿Cómo se gestó tu designación como titular del IMACP?

—Yo no conocía a Claudia (Rivera Vivanco). Yo estaba estudiando, estaba casi concluyendo el doctorado, estaba fuera, y entonces coincidió que un día estaba en México y recibí la invitación para colaborar en el Instituto. Para mí fue grato y sorprendente, pero sobre todo representó una oportunidad. Porque al menos el año pasado, en el horizonte de mitad del año, veíamos que un cambio era posible. Y lo importante no solamente era pensar que este cambio era posible, sino instrumentarlo. Entonces, para mí es una oportunidad participar de manera completamente activa en este cambio de visión de las cosas.

Fotografía: Luis Conde

Muchos piensan que no se puede cambiar la percepción o la manera de vivir de una ciudad; son más positivistas que creen que con trabajos, con servicios, con seguridad… y sí, por supuesto, pero paralelamente debe haber un cambio de actitud respecto a la manera de cómo nos estamos relacionando como ciudad.

—La presidenta municipal asume que este es el primer gobierno de izquierda de la capital. ¿Qué implica esto para el arte y la cultura?

—La presidenta lo ha dicho y me parece que es una consigna muy clara: el ciudadano es el centro de las políticas públicas. Por tanto, requiere un mayor acercamiento, una proximidad real, un conocimiento de piso y de la calle. Implica para nosotros no tener funcionarios de escritorio, sino que conozcan la realidad de su municipio. Entonces estamos tratando de salir cada semana para conocer los lugares y las necesidades, y no sólo de los artistas. De repente puede parecer que está todo centralizado en la situación de los artistas, y no, también debe considerarse al público. La cultura es un derecho universal, no sólo para ejercerla, sino también para disfrutarla. Entonces nos estamos vinculando con bastantes centros culturales, sociales y artistas que de por sí ya hacen esta labor en otras latitudes del municipio.

Una acción muy concreta es esta nueva generación de estímulos que hicieron a los de innovación y desarrollo artístico, y que ampliamos a los de desarrollo cultural comunitario. Precisamente es para fortalecer estas actividades, aunque sabemos que uno de los errores que cometen muchas asociaciones es prometer cosas que no van a poder cumplir. Me parece que para que las actividades culturales y los empeños puedan fructificar, esto tiene que trascender a una administración; entonces, si tú fortaleces esos empeños que ya vienen trabajando antes, y que seguramente se sigan trabajando después, la cultura del municipio seguiría creciendo y ya no tendría que depender de una administración ni según la orientación política que tenga, ¿o no?

—La anterior administración del IMACP generaba muchas opiniones antagónicas. Para ti, ¿cuáles fueron los errores y los aciertos de la anterior gestión, y cuáles son programas son los que deberían continuar?

—No estaba muy atento porque no estaba en la ciudad, pero tengo todas las referencias y también los reportes. Hay programas que son nobles por sí mismos y que han ido creciendo. Muchos de ellos no empezaron en la administración pasada, sino dos o tres anteriores. Cinefilia, que es el más antiguo, se ha expandido, no solamente se quedó con la sala del IMACP, sino que ahora también la reabrimos para el martes de cine en el Teatro de la Ciudad, y estamos teniendo visitas en juntas auxiliares específicas. Por supuesto se mantiene la vinculación con otras instituciones y con otros festivales de cine, y me parece que está creciendo exponencialmente.

Este fin de semana tenemos otro festival de cine, el Festival de Cine Medio Ambiental, que realizamos en colaboración con España. El Programa de Fomento a la Lectura también para nosotros es muy importante, y ahí sí hay un cambio de visión porque, si bien ofrecemos la lectura como una herramienta, también es vista para el placer y para conocer otras realidades proyectivas y retrospectivas, no sólo de México o de la ciudad, sino del género humano.

Vamos a continuar con la labor editorial y comento esto porque está completamente vinculado al Programa de Fomento a la Lectura. Es decir, las publicaciones que hagamos serán aliadas al programa. El programa no solo es para niños; también es para jóvenes y gente mayor. En ese sentido, presentamos nuestro primer cuaderno de poesía, y los poetas y narradores que formaron parte de él van a estar visitando preparatorias, secundarias, y primarias, primero para generar un contacto con el autor, el cómo pueden desarrollar ellos un proyecto, y que tengan un horizonte o panorama de cómo trabaja en un proyecto un escritor, y más que puedan acceder a este material impreso.

—Sobre el controversial Programa de Artistas Urbanos (PAU), ¿en qué etapa se encuentra, qué opinión tienes de él?

—Es una herencia de la administración anterior. El Programa de Artistas Urbanos entró en vigencia hace aproximadamente 2 años, y ¿de qué se trata?, de regular el espacio público. Se notó que había desorganización respecto a los sitios donde estaban los artistas, entonces se trató de regular.

Lo que observamos es que, al hacer esta disposición, no sólo administrativa sino jurídica, porque está reglamentado en COREMUN (Código Reglamentario para el Municipio de Puebla), no se tomaron en cuenta todos los elementos. ¿Cuáles son los elementos? Sí, a los artistas… pero también a otros actores que no necesariamente buscan fines de lucro. También aquellos artistas que no quieren lucrar, sino que quieren hacer uso del espacio público para performance, para muestra, para actividades, para festivales y que también estaba un poco negado.

Me parece que el acierto del PAU, y que se nota todavía en su establecimiento, es que logra hacer una rotación más o menos equitativa de los sitios y de los artistas que están presentes. Lo negativo es que no se tomó en cuenta a la población. Ustedes saben mejor que yo que empezó con varios traspiés: esa denominación incorrecta de cómo se debería llamar a los artistas —porque se les estaba equiparando con ambulantes, por ejemplo—, que había una tarifa que se les quería cobrar y quedaba muy ambiguo el tipo de actividad en la que se estaban desarrollando. Todavía semanas antes de cambiar la administración hicieron reformas al COREMUN precisas para este programa, entonces es una herencia negativa en el sentido que no es legítima y que no se tomó en cuenta a todos los actores. Y positiva en el sentido que ya hay una rotación respecto a los artistas.

Ahora está participando no sólo en el Instituto, sino también la Secretaría de Gobernación, Desarrollo Urbano, Movilidad y Gerencia del Centro Histórico. La consigna es que desalojemos un poco el Centro Histórico de la saturación que tenemos. En ese sentido, la propuesta para artistas urbanos es descentralizar el Zócalo. Sabemos que es el más visitado, el más codiciado, pero tenemos que ser capaces de generar un mecanismo donde se garantice el flujo de gente-

Una de las propuestas —hay varias— es la tematización de los parques. Si logramos hacer que en el parque podamos dirigir el flujo de gente, podremos ofrecer una cartera por disciplina, y creo que podremos tener un mayor entendimiento. No saturar las calles que de por sí tenemos saturadas y hacer un espacio digno para los artistas de distintas disciplinas.Tenemos sobre todo música, arte circense y malabares, que son los principales representativos, además estatuas o rubros que tenemos.

—¿Se busca desalojar la plancha del Zócalo?

—Más que desalojar, yo diría que armonizar. Insisto, el problema es que el Zócalo está saturado, casi todos los fines de semana hay eventos; el propio Instituto tiene sus eventos… está la banda municipal, y estamos aprovechando la instalación de la carpa de la banda para tener programación de presentación artística. Pero creo que sí podemos ser capaces, tanto inteligentes como creativos, en generar otro tipo de sedes e, insisto, que dignifiquen el trabajo de los artistas.

— A propósito de que ahora mismo estamos en la Galería Municipal, ¿qué opinión tienes respecto a las exposiciones que otras administraciones realizaron en este espacio, bajo gastos millonarios?

—Yo solo vi la de Da Vinci, no pude ver las otras. Pero eso es un cambio muy visible que hicimos respecto a la galería. Proponemos una galería a puertas abiertas que sea accesible a todo público y también nos interesa que no solamente el tema de la galería se quede en estos muros. Los temas que se traten aquí, van a estar de algún modo vinculados a los talleres, a las presentaciones que tengamos en las juntas auxiliares. Por ejemplo, las que tuvimos recientemente de Contracarnaval, la Cuadrilla punk de La Resurrección, la de las compañeras fotoperiodistas que tenemos ahora mismo en la plancha (del Zócalo), también van a tener su itinerancia.

En ese sentido, también ya empezó un taller de desarrollo de proyectos fotográficos que queremos extender hacia otros lugares; entonces el departamento de exposiciones ya no solo se limita a la galería, sino que está encontrando otros cauces, otras colaboraciones. Pretendemos hacer también un circuito universitario de galerías para que las exposiciones de aquellos departamentos de arte que tienen las universidades puedan estar rotando.

El Instituto hace un esfuerzo para que sean exposiciones gratuitas y, sobre todo, que contribuyan a la regeneración del tejido social mediante el conocimiento y el contacto con otro tipo de expresiones.

Fotografía: Luis Conde

—Ya que hablamos del dinero, ¿cuál es presupuesto total que el gobierno municipal dará a través del IMACP este año?

El presupuesto del año es de 37 millones aproximado… un poquito más. De ese porcentaje, aproximadamente el 35 o 40 por ciento es para nómina. Recordemos que es un organismo público descentralizado, es un OPD, entonces no actúa como las secretarías. El Instituto de ahí mismo tiene a su cargo nómina. Es decir, de los 37 millones, más o menos acaban ciento veintitantos millones. Tenemos, te recuerdo, cuatro subdirecciones: la administrativa, la de cultura a la no violencia y discapacidad, la de difusión y comunicación, y la de desarrollo artístico y cultural.

—Haciendo un parangón entre la administración pasada y actual, ¿el presupuesto es mayor o anterior al del año pasado? 

En este año es el mismo recurso al pasado, la gran diferencia está en la redistribución de recursos. La mayoría de los recursos estaba destinado a los festivales. Tenemos festivales importantes a lo largo del año: comenzamos con el Festival de la Muerte es un Sueño, sigue ahora el Festival Internacional de Puebla y el Festival Pasión, que conmemoran la fundación de la ciudad y la música sacra, (respectivamente), y sigue el Festival 5 de Mayo y el Festival de Fiestas Patrias. Una parte de ese recurso está destinado a esos festivales, que nos parecen desde nuestra perspectiva muy centralizados. Por eso se reorientaron las actividades en juntas auxiliares. Y, aunque se maneje el mismo presupuesto, se plantea que el próximo podamos aspirar a más. La gran diferencia está en la redistribución.

—Algo que llamó la atención con el más reciente evento que hicieron, la Fiesta del Libro, fue que algún sector de la población cuestionó el gasto que se ejerció en ella, que fueron 950 mil pesos. Hay personas que creen que estos recursos que se invierten en cultura restan a aquellos que se destinan a la seguridad pública. ¿Cómo crees que puede revertirse esta visión para sembrar la idea de que la cultura es necesaria?

—En realidad, recibimos muchos comentarios positivos de la población como dices, en general. La perspectiva negativa era muy concretamente de algunos regidores a los que se les hacía carísimo. Se hizo un estudio comparativo que les compartimos desde el principio de las ferias de libro que se llevan a cabo en el país y bueno, la de Guadalajara, que evidentemente es la más alta, pues ni hablar. Todas las otras de las que tenemos noticias, tanto de municipios como de estados, invierten aproximadamente entre 6 y 8 millones. Otros municipios más pequeños invierten hasta 3 millones de pesos, entonces, en realidad la de Puebla acababa siendo una de las más baratas que se podían haber producido y aun así les parecía bastante.

Nuestra posición es que creemos cultura digna. De repente se tiene la falsa perspectiva que la cultura tiene que ser barata, que los artistas no cobran, que todo se puede conseguir gratis, y pues es un mito eso, ¿no? Hay que poner a la altura de las circunstancias el acercamiento cultural, lo que implica también darle la posición que merece.

¿Cómo revertir esta visión negativa? Yo creo que el tiempo que vivimos es un reflejo de las administraciones pasadas, no solo municipales, sino estatales y federales. Justo ahora estamos viviendo la herencia de las decisiones que se tomaron hace 10 o 12 años. Precisamente en la cultura sus frutos no son tan visibles. Son inversiones que redundan en mediano y a largo plazo, pero allí donde se le dé la posibilidad a una persona, a un niño, a un joven, de poder ver la realidad de sí mismo y de su familia, me parece que es terreno ganado.

Por supuesto que también se va a tener para la cuestión de servicios, de la seguridad, a todo el trabajo; pero para nosotros lo más importante es la reconstrucción del tejido social. Significa que es aprender a reconocernos, saber que todos tenemos las mismas posibilidades y que podemos ser ciudadanos solidarios. Si no somos capaces de lograr esa nueva visión de la ciudad, por más inversión que se tenga en los servicios, no van a ser efectivos. Con las actividades, talleres y programas que estamos elaborando, queremos ir hacia allá.

—Hablando de la Fiesta del Libro, ¿se tiene contemplada una segunda edición? ¿Cuáles son las áreas de oportunidad que detectaron en la realizada hace unos días?

—Por supuesto y no solo eso, (también) queremos llevar, digamos, una especie de mini Fiesta del Libro ya en lugares como la periferia, las juntas auxiliares. Reproducir un poco el modelo, pero yendo hacia otros lugares. Obviamente se van a reflejar según la naturaleza a donde vayamos. No es lo mismo una fiesta como la que hicimos en el Zócalo a si la realizamos en Santo Tomás Chautla o Canoa. Todo debe adecuarse de acuerdo al contexto donde se encuentra.

—¿Sería con la Brigada para Leer en Libertad?

—Yo creo que tenemos la capacidad, ahora, de armarla por nuestros propios medios. La brigada fue muy importante porque permitió traer a personajes que de por sí son simpatizantes de la brigada. Tiene un gran trabajo previo, no es reciente, pero no sé si dieron cuenta que tuvimos dos escenarios: en uno venían los invitados de la brigada, pero para nosotros también era importante que los creadores que radican en la ciudad tuvieran también un foro. Entonces todo el escenario dos estuvo dedicado a artistas y escritores que radican en Puebla. Se trata de dar a conocer su obra, su trabajo y escucharlos. Ese es el plan. Por supuesto, continuar con la segunda edición y previo a eso, generar distintos festivales o fiestas del libro y la lectura en otras latitudes.

Fotografía: Luis Conde

—Fuiste coordinador de un centro comunitario en la junta auxiliar de San Sebastián Aparicio, ya has mencionado a lo largo de la entrevista tu intención de descentralizar en general todas las actividades relacionadas a cultura. ¿Cómo se tomó esta decisión y cómo será posible la cultura inherente en esas localidades —sobre todo las que cuentan con presencia de población indígena—, con la perspectiva del IMACP?

—Esta decisión no fue solo mía, sino también de la presidenta (Claudia Rivera Vivanco) porque entendemos que mientras podamos combatir el rezago social de las periferias y de las juntas auxiliares, podemos fortalecer no sólo nuestra identidad, sino el tejido social de la ciudad.

De repente sabemos que algunas zonas son utilizadas solamente para ciertos propósitos. Por ejemplo, en Los Héroes, solamente para vivienda, y que la mayoría del trabajo de concentra en el centro de la ciudad. Entonces, se trata de tener presencia en todos los lugares. Por supuesto, respetando su identidad y fortaleciéndola. Es muy importante para nosotros mantener la preservación de la lengua náhuatl. Tenemos presencia de gente hablante en Canoa, la Resurrección y en Azumiatla. También estamos valorando y haciendo actividades que promuevan la preservación de la identidad de cada uno de estos lugares.

De repente la colonización estatal no toma en cuenta eso, y se trata de imponer una visión del arte y la cultura. Nosotros queremos hacer lo contrario, respetar su propia identidad cultural, fortalecerla, pero también no cerrarlos a ellas, que sirva de canal y de diálogo. Así como el centro se está yendo a la periferia, algún momento la periferia vendrá al centro. Una muestra muy importante para nosotros es la exposición de la Cuadrilla Punk.

—¿Ves alguna dificultad para realizar esto?

No hay complicación, más bien hay que hacer la tarea. ¿Qué significa? Que tenemos que hacer un diagnóstico. Cada lugar tiene características distintas, ya sea La Margarita a Los Héroes, o que San Francisco Totimehuacan, Castillotla, o Guadalupe o San Aparicio. Cada una tiene sus propias características; en unas hay más población indígena, en otras, urbana. Tenemos presencia de diversos colectivos y distintos perfiles socioeconómicos, entonces no aplica aquí una ley o programa homogéneo. La labor del Instituto es, primero, hacer investigación de cuáles son los grupos que ya existen ahí para apoyarnos en ellos. La idea es sumarnos, apoyarnos en estos esfuerzos que hacen las juntas auxiliares y a partir de todo esto tener incidencia ahí. Tenemos también el Programa de Salas de Lectura del Gobierno del estado, estamos también teniendo pláticas con el Programa de Cultura Comunitaria del Gobierno Federal.

—¿Qué acciones realizará el IMACP en esta nueva etapa para incluir a las personas con discapacidad?

—Lo que estamos haciendo es que las directrices de esta subdirección no se queden solamente en sus secciones, sino que permeen sobre todo a la de desarrollo cultural, que es la más grande y que tiene mayor número de actividades. Es decir, las consignas ya no se limitan a una sola subdirección, sino que permean a todo el Instituto. Además de las personas con discapacidad, también está la paridad de género en todos los sentidos. El respeto por los derechos de la mujer, el empoderamiento y la discusión de las cuestiones de género que están aquí en todos nuestros programas.

—Específicamente, ¿qué acciones se llevarán a cabo para incluir a este sector de la población?

—Tenemos pensado un festival de cine. Son labores paralelas, la concientización, que me parece que se puede lograr bastante con la proyección cultural. El cine es un gran aliado, por ejemplo; la preservación del medio ambiente, en este caso con el festival que vamos a realizar, pero también el trabajo diario y las presentaciones.

Podemos demostrar que las discapacidades no son una limitante para el arte. Tenemos que incluirlo en todas las actividades que tengamos, literarias, artísticas, de presentaciones.

Fotografía: Luis Conde

—Has mencionado que se van a preservar estos festivales este año. ¿Qué otros festivales tienen en marcha y qué otros eventos se tienen programados?

—Vamos a continuar también con el Festival Pasión de música sacra. Queremos promover no solo las presentaciones artísticas, sino también las de discusión y el conocimiento de la historia de Puebla. Estamos también previendo para hacer un encuentro de cronistas de barrio para fin de año con el gobierno federal.

Queremos ampliar también las acciones, las actividades de fomento a la lectura y literarias. Estamos viendo la posibilidad de participar en festivales fuera de la ciudad, en Estados Unidos, específicamente en Nueva York y en San Francisco. Hay comunidades mexicanas y, sobre todo, de ascendencia poblana bastante numerosas. Sobre todo con San Francisco ya estamos adelantados para ver de qué manera podemos hacer colaboraciones en donde la gente de allá venga, y que también los artistas poblanos puedan presentar sus actividades allá.

 

Fotografía de portada: Luis Conde

Anuncios

Un comentario en “La visión artística y cultural del primer gobierno de izquierda en Puebla

  1. El director no recibe visitas ni se abre al diálogo. Siguen con el mismo modelo de Anel, sobre la imposición y la destrucción. Todo lo “nuevo” han sido los mismos programas que ya existían solo que coloreados bajo su perfil. Aparte, qué va a saber de necesidades culturales si como el antiguo mandatario del IMACP vino de otro país y tuvo la suerte de que lo miraran, incluso él lo dice “No conocía a la presidenta”, tan solo notaron su perfil académico y dijeron “Es casi doctor y viene del extranjero, hagámoslo títere de la cultura en Puebla”. Tal parece que estamos leyendo Las Bestias Negras de Jaime Mesa otra vez

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s