Manatí

El feminicidio, un crimen de odio, destaca entre la crisis de inseguridad en Puebla

MARIO GALEANA | @MarioGaleana_

La crisis de inseguridad en el estado de Puebla se mide en dígitos. Y de los 20 distintos tipos de delitos del fuero común, por lo menos 15 muestran un aumento en comparación con el año pasado. Y de estos 15, ninguno ha crecido más que el feminicidio: un crimen de odio.

Eso revela el primer reporte de incidencia delictiva del año que realizan el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del Estado de Puebla (CCSJ) y el Centro de Integración Ciudadana (CIC).

El delito del feminicidio muestra un aumento del 200%
Cuando se comparan los primeros trimestres del año pasado y del actual, el delito de feminicidio muestra un aumento del 200%. La tendencia nacional de este crimen también ha crecido, sí, pero mucho menos que en el estado, pues en ese mismo lapso las autoridades del país registraron un aumento del 8.4%.

De enero a marzo de este año, en Puebla se iniciaron 15 carpetas de investigación por este tipo de homicidio por razones de género. Sólo por marzo —en la víspera de que se decretara la Alerta de Violencia de Género contra la Mujer (AVGM)—, el estado se convirtió en el tercer lugar a nivel nacional con más indagatorias por feminicidios, de acuerdo con los datos que las organizaciones recopilaron del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública.

Las investigaciones por feminicidios que se iniciaron sólo en estos tres meses representan, además, casi la mitad de aquellas que se registraron a lo largo de todo el año pasado.

El delito con mayor aumento de denuncias es el acoso sexual, con 165.4%
Tras el feminicidio, el delito con mayor aumento de denuncias es el acoso sexual, con 165.4%. En marzo, Puebla se ubicó también como el tercer estado del país con más carpetas de investigación por este delito.

La crisis del delito

Marzo implicó para Puebla un montón de primeros lugares con respecto a todo el país. Fue cuarto a nivel nacional por lesiones dolosas. Tercero por secuestros. Tercero por fraude. Tercero por robo a transporte público y robo a transporte individual. Segundo por robo a transportista. Cuarto por robo a institución bancaria. Y cuarto, también, por violación.

De todos estos, sólo el robo a institución bancaria registró una disminución del 60% con respecto al primer trimestre del año anterior.

La disminución del delito es algo de lo que poco se puede hablar. De enero a marzo, las carpetas de investigación por homicidios culposos, por ejemplo, disminuyeron 6% con respecto a este periodo de 2018. La extorsión bajó un 22.8%. El robo a vehículo automotor, un 6.5%. Y el robo a negocio, un 14.9%.

Por lo demás, el informe trimestral del CCSJ y el CIC muestra un rompecabezas de alerta y números rojos.

Quizá, un rompecabezas aparejado también a la inestabilidad política del estado: en un año, Puebla ha tenido un gobernador constitucional, una gobernadora constitucional, un encargado de despacho y un gobernador interino. Y una crisis de delito a cuestas que nadie ha logrado contener.

Comenta al respecto