Manatí

Francisco Toledo deja en la orfandad a las artes y a Oaxaca

PEDRO MATÍAS | @PortalPagina3

Francisco Toledo dejó en la orfandad a su amado Oaxaca. Las palabras fueron contenidas con dolor en la ofrenda que se realizó en su memoria. Es como si la vida y la muerte se hubieran dado cita en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca.

Ahí estaban artistas, académicos, luchadores sociales, ex presos políticos, defensoras de derechos humanos, periodistas y colaboradores del maestro Francisco Toledo que compartieron en voz baja las anécdotas vividas con el artista, el humanista.

Desde las once de la noche, el IAGO, la casa de Toledo durante 31 años, se convirtió en un altar alumbrado con veladoras.

En el patio principal de la biblioteca considerada la más importante de Latinoamérica fue colocada una fotografía, la cual fue rodeada de flores. Sobre la mesa depositaron una mazorca como muestra de su lucha contra los transgénicos. La sencillez del maestro se reflejó en su ofrenda donde fueron colocadas flores en floreros de barro verde vidriado.

No hay cuerpo, no hay cenizas, lo que hay es mucho dolor. La ofrenda es muy sencilla, no hay ostentosidades. Ya muy noche comenzaron a llegar las coronas de flores de políticos, las cuales no fueron bien vistas: “El maestro las hubiera mandado a sacar”, comentaban.

El duelo por el artista zapoteco trascendió a la calle donde comenzó a circular el mezcal, las tlayudas, la música y las propuestas como cambiar de nombre el andador turístico para ponerle el nombre de Francisco Toledo.

Las pinceladas de recuerdos sobre anécdotas del maestro Toledo no evitaron las lágrimas y las risas.

Te acuerdas que no sabía qué hacer cuando fue padrino de los hijos de los presos de Loxicha (acusados de pertenecer al Ejército Popular Revolucionario), comenta la defensora de derechos humanos, Aline Castellanos.

Angélica Ayala también recuerda que con la obra del maestro pagaban la renta de la Liga Mexicana por los Derechos Humanos. Rifábamos la obra casi regalada. No teníamos ni para sacar copias.

Yésica Sánchez Maya coincide que era un tipazo que apoyaba todas las causas sociales y en muchas ocasiones les pedía que le escribieran lo que iba a decir porque luego se ponía nervioso.

En alguna ocasión fue padrino de fin de cursos en la escuela que está cerca del IAGO y preguntó ¿qué tengo que hacer?, nada, sólo llevar un ramo de flores, le dijeron. Él llegó a la cita con su ramo de flores pero cuando los presentaron como padrino de generación bajó su ramo de flores al sentirse apenado.

El crítico de arte Fernando Gálvez de Aguinaga recordó la lucha que encabezó el maestro Toledo contra la transnacional McDonalds que pretendía instalarse en el corazón del centro histórico y con una tamaliza logró impedir ese atentado.

La Asamblea Permanente de Victimas, Sobrevivientes y Expresos Polititicos de Oaxaca 2006-2007 manifestó su tristeza por el sensible fallecimiento del maestro Francisco Toledo, pintor zapoteco, “siempre orgulloso de sus raíces, artista plástico universal excepcional, promotor de la cultura y la identidad nuestra, humanista, pero sobre todo un gran ser humano, defensor incansable de las causas más sentidas de su pueblo, la nuestra no fue la excepción, estuvo con nosotros en los momentos más álgidos en la exigencia por nuestra liberación y en las horas más oscuras que viviera su suelo oaxaqueño a manos de la tiranía en el gobierno”.

Su compromiso por la justicia, su apoyo siempre decidido, solidario y su congruencia se quedan entre nosotros como ejemplo, junto con su legado artístico de la grandeza y de su paso por esta tierra. Por todo ello maestro Francisco Toledo, ¡muchas gracias! ¡Hasta la victoria siempre!.

A su vez, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa lamentó el fallecimiento del artista plástico Francisco Toledo, considerado uno de los creadores más importantes de México.

A nombre del pueblo de Oaxaca, el gobernador dijo que “Oaxaca está de luto por la pérdida de un artista universal: Francisco Toledo. Nos deja como legado su magnífica obra, su pasión por nuestro estado y su espléndida calidad humana”.

Francisco Benjamín López Toledo nació en Juchitán de Zaragoza en 1940. A la edad de 11 años se instaló en la ciudad de Oaxaca para cursar la escuela secundaria, tiempo en el que comenzó a desarrollar su talento en el taller oaxaqueño de Arturo García Bustos.

Posteriormente, viajó a la Ciudad de México para tomar clases en el taller de grabado de la Escuela de Diseños y Artesanías. Con apenas diecinueve años, expuso sus obras en México y en Fort Worth (Texas).

Considerado como uno de los principales artistas de México, Francisco Toledo destacó por conjugar técnicas antiguas y vanguardistas en sus obras, tanto en la pintura como en la escultura y la cerámica.

En vida fue promotor cultural, filántropo, luchador social y ambientalista. Entre su aportación y legado al pueblo de Oaxaca destacan el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) creado en 1988; el Taller Arte Papel Oaxaca, ubicado en la antigua planta hidroeléctrica “La Soledad” desde octubre de 1997 y el Centro de las Artes San Agustín (CaSa) en San Agustín Etla, que abrió sus puertas en 2006 y es considerado el primer centro de arte ecológico de Latinoamérica.

Como parte del duelo, en la Alameda de León, donde se realiza el izamiento a la bandera con motivo del mes patrio, personal militar realizó un minuto de silencio, se colocó el lábaro patrio a media asta en señal de respeto al maestro Francisco Toledo y la banda de guerra interpretó en su memoria el Dios nunca muere.

De igual forma, en Ciudad Administrativa y Judicial la bandera fue izada a media asta en señal de duelo de Francisco Toledo que deja en la orfandad a su amado Oaxaca.

Esta nota fue publicada originalmente en Página 3; Manatí la reproduce con la autorización del medio de comunicación citado.

Fotografía de portada: Francisco Toledo Oficial

Comenta al respecto