Para que la Liga Femenil sea negocio, hay que darle la oportunidad

 Para que la Liga Femenil sea negocio, hay que darle la oportunidad

JESSICA BADILLO | @MasQueUnaHincha

El presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), Yon de Luisa declaró que sería imposible igualar los salarios de la Liga Femenil con la varonil ya que esto forzaría a los clubes a desaparecer a los equipos de mujeres.

Concuerdo que sería imposible para un equipo como Tigres pagarle lo mismo a Gignac, cuyo más reciente gol se dio hace dos jornadas; que a Stephany Mayor, quien anotó un triplete la jornada pasada. Pero tampoco sería justo comparar a Tigres femenil, que está en la cima de su liga, con Tigres varonil que actualmente se encuentra en la posición 13.

No se trata de que cada equipo gaste lo mismo en nómina en sus dos equipos, se trata de un salario justo por las actividades llevadas a cabo. Hay jugadoras que no ganan ni el salario mínimo diario.

Se trata de igualdad de condiciones: instalaciones y viajes dignos de un equipo de primera división. No canchas alternas, sin vestidores y autobuses para viajes en un mismo día. Se trata de seguridad social, como a cualquier colaborador de una empresa, se trata de contratos dignos que generen estabilidad para las jugadoras.

Comparar nóminas exorbitantes como las de la Liga MX varonil con una liga joven como la femenil sería injusto, incluso con un Ascenso MX lleno que extranjeros y de leyendas próximas al retiro. Pero ese es un problema en el que se metieron los dueños mucho antes de la creación de la Liga Femenil. 

Ellos mismos permitieron sueldos millonarios con tal de tener a la figura del momento aunque haya sido una estrella fugaz o a un goleador que de vez en cuando nos deja saber que el fair play no le importa.

Al tratar de justificarse, de Luisa aseguró que “fue la misma decisión que cuando se toma la decisión de crear las categorías Sub-20 y Sub-17”. Es preocupante que el presidente de una Federación que alberga dos ligas de primera división, todavía se refiera a una de ellas como si fuera inferior, como si no tuviera importancia o como si fuera una carga para todos.

Hablemos en términos de negocios, que es al parecer lo que entienden los directivos.

Cuando se inicia un nuevo negocio se tiene en mente que las verdaderas ganancias se verán algunos años después, pero mientras tanto no se les paga a medias a los trabajadores, no se les tiene en lugares donde no pueden cumplir correctamente con sus funciones y no se les hace ver lo poco que importan a la empresa o al dueño porque aún no generan ingresos.

La Liga MX Femenil es el único “negocio” en México cuyos dueños quieren que sea rentable pero, a su vez, no le proporcionan las oportunidades necesarias para lograrlo. Mientras el mayor directivo de futbol en nuestro país no desvíe la conversación y no entienda realmente lo que tiene en sus manos, no vamos a poder avanzar.

Para nosotras nunca se trató de un sueldo con seis cifras. Para nosotras se trata de contratos, derechos laborales, sueldos justos, instalaciones y viajes dignos de un atleta de alto rendimiento. Porque aún sin esto, la Liga MX femenil ha roto records de asistencia, ha sido base de selecciones en competencias internacionales y ha avanzado junto con la corriente actual del futbol femenil mundial.

Fotografía de portada: Frame Sport.

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

avatar

Más Que Una Hincha

Medio de comunicación que difunde contenido sobre futbol, especialmente, el femenil.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *