Dios salve al Motown

 Dios salve al Motown

PABLO ARGÜELLES | @Piaa11

Un viaje por las historia y las canciones más memorables de la disquera épica de Detroit, Michigan.

________________________________________________________

Que el fin del mundo nos pille bailando. ¿No dijo así el poeta de la bomba molotov? 

Pues yo hago caso de todo lo que me digan. Desde que el mundo se volvió un crisol de noticias falsas, yo ya digo y hago lo que me digan que diga y haga. 

No hay más. 

Entonces bailo, sin remordimiento, y todo lo que escucho me parece música de otro mundo. ¿No les ha pasado? ¿No piensan que lo que hacían hace un mes o escuchaban hace dos, ya parece otra vida?

Las narrativas que nos habíamos construido no han superado en su totalidad la prueba del apocalipsis. 

Pero de entre toda esa música, y esos libros y esas fotos, persiste algo a prueba de pandemias. 

Algo, sí, inmortal: la música Motown.

Les cuento un poco:

A finales de la década de los 50, Berry Gordy, un ex trabajador veinteañero de una ensambladora de autos en Detroit, Michigan, le pidió la sala de su casa a sus padres para fundar una disquera. 

¿Qué?

Lo que él quería era imitar la forma en la que se producían los coches (la famosa línea de ensamblaje ideada por Henry Ford) y ver si la música se podía hacer de la misma forma. 

Buenas noticias: lo logró.

Entonces fundó Motown Records, uno de los sellos más existosos y proliferantes de todos los tiempos. 

¿Cómo lo hizo?

Buscó a artistas negros, prácticamente adolescentes, que tuvieran interés en el soul y el R&B. Los llevó a la sala de la casa de sus padres y con una de las mejores bandas de estudio (The Funk Brothers) de la historia y una maquinaría de marketing y estilo (pequeña pero precisa), produjo gran parte del soundtrack americano durante la primera mitad de la década de los sesenta

No sólo las canciones eran populares y pegajosas, también reivindicaban a la sociedad afroamericana y fue bien conocido por ir de la mano con la lucha por los derechos civiles. 

¿Les suena Martin Luther King, Selma, etc.?

La disquera Motown tuvo tanto éxito que su música fue denominada como un estilo del música aparte: el Motown, caracterizado por un marcado ritmo en batería acompañado por pandereta, una sección de vientos y letras sencillas. 

Prácticamente era Rythm and Blues, pero con marca registrada, generando un catálogo propio digno de enciclopedia. 

Motown inventó, muchos dicen, el negocio de la música.

Además, la Motown fue una gran escuela, quizá la más grande en cuanto a músicos hablamos. Para un ejemplo, estos artistas nacieron, crecieron y se hicieron ahí:

Stevie Wonder, Michael Jackson, Diana Ross, Marvin Gaye, Lionel Richie, Smokey Robinson, etc. 

No me dejaran mentir que es muy posible que ahora que vivimos todos los días el fin de los tiempos, sobran muchas ganas de bailar. 

Y en la música Motown podemos encontrar alivio, felicidad, color y movimiento. 

Aquí una lista que hice para Manatí con mis canciones preferidas de la disquera del West Grand Blvd.

1.- Heatwave, Martha Reeves & The Vandellas

¿Alguien dijo bailar? Si te preguntabas cómo era el estilo Motown (creado en gran parte por los Funk Brothers) este es uno de los mejores ejemplos: ritmo sincopado, pandereta, coros, piano y una sección de vientos. Ya está. 

Ahora imagínate un estudio diminuto y hechizo en la sala de la casa de tus padres, en pleno verano, en pleno Michigan: HEATWAVE!

2.- Money (That’s What I Want), Barett Strong

No, hijo, esta canción no la compuso The Beatles. De hecho el estilo que los cuatro de Liverpool trajeron a America fue en gran parte influenciado por la Motown, y aquí una gran prueba de lo que Paul, John, George y Ringo escuchaban mientras se preguntaban quién demonios debían ser. 

3.- My Guy, Mary Wells

Hablando de canciones pegadizas, pues aquí tienes una. El modelo de grupos femeninos que vendrían después, replicados por la industria, empezó en Motown: una frontgirl, Diana Ross, Mary Wells, quién fuera; detrás, sus fieles amigas llevando los coros. 

4.- My Girl, The Temptations

¿Mejor prueba de que todo funcionaba como una sección de ensamblaje automotriz? No. My Girl fue la respuesta a la canción anterior, My Guy, que nació como un reto de camaradas entre los compositores: “A que no puedes escribir una canción que sea tan exitosa como My Guy”

Y Smokey Robinson les dejó la boca callada. 

5.- I Can’t Help Myself, The Four Tops

Estos no podían ni verse con los de la canción anterior. Eran prácticamente el copy-paste el uno del otro, pero vaya que cada uno dio cosas interesantísimas. Aunque The Temptations envejecieron mejor en el panteón de los clásicos, los Four Tops eran como los chicos malos de la calle. Y bailaban chistoso.

6.- I Second That Emotion, Smokey Robinson & The Miracles

Smokey Robinson tuvo siempre una voz eterna de niño. Él junto a sus Miracles tuvieron grandes éxitos como este:. Canciones pegadizas, tiernas y llenas de soul. 

Lo que pocos saben es que la mente detrás de todos los éxitos y grupos de la disquera estaba Smokey Robinson, quien hasta la fecha es un gran compositor. 

7.- Love Child, The Supremes

Quizá, de todos los grupos del catálogo Motown, The Supremes haya sido el más influyente en cuanto a grupos femeninos nos referimos. No hay cantante mujer que no tenga en un pedestal a este gran trío, lidereado por Diana Ross. Marcaron tendencia en todo: moda, voz, giras, amistad, rompimientos, etc.

8.- You Can’t Hurry Love, The Supremes

The Supremes fueron tan grandes que no podemos no poner dos canciones de ellas. Aquí entre nos, cuando Diana Ross empezó su carrera de solista, las Supremes no encontraron el camino de vuelta a su éxito. 

¿Por qué creen?

9.- Ain’t No Mountain High Enough, Marvin Gaye y Tammi Terrell

Esta es una canción hermosa, quizá  la más bella que se compuso en la era Motown. Creada por la dupla Ashford & Simpson, esta canción fue concebida para que la cantaran Marvin Gaye y Tammi Terrel, dos grandes amigos. 

Para mí, esta es la cúspide de la firma Motown: grandes arreglos, producción prístina, voces inmejorables. 

10.- War, Edwin Starr

Vietnam lo cambió todo. De pronto el soul feliz y bailable se convirtió en música de protesta: soul de protesta. 

11.- Cloud Nine, The Temptations

Y la ola psicodélica de color y LSD llegó a cambiar para siempre la narrativa de la música. The Temptations, el grupo que cantaba la tierna My Girl, se volvió de pronto en un referente del llamado soul psicodélico.

Así.

12.- What’s Going On, Marvin Gaye

Marvin Gaye (junto a Stevie Wonder) sea quizá el músico más virtuoso que dio la escuela Motown. En 1970, tras la muerte de su amiga Tammi Terrel y de su hermano en Vietnam, Marvin cayó en una gran depresión que curó en gran parte con la producción de este álbum, para mi gusto, el mejor álbum de toda la historia de la disquera.

Esta canción no sería lo que es sin las líneas perfectamente fraseadas del bajo de James Jamerson, miembro de los Funk Brothers y a quien Marvin Gaye fue a sacar de un bar a mitad de la noche para grabar esta canción.

El álbum entero es una obra de arte, no se arrepentirán: escúchenlo de principio a fin. 

13.- Signed, Sealed, Delivered, Stevie Wonder.

Stevie Wonder llegó a Motown cuando era un niño, pero de veras un niño. Y llegó, nada más y nada menos que imitando a su ídolo, Ray Charles (su primer álbum en la disquera fue un homenaje a él). Pero el niño se convirtió en una bestia del piano, el soul, el funk y el milagro pasó. 

Esta canción tan solo encierra la esencia del principio de Little Stevie Wonder. 

14.- I Want You Back, The Jackson 5

Stevie Wonder llegó admirando a Ray Charles; Michael Jackson llegó admirando a Stevie Wonder, y así sucesivamente: el pop como lo conocemos fue reinventado por Michael Jackson.

La entrada de bajo de Wilton Felder es épica. Cuando la voz de Michael Jackson entra, inmediatamente sabemos que se trata de un clásico.

15.- Ain’t No Mountain High Enough, Diana Ross

Apague las luces. Párese frente a la bocina. Suba todo el volumen. Deje que esta canción comience y sígala. Mire la poesía, sienta la orquesta, el bajo y, sobre todo, descubra el reto gospel que hay detrás de la letra. 

Sí, esta canción está dos veces en esta lista (véase el número 9), pero es que usted no me dejará mentir, que una y otra parecen dos canciones totalmente diferentes. La de Marvin y Tammi es un clásico, pero esta, la de Diana Ross, simplemente sobrepasa todas las barreras intergalácticas (y apocalípticas).

Esta versión lo tiene todo. 

Todo.

____________________________________________

Aquí el link de la lista en Spotify, para que estén bien preparados. 

Los textos publicados en la sección “Opinión” son responsabilidad del autor/a y no necesariamente reflejan la línea editorial de Manatí.

avatar

Pablo Argüelles

Escritor y fotógrafo. Le gusta caminar aquí y allá. Fundó Proyecto Análogo y La Máquina Roja Ediciones. Cree en el poder de los tacos árabes y es profesor universitario. 

Artículos relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *