Manatí

El asesinato de Angie Michelle: un crimen “esclarecido” repleto de dudas

GUADALUPE JUÁREZ | @lupjmendez

La última vez que Angie Michelle Vera Estrada habló con su madre fue el 12 de julio. Un día después la policía encontró su cadáver, pero su cuerpo permaneció clasificado como el de una desconocida hasta el 17 de julio, cuando los peritos confirmaron su identidad.

Esa es la única certeza que se tiene de un crimen que la Fiscalía de Puebla ha desestimado como feminicidio, que el gobierno del estado da por esclarecido, y en el que la versión de las autoridades sólo ha sembrado más dudas.

Cada vacío de información ha sido rellenado a base de filtraciones a la prensa, en donde se ha instalado la versión de que los integrantes de una banda delictiva abocada al narcomenudeo se encuentran vinculados en el asesinato en contra de la joven de 19 años.

El 18 de julio pasado, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta confirmó que habían encontrado el cadáver de Angie Michelle en San Nicolás de los Ranchos. Dos días más tarde, durante su conferencia matutina, el mandatario aseguró que había “cinco o seis detenidos” por el crimen.

Ese mismo día, el 20 de julio, el fiscal general del estado, Gilberto Higuera Bernal, emitió un mensaje a través de redes sociales en el que informó que había siete implicados en el asesinato, de los cuales “algunos” ya habían sido detenidos.

Fue notorio que, al iniciar su exposición, Higuera Bernal se refirió al caso como un “homicidio” que “originalmente” había sido investigado como un feminicidio, es decir, un crimen por razones de género.

No obstante, no esclareció por qué el cambio del curso de las investigaciones, ni el móvil del asesinato, y se dedicó a relatar una parte de la cronología de la desaparición y hallazgo de Angie Michelle.

La última conexión en Whatsapp del teléfono de la joven se registró el 13 de julio. Según el fiscal, ese mismo día una persona que tenía “relaciones sentimentales” con la víctima, le contó a su madre que vio a Angie Michelle en la zona de antros de San Andrés Cholula con dos hombres.

Tres días después, el 16 de julio, la madre de Angie Michelle denunció su desaparición ante la Fiscalía General del Estado (FGE) y, para entonces, su fotografía con la leyenda “Se Busca” inundaba las redes sociales.

Al presentar la denuncia, la madre de la joven relató que vio por última vez a su hija el 30 de junio, aunque desde abril pasado se había mudado a San Andrés Cholula para vivir junto con una amiga que era menor de edad.

La menor, según Higuera Bernal, atestiguó el asesinato de Angie Michelle. Y se lo contó a la madre de la víctima el 16 de julio, cuando se comunicó con ella pidiéndole ayuda y explicándole que no conocía a los victimarios de su hija.

Dos días después, el 18 de julio, la menor habló con su madre y le dijo que estaba en el Mercado Hidalgo, en la ciudad de Puebla. Cuando la Fiscalía de Puebla lo supo, envió a sus agentes para que la recogieran y para que rindiera su declaración.

En la información otorgada por el fiscal no queda claro si la menor acudió en calidad de testigo por el crimen, o si también fue víctima de algún delito.

El hallazgo del cuerpo de Angie Michelle tampoco ha sido aclarado. Los detalles periciales del fiscal se centraron en la descripción de una sábana que fue hallada junto a la víctima y a la herida punzocortante en el cuello que le causó la muerte, pero no se informó en qué lugar fue encontrado el cuerpo, más allá del municipio de localización.

Opacidad en las aprehensiones

A diferencia de la difusión puntual de los detenidos por diversos delitos en la entidad que hacen a diario desde sus oficinas de comunicación social, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Fiscalía General del Estado no han incluido en sus boletines la detención de los presuntos responsables del “asesinato” de Angie Michelle.

El 20 de julio, cuando el fiscal ofreció una relatoría sobre el crimen, no confirmó la versión del gobernador sobre las seis aprehensiones, pero dijo que ya habían sido detenidos “algunos” presuntos responsables.

Algunos días después, el 28 de julio, el gobernador del estado dijo que el responsable material del homicidio y sus cómplices ya habían sido aprehendidos, de acuerdo con un informe que la Fiscalía local había rendido durante una mesa de seguridad a la que había acudido, junto al gabinete de seguridad y representantes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

“Ellos (los responsables) desarrollaban actividades delincuenciales de muy diversa índole y seguramente habrá muchas causas penales de hechos delictivos que ellos cometieron”, afirmó esa mañana, durante una conferencia de prensa.

El 24 de julio, a la prensa fue filtrada la supuesta detención de cuatro personas —dos hombres y dos mujeres— que habían sido detenidas por el homicidio de Angie Michelle.

Entre éstos se incluyó a Juan Carlos N., apodado “el Chacal” o “el Griego”, a quien también se le nombró, dentro de las mismas notas, como integrante de un grupo criminal San Andrés Cholula, denominado Los Sinaloa, que presumiblemente se encuentra dedicado al narcomenudeo y extorsión de los comerciantes de la zona.

Las notas atribuían la filtración a fuentes extraoficiales del Tribunal Superior de Justicia, y aseveraban que las detenciones fueron realizadas por la Policía Estatal, pero por el delito de narcomenudeo y robo de vehículo, y no precisamente por un feminicidio o un homicidio.

Por esos dos delitos, según las notas, un Juez de Control dictó en su contra prisión preventiva y fueron trasladados al Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel a la espera de una segunda audiencia.

Esa segunda audiencia, según una nueva filtración a los medios, se realizó a principios de agosto. Y culminó con la vinculación a proceso de Juan Carlos N. por los delitos de tentativo de robo y narcomenudeo.

Pero, hasta ahora, la SSP no se ha atribuido ninguna aprehensión relacionada con Los Sinaloas, que se encuentra en la lista del atlas delictivo de la dependencia y del que ahora han informado nueve aprehensiones de sus integrantes, entre ellas el de su líder, Alejandro F.

La FGE tampoco emitió un comunicado sobre detenciones por parte de su personal con esas características y se ha limitado a mantener la información oficial, otorgada por Higuera Bernal en su conferencia del 20 de julio pasado.

Hasta ahora, se desconoce el estatus legal de las seis personas que supuestamente fueron aprehendidas por el asesinato y, a solicitud de Manatí, la oficina de la prensa de la Fiscalía de Puebla se limitó a contestar que no haría comentarios “porque el caso sigue su curso”.

TE PUEDE INTERESAR: Araceli: más de seis años de un feminicidio impune.

Comenta al respecto

Advertisement

Follow us

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.