Cubrebocas terminan en las playas

 Cubrebocas terminan en las playas

SON PLAYAS

Cubrebocas que se utilizan para contener la propagación de Covid-19 son desechados en calles, drenaje, canales y playas a pesar de los riesgos para la salud humana y medio ambiente.

A través de recorridos por diversas playas de Mazatlán se han detectado este tipo de desechos sanitarios, los cuales eventualmente terminan en el mar al ser arrastrados por el viento o las mareas.

Estos productos no son biodegradables y pueden permanecer hasta 450 años en el entorno natural. Al llegar a los océanos, los peces y tortugas pueden confundirlos con alimento, provocándoles asfixia y muerte.

Tras el brote de coronavirus Covid-19, estas escenas se han repetido en playas de todo el mundo.

TE PUEDE INTERESAR: Cinco cuentas de Instagram con consejos para que generes menos basura

En el transcurso de la pandemia, organizaciones ambientalistas, académicas y de salud pública han advertido sobre la generación de una gran cantidad de desechos como guantes, mascarillas y materiales de protección que podrían estar infectados y generar impactos secundarios sobre la salud y el medio ambiente de no manejarse de forma adecuada.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, por ejemplo, alertó en marzo de este año que el manejo incorrecto de tal volumen de productos puede llegar a ocasionar “un efecto de rebote”, tanto en la salud de las personas como al entorno natural.

Por esa razón, señaló, los gobiernos deben considerar la gestión de residuos como un servicio público urgente y esencial en el marco de la pandemia.

En este grupo se incluyen los desechos biomédicos, sanitarios y domésticos. Dichos residuos deben manejarse de forma segura desde que se generan, hasta que se recolectan y transportan a su destino final.

LEE LA NOTA COMPLETA EN SON PLAYAS.

Fotografía de portada: Raquel Zapien/Son Playas.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *