Manatí

Derribando mitos sobre el aborto en Puebla

PALOMA FERNÁNDEZ| @PalomaPEN

Desde los mitos más populares hasta las generalidades sobre el aborto. Todo eso se abordó en el foro Hablemos de aborto: contra el tabú y estigma social, que contó con la participación de organizaciones y activistas dedicadas a la lucha para la legalización del aborto en el país. 

Realizado por la Secretaría para la Igualdad Sustantiva de Género del ayuntamiento de Puebla, este foro puso sobre la mesa hasta dónde puede llegar el papel de un Estado conservador y los “grupos antiderechos” —como las ponentes los denominaron— que se han encargado de invisibilizar y deslegitimar las causales del aborto seguro, legal y gratuito.

Daniela Tejas, representante de Fondo María, comentó algunos mitos que están alrededor del aborto. Todos estos se desarrollan en una sociedad a la que “le cuesta trabajo separar la sexualidad de la reproducción”, donde los juicios y aversiones a esta práctica milenaria originada en gran parte por mujeres negras, son casi inevitables.

Una generalización que ha derivado en estigma, sobre todo a las mujeres que se encuentran en ciertos sectores de la población, es que el aborto no es algo común y que las mueres que lo practican cumplen con un cierto perfil (embarazos adolescentes o víctimas de violación, por ejemplo).

TE PUEDE INTERESAR: La realidad del aborto en Puebla

Tejas explicó que al menos una de cada cinco mujeres en edad reproductiva ha abortado, sin importar su condición social o física, y que casi un millón de los abortos que se realizan cada año en México son voluntarios.

Por este mismo punto, no es posible tener un perfil concreto de la mujer mexicana que aborta o abortó, pues sólo en Fondo María, por ejemplo, la ponente afirmó que se ha tenido una diversidad amplia de casos y mujeres que recurren a ellas en busca de acompañamiento.

Otro mito, el más recurrente entre los detractores, es que el procedimiento es riesgoso en sí mismo y que puede llegar a poner en riesgo la vida de la mujer. Si bien Tejas admite que existen procedimientos de interrupción inseguros, el movimiento pro aborto también está en contra de estos, y la despenalización será una de las vías para que las mujeres no mueran en abortos clandestinos.

Además, existen procesos ambulatorios, fáciles y cortos, que no ponen en riesgo a las mujeres llevados apropiadamente. 

Mujeres a favor del aborto protestan afuera del Congreso del Estado // Foto: Brenda Palacios

Por otra parte, los procedimientos más utilizados para interrumpir un embrazo —la aspiración manual indouterina y aborto con medicamentos— son tan sencillos que el riesgo de que se complique es casi inexistente.

La representante de Fondo María expuso que otro argumento con el que se trata de inhibir el aborto es que suele ser un proceso traumático que crea estragos emocionales en la paciente, argumentando incluso un llamado “síndrome post-aborto”.

Además de no estar avalado por ninguna fuente oficial, es difícil decir que sólo se vive de cierta forma, y sobre todo en un contexto de prejuicios que exponen y revictimizan. 

Entonces, esta idea de que el aborto siempre es difícil es también es un mito, porque nosotras en el Fondo María que hemos acompañado a casi 11 mil mujeres en sus procesos de aborto, vemos que es difícil para algunas pero para algunas otras no”, detalló.

Por último, expuso que el límite de 12 semanas para interrumpir el embarazo, como se ha establecido en Oaxaca y Ciudad de México, puede ser criticable debido a que este margen no es realista o no se acopla a las necesidades de las mujeres, además de que limita la libertad que por derecho les pertenece. 

Congelan diputados reformas para despenalizarlo

Por su parte, Rubí Cervantes, representante de la Campaña por el Aborto legal, seguro y gratuito en Puebla, expuso que el panorama legislativo a nivel local se encuentra en un estado de simulación.

Esto, debido a que se han revocado o pausado indefinidamente todas aquellas iniciativas que buscan despenalizar estas prácticas, y que devienen no sólo de organizaciones sino también de diputadas locales.

En el estado existieron causales que agravan la pena por aborto, algunos ejemplos son “tener mala fama” o que el embarazo “no fuese producto de un matrimonio”, que recientemente fueron anuladas.

A pesar de ello, se mantuvo una condena de seis meses a un año de prisión por abortar, por lo que la criminalización de las mujeres se mantiene intacta.  

CHECA ESTO: Congreso pospone hasta 2021 discusión sobre despenalización del aborto

Según datos del programa de Interrupción Legal del Embarazo en Ciudad de México, desde 2007 hasta la fecha han acudido mil 438 poblanas a clínicas de aborto en la capital. Esto, según Cervantes, sólo refleja la búsqueda de las mujeres por un aborto seguro que no pueden encontrar en su estado.

Creo que el gobierno actual lo que ha hecho es generar iniciativas de simulación y estrategias de simulación que nos dicen ‘ok, ¿quieren esto? les vamos a dar tal cosa pero no todo’, limitando los derechos de las mujeres a acceder a un aborto seguro”

La falta de legislación al aborto y la negativa de diputados y diputadas, representan un retraso en materia de derechos para las mujeres poblanas.

La laicidad del debate

La conversación también partió desde el eje religioso con la importancia de un estado laico y el derecho a decidir en el mismo.

A cargo del grupo Católicas por el derecho a decidir representado por Adriana López, desde un contexto histórico se recalcó la relevancia de la Iglesia separada del Estado, y que en este sentido, ninguno de sus miembros incida de forma autoritaria o influyente en la vida política.

Creemos que desde la defensa de un estado laico, podemos defender las libertades y las garantías de todas las personas, especialmente de las mujeres y las niñas”, comentó López.  

Esta laicidad incurre en la libertad de conciencia de las ciudadanas para decidir sobre sí mismas, pero también debe permear entre los funcionarios para respetar de manera legítima la libertad de las mujeres y niñas en el país. 

Comenta al respecto